jueves, 30 de abril de 2015

Nueva York: Arrestan a decenas de manifestantes que marchaban en solidaridad con Baltimore


La Policía de Nueva York ha arrestado a más de 60 manifestantes que piden justicia para Freddie Gray. Las marchas de protesta en solidaridad con los manifestantes de Baltimore, que desde hace ya varios días están expresando su desacuerdo con la brutalidad policial en EE.UU., también se han organizado en Washington DC, Minneapolis, Ferguson y Seattle.

 En Nueva York, la coalición The Millions March ha pedido a los participantes que apoyen la "justicia social, económica y racial" para solidarizarse con los residentes de Baltimore y con su "resistencia por la justicia".


Un documental desvela las torturas a menores en los internados del franquismo


“Me quemaban el culo con velas y me restregaban ortigas por mis partes por orinarme en la cama”; “lo que le hice a este señor sé que se llama felación, pero yo entonces no tenía ni idea”; “pensé en suicidarme. Que un niño con 12 años piense en eso es muy duro”. Son algunos testimonios de los centenares de miles de niños y niñas que pasaron gran parte de su infancia, cuando no toda, encerrados en internados y centros de beneficencia durante el franquismo y los primeros años de la democracia. Allí fueron víctimas de palizas, violaciones, trabajo esclavo y vejaciones, en unos centros que el régimen utilizaba para su propaganda. Unas dramáticas experiencias vitales que quedaron sepultadas por el silencio y que recoge el documental Los internados del miedo, realizado por dos de los periodistas que más han documentado la barbarie de la dictadura en España, Montse Armengou y Ricard Belis, y que este martes estrena el programa Sense Ficció de TV3.

Los testimonios que han podido recabar destacan por su crueldad y evidencian la impunidad con la que órdenes eclesiásticas que cobraban por cada niño que acogían, e incluso funcionarios del Estado, actuaban contra unos menores que no tenían manera de defenderse ni denunciar. “Me llevaron a Sant Boi. A veces yo le contestaba a la monja y me castigaban con electrochoques, pero no porque estuviera loca, sino como castigo”, relata en la cinta Julia Ferrer, sobre su experiencia en la Casa de la Caridad de Barcelona. “Venía el sacerdote con la mano bajo la sotana, tocándote y tocándose él, teniendo un orgasmo. Y a este mismo señor al día siguiente lo veías dando misa a las 8 de la mañana. Mi creencia en Dios quedó trastocada”, explica Joan Sisa, que pasó varios años en las instalaciones Llars Mundet de la capital catalana, un internado inaugurado por Franco para acoger a niños procedentes de familias desestructuradas.

Algunos de los afectados dan fe de la explotación laboral a la que fueron sometidos. “Yo fui vendido. Me sacaron del colegio y me llevaron a León a cuidar ganado a los montes completamente solo, con 13 años”, cuenta José Sobrino, uno de los afectados. “Nos hacían lavar de la mañana a la noche con sosa. Me quedaron las manos llenas de agujeros, con sangre y pus. En el colegio éramos esclavas”, afirma Isabel Perales sobre sus años en el centro religioso Ángeles Custodios de Bilbao.

 Otros testimonios relatan palizas cotidianas y vejaciones delante de los demás niños. “Un aspecto en el que hemos incidido bastante es en que no se trataba de castigos que se estilaban en la época, como podía ser pegar con una regla en la mano en la escuela, sino que rayan la tortura: los apaleaban de forma cruel, los humillaban en público, de manera que les han quedado secuelas terroríficas o les daban una comida infecta y si vomitaban les obligaban a comérselo, con el discurso aquél de ‘con el dinero que nos costáis y lo que hacemos por vosotros’”, expone Armengou. “Estamos hablando de mucha maldad, de mucho desprecio. Y un impacto muy fuerte para nosotros ha sido comprobar que este tipo de abusos tuvieron su auge en los 60 y 70, pero también se produjeron a principios de los 80. Con la amnistía del 77 mucha gente salió a la calle, pero en cambio estos niños continuaron encerrados en una especie de cárceles”, apunta.

La extensión del fenómeno

 “El régimen franquista se encargaba de la beneficencia y la asistencia social, pero en la mayoría de casos era una beneficencia falsa, con ánimo de adoctrinamiento y formación ideológica. Además, había sido el régimen el que había creado esa situación: niños desvalidos porque los padres estaban en las cárceles, o porque se habían separado y la madre perdía la custodia, incluso abandonados porque la madre no podía soportar el estigma de ser madre soltera”, detalla Armengou. “Existía un organismo terrorífico, el Patronato de Protección de la Mujer, que se creó, textualmente, para ‘proteger a la mujer caída o en riesgo de caer’; pero ese centro que iba encaminado a la prevención de la prostitución acabó siendo un contenedor donde fueron a caer niñas en exclusión social, adolescentes con inquietudes políticas, o menores que habían sido violadas por algún familiar y se habían quedado embarazadas. A quienes encerraban era a las víctimas”, subraya la documentalista.

A pesar de no ser un fenómeno que sucediera en todos los internados, colegios religiosos, orfanatos, preventorios antituberculosos o centros de Auxilio Social, los casos de abusos físicos, psíquicos, sexuales, de explotación laboral y prácticas médicas dudosas ocurrieron en multitud de ellos. Tanto que después de elaborar documentales como Los niños perdidos del franquismo, Las fosas del silencio o el retrato del Valle de los Caídos Abuelo, te sacaré de aquí, es el trabajo con el que sus autores se han encontrado más casos entre conocidos y allegados. “Mucha gente nos ha dicho que su padre, su hermano, un amigo… ha pasado alguna experiencia no demasiado agradable en uno de esos internados. Es el documental en el que nos ha pasado más”, asegura Armengou.

Sin reparación

 Los autores del documental contactaron con algunos de los presuntos responsables de esos abusos para corroborar las historias y contrastar información, pero estos no aparecen en la cinta, que se centra en dar voz a las víctimas. Algunas de ellas se encuentran adheridas a la querella argentina por los crímenes del franquismo, pues afirman no creer en la justicia española. Hubo quien recientemente acudió a la justicia eclesiástica que, “aunque parezca extraño, es mucho más dura que la civil para casos de abusos, con plazos de prescripción mucho más amplios”, señala Armengou, aunque los casos se cerraron al haber fallecido los presuntos culpables.

Al contrario de lo que sucedió en Irlanda, donde tanto el Estado como la Iglesia han condenado los casos de abusos a menores, en España el Estado ni siquiera ha escuchado a las víctimas. Es mediante trabajos como éste que, por primera vez, sienten que alguien se interesa por ellos y se atreven a desvelar sus traumas. Armengou destaca el cariño que reciben por ese trabajo: “Una vez más nos hemos encontrado unas muestras de agradecimiento brutales por parte de la gente. Con todas las dificultades continuamos haciendo una apuesta por estos temas, pero es increíble que tengamos que seguir haciendo de bomberos, de UVI y de primeros auxilios sobre la verdad y la reparación en este país. A nivel profesional es muy enriquecedor. Pero como ciudadana es una vergüenza”.

Fuente: https://draft.blogger.com/blogger.g?blogID=3073582083746133706#editor/target=post;postID=2502347559111135832;onPublishedMenu=posts;onClosedMenu=posts;postNum=0;src=link

40 años de agente naranja en Vietnam

El próximo jueves, 30 de abril, se cumplirán 40 años de la caída de Saigón. Este hecho supuso el fin de la guerra de Vietnam y el inicio de un período de transición que conduciría a la reunificación del país, al año siguiente. Pasadas cuatro décadas, aún hay ciudadanos de Vietnam que sufren los efectos del uso del llamado agente naranja, el defoliante con el que EEUU trató de ganar, con el que roció ciudades enteras.
Sus efectos, hoy visibles, son deformaciones severas, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos, multitud de tipos de cánceres diferentes... La mayoría de las víctimas son veteranos de guerra y sus descendientes. Se calcula que Washington lanzó millones de litros de este agente en las selvas vietnamitas para exponer a las tropas comunistas del norte. Este agente es de gran toxicidad por su alto contenido de dioxina y arrasó millones de hectáreas, tanto de bosques como de cultivos, alcanzando a 30.000 núcleos habitados.

Tanto Cruz Roja como Unicef mantienen programas de ayuda, porque es indispensable asistir en lo sanitario y en lo social a familias en las que sus miembros van muriendo rápidamente o nacen incluso ancladas a una cama por una deficiencia física o psíquica.

El fotógrafo de Reuters Damir Sagolj ha viajado a la zona para conocer a las personas afectadas, cuatro décadas después. Este es el resultado de su labor.

DAMIR SAGOLJ / REUTERS
 Do Duc Diu, un ex soldado, es besado por su hija discapacitada, Do Thi Nga, ante la mirada de su esposa. 12 de sus 15 hijos han muerto por enfermedades que los doctores vinculan con el agente naranja lanzado por EEUU. El antiguo soldado estuvo expuesto a él en el norte del país
DAMIR SAGOLJ / REUTERS
 Tang Thi Thang baña a su hijo Doan Van Quy ante su vivienda en Truc Ly. El padre del menor fue militar, destinado en zonas donde se empleó el agente. Los dos hijos de la familia nacieron con discapacidades.

DAMIR SAGOLJ / REUTERS
 Doan Tue, con su nieta, ante una foto suya de cuando era militar. Están en su casa de Truc Ly. Doan Tue también fue soldado y tuvo hijos con discapacidad. 
DAMIR SAGOLJ / REUTERS
 Phan Van Lam, en su hamaca, en la provincia de Quang Binh. Su padre, ex soldado, luchó en el norte. Dice que no estuvo expuesto directamente al agente naranja, pero luego vivió en zonas afectadas. El intenso daño cerebral de su hijo procede del agente, según los doctores. 
DAMIR SAGOLJ / REUTERS
 Dang Thi Quang y su hijo Nguyen Van Binh se ven reflejados en el acuario de su casa en Quang Binh. El padre de familia fue otro soldado afectado por el agente. 

 
 Lai Van Manh descansa en su cama, con su padre Lai Van Bien al fondo, recibiendo a unos vecinos, en Tuong An. El progenitor fue un agente de Inteligencia afectado por el agente, que ha tenido dos hijos con discapacidades varias. 
 
 
 
 Le Van Dan (centro) mira a su nieto enfermo, Le Van Tam, mientras su hija alimenta a otro nieto discapacitado en su casa de Phuoc Thai. Le Van Dan fue un soldado de artillería y afirma que fue expuesto al agente naranja más de una vez. 
 
 
 
 Lai Van Manh descansa en su cama, con su padre Lai Van Bien al fondo, recibiendo a unos vecinos, en Tuong An. El progenitor fue un agente de Inteligencia afectado por el agente, que ha tenido dos hijos con discapacidades varias. 
 
 
 
 Pham Thi Phuong es alimentado en el hospital de Ho Chi Minh City. Su condición de salud es consecuencia de la exposición de sus padres al agente naranja. 
 
 
 
Tran Huynh Thuong Sinh, de 12 años, alimentado en el Hospital Peace Village de Tu Du, en Ho Chi Minh. Sus padres y su abuelo estuvieron expuestos a los agentes. 
 

miércoles, 29 de abril de 2015

La policía de EEUU ha matado en el mes de marzo a más gente que la policía británica desde 1900


Solo en el mes de marzo, un total de 111 personas fueron asesinadas por la policía en los Estados Unidos. Compare esto con el total de todo el Reino Unido, desde 1900: 52 personas han muerto por la policía en los últimos 115 años. Por supuesto, la población del Reino Unido es mucho menor que la de Estados Unidos, pero que sigue siendo una tasa de mortalidad infinitamente más  baja.

Algunos de estos casos se ganaron la atención internacional, como los disparos mortales de Tony Robinson en Madison, Wisconsin y Charly Keundeu Keunang en Los Ángeles, California. Pero otros volaron bajo el radar de muchos medios de comunicación, como la muerte a golpes de Phillip Blanca en Nueva Jersey o Nicholas Thomas, el hombre desarmado que estaba en su lugar de trabajo en los neumáticos de Goodyear en Atlanta.

El problema está claro, pero la solución no lo es, y menos cuando los medios de comunicación casi nunca informan sobre estas tragedias a menos que los medios alternativos ayuden a hacerlas virales. Está claro que una gran parte del trabajo nos corresponde a todos nosotros.

 Fuente: http://www.yometiroalmonte.es/2015/04/08/policia-eeuu-matado-mes-marzo-mas-gente-policia-britanica-desde-1900/

El fotógrafo que retrata los horrores en el mar



 
 Durante dos décadas, el fotógrafo español Juan Medina ha estado siguiendo a inmigrantes que intentan llegar a Europa. Medina ganó el premio World Press por esta imagen tomada en las Islas Canarias en 2004. Ahora que el número de muertes en el mar ha seguido incrementándose, el fotógrafo le cuenta a la BBC cómo surgieron sus imágenes. (Algunas de ellas podrían perturbar a nuestros lectores). 

Comencé a tomar fotos de migrantes cuando vivía en Fuerteventura, en las Islas Canarias, donde trabajaba como fotógrafo para el periódico local y ellos venían procedentes de todo el África subsahariana.
Lo que ocurrió ese día en 2004 ha sido similar a lo que ha estado ocurriendo durante años, y lo que seguirá ocurriendo.

Mucha gente realiza el trayecto a través del mar hacia Europa en busca de una mejor vida. En cualquier momento los barcos pueden naufragar, pueden quedarse sin combustible, el motor puede fallar. Y ellos son vulnerables al frío.

Ese día los migrantes viajaban en un pequeño barco lleno de gente. Habían estado a bordo durante muchas horas.

Cuando estaban llegando a las Islas Canarias, una patrulla de la Guardia Civil estaba esperando para detenerlos. Los migrantes comenzaron a abordar la embarcación más grande cuando todos comenzaron a moverse hacia un lado y el barco se volteó.

Fueron rescatadas 29 personas y nueve murieron.

Todos los que estaban a bordo eran hombres. Muchos venían de Mali, algunos de Costa de Marfil y Ghana.
Lea: Tragedia del Mediterráneo: así es la ruta de migración más mortífera del mundo
 
Juan Medina / Reuters 
Juan Medina / Reuters 
 
Juan Medina / Reuters
Ofrendas para los migrantes muertos en el cementerio de Antigua en Fuerteventura.
Los sobrevivientes pasaron por el proceso usual a su llegada: se les lleva a un centro de detención para extranjeros durante 40 días y después, o se les coloca en un vuelo de regreso a sus países de origen, o en un vuelo a la España continental.

Sé lo que ocurrió con dos de los hombres en ese barco: Isa e Ibrahim.

Los conocí el día que fueron rescatados. Son los hombres que fotografié cuando estaban siendo sacados del mar.

Se les envió a España. Isa fue a Valencia e Ibrahim a Murcia.

Dejaron en claro lo que estaba ocurriendo en su país, Mali. Provenían de familias grandes.

En el caso de Isa, por ejemplo, año con año dependía de las cosechas y los cultivos. El trabajo es escaso. No tenía ninguna oportunidad. Realmente estaba viviendo una situación de extrema necesidad.

A pesar de los riesgos decidieron llevar a cabo el viaje. Para ellos esa era la única salida.

Pensaron que valía la pena para tratar de ayudar a sus familias. Quizás no sabían exactamente qué iba a pasar con ellos minuto a minuto, pero sabían que era peligroso.

Fui a sus casas en Mali para conocer a sus familias y me recibieron con los brazos abiertos, con mucho cariño, de una forma totalmente opuesta a cómo los españoles reciben a los migrantes en España. Sus familias me contaron sus historias para que yo pudiera entender porqué sus hijos estaban dispuestos a arriesgar sus vidas.
Lea: 5 preguntas para entender el drama de la migración a Europa
Juan Medina / Reuters
Los migrantes en su escondite en las montañas cerca de Ceuta, el enclave español en el norte de África.
Juan Medina / Reuters
Un campamento clandestino en el norte de Marruecos, cerca de otro enclave español, Melilla.
Juan Medina / Reuters
Mohamed, de Togo, se cura las heridas que sufrió tratando de nadar de Marruecos a España.
Lo que más me afectó fueron las terribles condiciones de vida que habían dejado. Se arriesgaron a morir en el mar pero en su país enfrentaban presiones mucho más grandes para tratar de sobrevivir.

Lo hicieron porque no tenían otra salida. No fue porque estuvieran buscando una aventura.

Su partida había dejado a sus familias increíblemente tristes. Primero, por el dolor de que sus hijos se fueran y, en segundo lugar, porque sabían que sus hijos también podían morir.

Algunos de los que sobreviven el viaje se integran en nuestra sociedad -tanto como nuestra sociedad se los permite- a menudo de formas precarias e inestables, sin documentos, sin derechos.

Como periodistas tenemos la oportunidad de ver de primera mano lo que ocurre, pero todos deberíamos estar involucrados en esta situación porque es algo que está ocurriendo en la puerta de nuestra casa.

En realidad son nuestros vecinos, podrían estar viviendo en el piso de arriba, vendiéndonos su comida o yendo a la escuela con nuestros niños.

Si la gente no se siente directamente afectada por esta situación, es porque están haciendo la vista gorda.
Creo que mis fotos son documentos. Son cosas que están ocurriendo día tras día.

A través de la historia ha sido gracias a las fotografías o articulos por los que sabemos lo que ha ocurrido.
Así sabemos que a fines del siglo XX y principios del siglo XXI la gente viajaba a las puertas de Europa de forma similar a como los esclavos viajaron en el siglo XVII.

Muchos de ellos también se ahogaron en el mar, apretujados en embarcaciones improvisadas que se hundieron.

Y la gente sigue muriendo hoy.

No es normal que pase un mes sin que haya una tragedia. Incluso después de 20 años de estar siguiendo esta historia, la gente continúa ahogándose cada semana y no veo que nada haya cambiado.

Si algo cambia es para peor.

Cada tragedia o naufragio es más grande y más doloroso porque más gente pierde la vida.

Hoy hay más presión que nunca de la policía en las fronteras de Europa, pero la gente sigue muriendo.

Juan Medina / Reuters
Un migrante exhausto se arrastra hacia la playa en Fuerteventura.
 (Isa e Ibrahim ahora viven legalmente en España).


martes, 28 de abril de 2015

La otra gente

 CARREXO DE FONTES

 Fontes es un lugar -cuatro casas blancas- perdido en una vaguada de la sierra de Meira. Todos los castaños murieron allí de la enfermedad de la tinta, pero quedan aún dos hermosas robledas. En los meses invernales, de los charcos de las brañas, salen segando el aire con sus alas las becadas. Hay varias fuentes a lo largo del camino, y en la que llaman de los Monjes cae el agua, delgada y fría, desde un alto caño de hierro. En la casa que da al camino viejo, coronada por una ancha y cuadrada chimenea que ocupa por lo menos la cuarta parte del tejado, vivió Carrexo, también conocido por Antón de Xil. Carrexo era pequeño, moreno, calvo a la capuchina, inquieto, incapaz de estar sentado cinco minutos seguidos. Carrexo regresó de Buenos Aires, donde trabajó de carnicero, a causa de la luna de allá. La luna de Buenos Aires, según Carrexo, es muy pesada. Mi amigo y paisano nunca se explicó cómo la gente no se daba cuenta. Carrexo, para andar por las calles porteñas en la noche, metía un taco de madera debajo de la boina o del sombrero. [...] Y viviendo en el segundo y último piso de una casa antigua, escuchaba, en luna llena,crujir las vigas que sostenían el tejado.
  -Te digo que llegaban a ceder algo con el aroma de la luna
  Carrexo regresó sensibilizado para la lunarada, y ya tampoco estaba tranquilo en Fontes. Reforzó las vigas de la casa, posteó el desván y el techo de su habitación, y se hizo un gorro de madera de quebracho. Más tarde, en un circo, en Lugo, le compró a un payaso un casco militar francés, de la guerra del 14. Pese a tantas prevenciones, no queriendo desafiar la luna llena, se metía en la cama, se ponía el casco y abría el paraguas. A fuerza de estudiar cómo librarse del peso lunar, descubrió que podía rechazar la fuerza de la luna colocando en el tejado un espejo redondo que le hicieron en la Vidriera Lucense. Así devolvía a la luna los que llamaba, y tendría sus razones, los rayos impares.
  Como Carrexo contaba en Fontes y en otros lugares lo del peso de la luna, aconteció que algunos se dieron cuenta de que también a ellos les molestaba.
  Otros sostenían que podía ser enfermedad contagiosa, que hasta que Carrexo regresara de Buenos Aires, nadie se había dolido de la luna llena. Carrexo se dedicó a curar a las amistades, haciéndoles cascos de roble, o recetándoles linterna eléctrica, que debían llevar encendida en la cabeza si salían por las noches, sujeta con una liga de mujer. Algunos curaron, otros no, otros se olvidaron de la enfermedad, y un cabo de la Guardia civil llevó una linterna preparada por Carrexo para su suegra, que vivía en Palencia.
  Con sus artificios, Carrexo se iba defendiendo. Pero de sus días de Buenos Aires le habían quedado unos ruidos en la cabeza, como de mur en desván. Un día que lo encontré en Mondoñedo, me confesó que andaba con miedo de enloquecer. La hermana quería llevarlo a Santiago,  a que lo viese un psiquiatra, el doctor Somoza, que era de familia conocida de Lugo.
  -¡Si es de los Pedro de Sarria, hombre, que son de confianza!
  Pero Carrexo aseguraba que se bastaba a sí mismo, y que si pudiese estar, a base de café cien horas seguidas despierto, los ruidos, que le venían tan pronto como comenzaban a adormecer, no pudiendo trabajar en lo suyo, se aburrirían y se marcharían. Pero los ruidos no se aburrían y ya trabajaban aun cuando Carrexo estaba despierto. Decidió ahogarlos, y metió la cabeza en un caldero lleno de agua. Y quien se ahogó fue Carrexo.
 Escribia muy bien, con una letra redonda, ancheada hacia abajo. Tenía la manía de los acentos, como Radiguet de niño, y en cada sílaba ponía el suyo, y algunas veces dos. Si la palabra le parecía importante y significativa, sobre los otros acentos ponía un cincunflejo amplio, como un tejado protector. Con lo que lograba que la luna llena no le hiciera daño a la palabra aquella escrita.

Álvaro Cunqueiro

Habrá toque de queda toda la semana en Baltimore

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Baltimore. La alcaldesa de Baltimore dice que impondrá un toque de queda durante toda la semana después que inconformes saquearon tiendas, incendiaron vehículos y lanzaron ladrillos y otros objetos contra policías. 
Stephanie Rawlings-Blake informó que el toque de queda se impondrá a partir del martes de 10 de la noche a 5 de la mañana.
La funcionaria, quien ha vivido siempre en Baltimore, dijo que demasiadas personas han dedicado generaciones a construir la ciudad para que sea destruida por unos "truhanes".

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, declaró el lunes estado de excepción y activó a la Guardia Nacional para que ayude a controlar los disturbios en Baltimore.

Siete policías resultaron heridos, algunos con fractura de huesos, y uno quedó inconsciente, dijo el capitán Eric Kowalczyk. Policías protegidos por cascos y escudos usaron ocasionalmente gas lacrimógeno para hacer retroceder a los manifestantes. Durante el mayor tiempo, sin embargo, los uniformados recurrieron a formaciones en línea.
Las cadenas de televisión mostraban esta noche imágenes del incendio de un edificio de grandes dimensiones, al parecer un centro para adultos mayores.
Los disturbios del lunes son el más reciente incidente provocado tras la misteriosa muerte de Freddie Gray, cuyo fatal encuentro con la policía vino en medio de un debate nacional sobre el uso de la fuerza por parte de la policía, especialmente cuando se trata de sospechosos negros. Gray era afroestadunidense.
Funcionarios de emergencia trataron incesantemente de restaurar la calma. Bomberos que intentaban apagar un incendio en una tienda CVS fueron entorpecidos por alguien que perforó una manguera conectada a una toma de agua contra incendios.

El olor a goma quemada flotaba en el aire en un barrio donde varios saqueaban una licorería. La policía se mantuvo firme en las cercanías mientras gente bebía alcohol robado. Las calles estaban llenas de basura y vidrios rotos, y había pequeños incendios dispersos. Una persona de una iglesia trataba de gritar algo a través de un megáfono mientras dos automóviles ardían.

La familia de Gray quedó sorprendida por la violencia. Esperaban organizar una marcha pacífica durante la semana, informó el abogado de la familia, Billy Murphy. Dijo desconocer que iba a haber disturbios y solicitó que prevaleciera la calma.
"No quieren que este movimiento nacional se vea ensuciado por la violencia", comentó. "Eso no tiene sentido"
La policía pidió a los padres que localicen a sus hijos y los lleven a casa. Muchos de los que se encontraban en las calles parecían de ascendencia afroamericana, portando mochilas y pantalones color caqui, que son parte del uniforme de muchas escuelas públicas.
El disturbio estalló justo cuando salían de clase estudiantes de secundaria, y en una terminal de autobuses crucial para estudiantes en tránsito alrededor del Mondawmin Mall, un centro comercial al noroeste del centro de Baltimore. Se trasladó posteriormente aproximadamente una milla (1,6 kilómetros) al corazón de un distrito comercial más antiguo y cerca de donde Gray se topó inicialmente con la policía. Ambas áreas comerciales están en barrios de habitantes de raza negra.
El centro de Baltimore, el sitio turístico de Inner Harbor y los estadios de béisbol y fútbol americano de la ciudad se encuentran a casi 6,5 km (cuatro millas) de distancia. Aunque la violencia no había llegado todavía al edificio del ayuntamiento y al área del Camden Yards, el equipo Orioles canceló el juego del lunes por precauciones de seguridad.

 Más información: http://www.milenio.com/internacional/emergencia_baltimore-disturbios_baltimore-enfrentamientos_baltimore-freddie_gray_5_507599242.html?utm_source=Twitter&utm_medium=Referral&utm_term=Internacional&utm_campaign=Milenio
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/04/27/habra-toque-de-queda-toda-la-semana-en-baltimore-157.html

lunes, 27 de abril de 2015

Una aclaración con respecto al populismo

Slavoj Zizek
Filósofo, sociólogo, psicoanalista y crítico cultural

Una entrevista que concedí hace poco, publicada primero en México y luego otra vez en la prensa latinoamericana y española, habría dado lugar a una idea por completo equivocada acerca de mi posición con respecto a la reciente tendencia populista de la política radical de izquierdas.


Si bien es cierto que la revolución Bolivariana en Venezuela puede ser objeto de muchas críticas, algunas de ellas merecidas, no deberíamos olvidar que también ha sido víctima de una campaña contra-revolucionaria muy bien orquestada; en especial de una larga guerra económica.

No se trata de una táctica novedosa. Unos años atrás, durante los tempranos setenta, el entonces asesor de seguridad estadounidense Henry Kissinger aconsejó a la CIA sobre la mejor manera de desestabilizar el gobierno democrático del presidente Salvador Allende en Chile. Tras una reunión con Kissinger y el presidente Nixon el 15 de septiembre de 1970, el entonces director de la CIA Richard Helms escribió en sus notas la instrucción sucinta recibida de éstos: “¡Hagan que la economía chilena grite de dolor!”. Altos representantes del gobierno estadounidense han reconocido que el mismo procedimiento está siendo aplicado en Venezuela.

Hace apenas un par de años, el antiguo Secretario de Estado de los Estados Unidos, Lawrence Eagleburger, declaró ante el canal de noticias Fox que la relación entre el presidente Hugo Chávez y el pueblo venezolano “funcionará solamente si la población de Venezuela continúa percibiendo en su gobierno alguna capacidad para mejorar sus estándares de vida. Si en algún momento la economía comienza a ir mal, la popularidad de Chávez comenzaría a decrecer. Estas son las armas que tenemos contra él, y que deberíamos estar usando. Es decir, las herramientas económicas para hacer que la economía venezolana empeore, de manera que la influencia del chavismo en el país y la región se vaya a pique… Todo lo que podamos hacer para que la economía venezolana se encuentre en una situación difícil está bien hecho; pero hay que hacerlo de manera tal que no entremos en una confrontación directa contra Venezuela, si podemos evitarlo”.

Lo menos que se podría decir acerca de afirmaciones como esta es que dan credibilidad al argumento según el cual las dificultades económicas que enfrenta el gobierno bolivariano no son simplemente el resultado de su ineptitud en materia de política económica.

Este es el punto clave, políticamente hablando, que los liberales no pueden digerir: con toda claridad, no estamos tratando aquí con fuerzas de mercado ciegas o con reacciones naturales. Digamos por ejemplo, con los dueños de las tiendas y supermercados intentando obtener ganancias mayores mediante el acaparamiento, u ofreciendo sus productos en mercados más favorables. Antes bien, se trata de estrategias bien planificadas y muy sofisticadas. Si ello es así, ¿no se justifica entonces que el gobierno use la fuerza legítima –una suerte de terror, diríase – como medida defensiva? Por ejemplo, que la policía haga redadas en bodegas secretas, o detenga a los acaparadores y coordinadores de la guerra económica que causa escasez. Y cuando el 9 de marzo de este año el presidente Obama expidió una orden ejecutiva declarando a Venezuela una “amenaza contra la seguridad nacional” de los Estados Unidos, ¿no dio luz verde a quienes buscan “abreviar” el período del presidente Maduro, o llevar a cabo un golpe de estado? En un tono algo más moderado, más “civilizado”, es lo mismo que está ocurriendo con Grecia.

Nos enfrentamos hoy a la enorme presión de lo que deberíamos llamar sin vergüenza alguna “propaganda enemiga”. Según Alain Badiou, “el objetivo de la propaganda enemiga no es aniquilar a la fuerza adversaria existente (función que de manera usual le compete a la policía) sino, antes bien, aniquilar una posibilidad aún no realizada, ni siquiera percibida, en la situación actual”. Dicho de otra manera, están intentando asesinar la esperanza. El mensaje que este tipo de propaganda intenta propagar es la convicción resignada de acuerdo con la cual si éste no es el mejor de los mundos posibles por lo menos es el menos malo, así que cualquier intento de cambio radical tan sólo haría que las cosas fuesen mucho peores.

Es por ello que todas las formas de resistencia, desde Syriza en Grecia a Podemos en España, pasando por los “populismos” latinoamericanos, deben contar con nuestro más firme apoyo. Ello no quiere decir abstenernos de la más férrea crítica interna cuando ello sea del caso, pero debe tratarse estrictamente de una crítica interna, una crítica entre aliados. Como diría Mao Tse Tung, este tipo de crítica es propia de las “contradicciones al interior del pueblo” y no contradicciones entre el pueblo y sus enemigos.

La reacción del establishment europeo a la victoria de Syriza en Grecia está dando lugar, de manera gradual, a un ideal muy bien resumido en el título de una columna escrita por Gideon Rachman en el Financial Times en diciembre del 2014: “El eslabón más débil de Europa son los votantes”. Así que en un mundo ideal, Europa debería deshacerse de su “eslabón más débil” y dejar que los expertos asuman el poder para imponer de manera directa la política económica. Si acaso deban persistir las elecciones, su función sería tan sólo la de confirmar el consenso de los expertos.

La perspectiva de un resultado electoral “equivocado” provoca el pánico entre los miembros del establishment: tan pronto como esa posibilidad se asoma en el horizonte, nos pintan una imagen apocalíptica de caos social, pobreza y violencia. Y como resulta usual en tales casos, la prosopopeya ideológica hace su agosto: los mercados comienzan a hablar como si fuesen personas, expresando su “preocupación” acerca de lo que podría suceder si las elecciones no tienen como resultado un gobierno con mandato suficiente para continuar con los programas de austeridad fiscal y reforma estructural.

Recientemente, los medios alemanes caracterizaron al ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis como un sicótico que vive en un mundo diferente al resto de nosotros. ¿Pero es él en verdad tan radical? Lo que les produce pánico no es tanto el radicalismo de Varoufakis sino su modestia pragmática y razonable. Por ello no es sorpresa que algunos sectores radicales de Syriza ya lo estén acusando de haber capitulado ante la Unión Europea.  Pero si se observan con cuidado las propuestas de Varoufakis, resulta imposible pasar por alto que se trata de medidas que cuarenta años atrás habrían hecho parte de cualquier agenda social-demócrata. De hecho, el programa del gobierno sueco o el chileno en los sesenta y setenta era mucho más radical.  Es un signo de la pobreza de nuestro tiempo el que hoy en día haya que pertenecer a la izquierda radical para abogar por medidas similares. Es un síntoma de la época oscurantista en que vivimos, pero también una oportunidad para que la izquierda pueda ocupar el lugar que en décadas anteriores ha venido ocupando la izquierda pacata y timorata de centro.

¿Qué sucedería si un gobierno como el de Syriza o la inspiración de Podemos fracasan? En ese caso sí sería cierto afirmar que las consecuencias serán catastróficas no solo para Grecia o España, sino para toda Europa: pues esa eventual derrota daría aún más peso a la opinión pesimista según la cual el trabajo paciente de las reformas está condenado a fracasar, y que el reformismo, antes que la revolución, constituye hoy la más inalcanzable de todas las utopías. En últimas, ello confirmaría que nos aproximamos a una era de lucha mucho más radical y violenta.

Fuente:  http://blogs.publico.es/otrasmiradas/4501/una-aclaracion-con-respecto-al-populismo/

Antártida



Siempre quise visitar la Antártida, pero no es cosa fácil. Por suerte películas como la de Kalle Ljung nos acercan un poco el misterioso continente cada vez con más calidad y capacidad de inmersión, aunque sea tras una pantalla plana de alta resolución.

Antártida se rodó en un viaje de 20 días durante este invierno; allí era la época veraniega y prácticamente «día perpetuo», pese a lo cual las temperaturas son heladoras y los icebergs campan a sus anchas por las tranquilas aguas.

Durante los 16 días de filmación se realizaron tomas con la GoPro Hero3+ y la Phantom 2 de DJI. La edición final está realizada con Final Cut Pro X. Algunas de las tomas aéreas son tan espectaculares como solo pueden ser tomadas desde un dron; en aquellas a baja altura un helicóptero probablemente produciría demasiadas vibraciones, oleaje y sombras que no resultarían tan efectistas.

La música es una preciosa composición de Music Bed. Toda una oda a la naturaleza.

Fuente:  http://www.microsiervos.com/archivo/peliculas-tv/antardida-kalle-ljung.html

domingo, 26 de abril de 2015

More than this


EL GUERNICA


  A pesar de sus considerables medidas, 381x782 cm, El Guernica de Pablo Picasso fue terminado en aproximadamente un mes.  Se cree que los primeros dibujos relacionados con el cuadro datan del 1 de mayo de 1937, mientras se fecha su conclusión el 4 de junio. La obra constituyó un encargo oficial del gobierno de la República española al artista con vistas a ser exhibida como un gran mural de que presidiera el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París de dicho año de 1937, la cual tenía previsto abrir sus puertas al público en mayo. Picasso aceptó el encargo en los primeros días de 1937, pero tardó en decidirse en la elección del tema concreto y ello explica el vértigo creativo con que tuvo que solventarlo, prácticamente en apenas poco más de un mes. El móvil súbitamente inspirador fue el asolador bombardeo de la villa vasca de Guernica, llevado a cabo principalmente por la aviación alemana de la Legión Cóndor el 26 de abril de 1937, durante la llamada campaña del Norte de la guerra civil española, iniciada el 18 de julio de 1936 con una sublevación militar contra el gobierno de la Segunda República española. En el momento del citado bombardeo, habían transcurrido, pues, nueve meses y una semana desde el inicio de la guerra civil, cuyo desarrollo estaba resultando particularmente cruento, no sólo por la lucha en los frentes de batalla. En todo caso, tanto desde un punto de vista miliar como político, habían acaecido, antes de la fatídica fecha del 26 de abril de 1937, toda suerte de hechos cuya carga ideológica, simbólica o emocional poseía una significación más que suficiente como para inspirar un cuadro como el demandado a Picasso. No obstante, fue el bombardeo de Guernica, cuyos pavorosos efectos fueron dándose a conocer en el mundo en los días inmediatamente posteriores al mismo, lo que conmocionó a la opinión pública internacional y al artista.
  La causa de esta conmoción social a escala mundial que debida tanto a la magnitud del bombardeo aéreo y sus desvastadores efectos como, sobre todo, a la naturaleza del objetivo, una villa densamente habitada, de escaso interés estratégico y casi nula defensa. En cuanto a lo primero, la desvastación de la ciudad, queda reflejado en el número de víctimas mortales, que se cifra entre doscientos cincuenta y trescientos, cantidad muy considerable, principalmente si se tiene en cuenta que era el cinco por ciento del censo de la población, unos cinco mil habitantes.Los daños materiales fueron aún peores, ya que, según los informes más fiables al respecto, se destruyó por completo el setenta y uno por cieno de los edificios, quedando seriamente dañado otro siete por ciento, lo que supuso la destrucción de las tres cuartas partes del enclave urbano. Semejante aniquilamiento, comparado con otros posteriores de la segunda guerra mundial, sigue siendo uno de los más pavorosos, pero el efecto psicológico que causó en el momento de producirse, al ser el primero de esta clase de atentados contra poblaciones indefensas, no tiene parangón. Ésta es la razón por la que el bombardeo de Guernica se ha convertido en un símbolo inolvidable para la memoria del hombre contemporáneo, como también lo será el de Hiroshima, en este caso por el medio de destrucción nuclear empleado.
  Dada la enorme repercusión internacional alcanzada por la masacre civil de Guernica, los responsables trataron de negar su participación en el hecho o desviar la atención del mismo, a través de todos los procedimientos a su alcance. En cualquier caso, cabe preguntarse por qué hicieron lo que hicieron. [...]. En esta villa estaba emplazada la histórica Casa de Juntas y el Santo Árbol, emblemas ambos de los derechos forales de Vizcaya, Con esto símbolos no se identificaban sólo los nacionalistas, sino el conjunto de la población vasca, incluyendo aquellos que, desde Navarra y Álava, se habían sumado al alzamiento franquista, pues, en tanto que tradicionalistas, defendían el régimen foral.[...]
  En todo caso, es importante tener en cuenta la complejidad de factores en juego para tratar de explicarse lo ocurrido en Guernica. El hecho del bombardeo, si se sigue el diario de Von Richthofen , jefe del Estado Mayor de la Legión Cóndor y su responsable directo en la campaña del Norte, parece haber sido ideado por él, además de ejecutado básicamente por aviones alemanes, naturalmente con el conocimiento y aprobación de Franco. [...]
  Es cierto que antes del bombardeo de Guernica, se habían detectado alarmantes síntomas en esa dirección como la destrucción de Durango o el ametrallamiento aéreo de la población fugitiva que escapaba de Málaga a comienzos del año 1937, pero nada dejó tan en claro las cosas como la brutal destrucción de la histórica villa vasca.


El Guernica
Francisco Calvo Serraller

 

sábado, 25 de abril de 2015

La Revolución de los Claveles: la flor de la temporada

La primavera ilumina una tarde clara y limpia en Lisboa. Celeste Caeiro siente los rayos del sol atlántico en los cabellos y la nuca, y también en los reflejos del enorme ramo de flores que lleva sujeto con dificultad y que apenas le permiten fijarse en sus pisadas. Trota apresurada por las estrechas calles del Chiado hacia el restaurante donde trabaja como camarera y encargada del ropero. Mañana es 25 de abril y se cumple un año desde que el establecimiento abrió sus puertas. Los dueños quieren celebrar el aniversario con flores. Quieren llenar la sala de flores. Colgarlas de las paredes y poner un ramillete en cada mesa. Una flor para cada comensal. Cuando Caeiro llega al local, el gerente casi no es capaz de distinguir su diminuta figura de metro cincuenta y cuarenta kilos detrás de las docenas de flores. «Solo hay claveles» dice la camarera mientras se recompone el vestido y acomoda sus gafas, «es la flor de la temporada». 
 Fotografía: Henrique Matos (CC).

A las 22:55 horas del 24 de abril de 1974, el periodista João Paulo Diniz colocó la aguja sobre un disco de vinilo en la cabina de su estudio en Emissores Asociados de Lisboa. La canción que sonaba era «E depois do Adeus», un tema interpretado por Paulo de Carvalho y compuesto por José Calvário con letra de José Niza. La pieza había representado a Portugal en Eurovisión y se emitía a menudo por todas las radios del país pero, sinceramente, era bastante mediocre. De hecho, su participación en el festival que se celebró en Brighton un par de semanas antes se había saldado con un más que merecido último puesto. El alcance de la emisora apenas llegaba a la capital y algunas poblaciones del cinturón urbano, así que para los pocos lisboetas que la escucharon no significaba nada especial. Tan solo la canción de moda.

Para el mayor Otelo Saraiva de Carvalho significaba todo. Significaba el comienzo y significaba una llamada telefónica. «¿Están preparados?» preguntó desde su despacho en el cuartel de La Pontinha en Lisboa. «Estamos preparados» contestó el capitán Fernando José Salgueiro Maia, al mando de la Escola Prática de Cavalaria en Santarém, a cien kilómetros al norte de la capital.

Salgueiro Maia aún no había cumplido treinta años pero ya era veterano de guerra. Militar de carrera, desde 1968 había combatido en la Guerra de Ultramar. En Mozambique y en Guinea-Bisáu. No eran guerras coloniales, eran las guerras de independencia de Mozambique y Guinea-Bisáu, como también lo era la de Angola. En África vio cosas que no querría haber visto. Hizo cosas que no querría haber hecho. Aldeas devastadas y niños muertos. A su regreso a la metrópoli en 1973, Maia quería contarlo todo a todo el mundo. Pero en el Portugal salazarista solo estaba permitido el silencio.

«Ahora solo hay que esperar hasta que escuchemos la segunda señal» añadió Saraiva de Carvalho antes de colgar. Y la segunda señal también era una canción.

«No habrá fiesta» dice el encargado del restaurante. «Fuera hay una revolución, así que hoy no abriremos. Recoged vuestras cosas y marchaos a casa». Durante un instante, Celeste Caeiro mira las docenas de claveles que compró la tarde anterior. Como le da pena que puedan estropearse, coge un par de ramilletes y se marcha del local. Pero no se marcha a su casa. Quiere salir a las calles de Lisboa. Quiere compartir ese día con el resto de los portugueses. Aunque conserva la sonrisa y el optimista entusiasmo de la juventud, Caeiro tiene ya cuarenta años, es madre soltera y milita en el clandestino Partido Comunista Português. Si de verdad hay una revolución, ella quiere ver lo que está pasando.


A las 00:25 horas del 25 de abril de 1974, Rádio Renascença emitió una canción por todas sus emisoras. Por todo el territorio portugués. Era «Grândola, Vila Morena», de José «Zeca» Afonso. «Grândola, vila morena / Terra da fraternidade / O povo é quem mais ordena / Dentro de ti, ó cidade / Em cada esquina um amigo / Em cada rosto igualdade»

Zeca Afonso había grabado el tema por primera vez en 1971, pero enseguida se incluyó en la lista de canciones prohibidas por el régimen junto a otras muchas, varias de ellas también compuestas por Afonso. Por eso se convirtió en símbolo de la ciudadanía y de la oposición al Gobierno. Y por eso se siguió cantando aunque fuese de forma casi furtiva. Cuando la escuchó como cierre del concierto que Amália Rodrigues dio el 29 de marzo en el Coliseu de Lisboa, el mayor Saraiva de Carvalho decidió que sería la señal definitiva del comienzo de la revolución. Para Salgueiro Maia significaba armar una columna y marchar los cien kilómetros que les separaban de la capital.

A bordo de uno de los blindados que recorrían la madrugada portuguesa, Maia recordaba la formación dos años antes del MFA, el Movimento das Forças Armadas. Eran varios militares jóvenes, en su mayoría capitanes veteranos de la Guerra de Ultramar que ya no creían en la guerra ni en el Gobierno. Que no creían en un Estado Novo que llevaba ya cuarenta y ocho años de dictadura fascista esclerótica y anquilosada. Seis años desde que Marcelo Caetano sustituyo a Salazar como Presidente do Conselho. Cuatro desde la muerte del primer dictador. Un régimen gobernado por la PIDE, la policía política. Un país gobernado por el silencio.

Maia recordaba el primer intento de golpe de estado, el Levantamento das Caldas del 16 de marzo, que fracasó en el mismo día y que provocó la aparición de decenas de espías gubernamentales en los cuarteles del país. Pero cuando escuchaba las ruedas del carro golpeando la maltrecha gravilla de la carretera, Maia supo que el camino ya no podía pararse. Que no había espionaje que les detuviera. Que ese día cambiaría el país para siempre.

El joven capitán era socialista y creía en el pueblo. Creía en un ejército al servicio del pueblo, no en una estructura militar para someterle. No entendía un país con un 30 % de analfabetismo que gastaba casi la mitad de su presupuesto en mantener unas colonias a base de arrasar sus aldeas y matar a sus niños. Maia creía en la voz de los ciudadanos. En definitiva, creía en la democracia. Por eso el golpe militar tenía que ser incruento. Y por eso, cuando a partir de la tres de la madrugada, comandos afines al MFA se infiltraron en las principales emisoras de radio del país, como la propia Renascença que pertenecía a la Iglesia católica, comenzaron a emitir llamamientos para que la población no saliera de sus casas y para que la policía no interfiriese en las acciones de las tropas.

Pero el pueblo estaba tan harto de agachar la cabeza como lo estaba Maia. Estaba harto de un silencio triste y espeso que duraba casi cincuenta años. Querían gritar todos. Querían gritar junto a los Capitanes de Abril.

Son apenas las ocho de la mañana y, por las calles de Lisboa, Celeste Caeiro se mezcla con miles, con decenas de miles de personas. Suben por la Rua Augusta y la Rua dos Sapateiros. Gritan justicia. Gritan libertad. Gritan igualdad. Cuando llega hasta Rossio las cabezas apenas le dejan ver los camiones y los carros blindados que ocupan la parte norte de la plaza. Y los militares apenas pueden evitar que los civiles se arremolinen a su alrededor. Diría que ni siquiera quieren apartarse de ellos. Ni les apuntan ni les amenazan y estos les contestan con vítores y con besos lanzados al aire.

Fotografía: Centro de Documentação 25 de Abril (CC).
Fotografía: Centro de Documentação 25 de Abril (CC).
Cuando la columna armada del capitán Fernando José Salgueiro Maia llegó a Lisboa, el golpe ya era un éxito. Las guarniciones de Oporto, Faro y Braga decidieron ponerse del lado del MFA y tomaron con inusual calma aeropuertos y aeródromos, además de las diversas instalaciones del Gobierno civil. El pueblo se alineaba con los militares rebeldes, y los propios militares de Lisboa, incluida la Marina y la Fuerza Aérea, se adherían al golpe a medida que avanzaba la madrugada.

A las 16:00 horas del día 25 de abril de 1974, tras ocho horas de cerco tenso pero pacífico, el presidente Marcelo Caetano aceptaba las condiciones de Maia, pero solo accedería a rendirse ante un oficial de alta graduación. Lo hizo ante el general Antonio de Spínola, uno de los líderes del MFA, aunque de ideología conservadora. Spínola acudió al Cuartel do Carmo en el centro de la ciudad y, a las 17:45 horas, certificó la capitulación del Gobierno. Como los Capitanes de Abril no querían venganza ni represión permitieron que, esa misma noche, Caetano y la mayoría de ministros del régimen volaran al exilio en Brasil.

Había caído el Estado Novo. Había caído la dictadura más antigua de Europa y se abría un proceso que, no sin dificultades, concluiría con la celebración de elecciones un año después y con la aprobación de la Constitución el 2 de abril de 1976.

La democracia llegaba a Portugal gracias a una revolución militar, pero una revolución en la que solo hubo cuatro muertos, y a manos de la PIDE. Una revolución en la que el ejército dio la espalda a su propia condición intrínseca. Una revolución que sería recordada por un símbolo de la primavera. Porque, mientras en Vietnam se lanzaban bombas de napalm, cohetes de mortero y ráfagas de ametralladora, los militares del ejército portugués solo tenían claveles en sus fusiles. Era la Revolução dos Cravos.

Celeste Caeiro atraviesa la aglomeración de almas entre asombro, risas y empujones y se acerca a uno de los blindados donde un grupo de jovencísimos soldados descansa con cara de frío y cansancio. Llevan toda la madrugada en un estado de calma tensa y saben que su misión aún no ha terminado. «¿Qué es esto? ¿Qué está pasando aquí?» pregunta Caeiro. «Vamos para el Cuartel do Carmo, donde está Caetano, el presidente» le responde uno de los militares con los hombros encogidos. «¿Podrías darme un cigarrillo, por favor? Son ya muchas horas de guardia» añade. La mujer no fuma, así que no tiene tabaco para ofrecerle. Mira a ver si hay algún estanco o algún bar abierto para comprar un paquete, pero aún es demasiado temprano y está todo cerrado. Le sabe mal no darle un cigarrillo al soldado, pero sí tiene algo para ofrecerle. «Solo tengo flores» dice mientras le alarga un clavel. Uno rojo. Son casi las nueve de la mañana del 25 de abril de 1974 y la diminuta figura de Celeste Caeiro, con sus gafas y su vestido de flores, se pone de puntillas para llegar a la cubierta del tanque. El soldado estira el brazo, recoge la flor y la coloca cuidadosamente en su fusil. Pronto, los demás militares quieren repetir el gesto y piden claveles a los lisboetas y los lisboetas les regalan la flor de la temporada. Tallos verdes en los huecos de los cañones. Pétalos de primavera donde deberían salir balas.

Tierra de fraternidad. El pueblo es quien más ordena. En cada esquina, un amigo. En cada rostro, igualdad.
Fotografía: Centro de Documentação 25 de Abril (CC).
Fotografía: Centro de Documentação 25 de Abril (CC).
Fuente: http://www.jotdown.es/2015/04/la-revolucion-de-los-claveles-la-flor-de-la-temporada/

Condecoran a obreros escoceses que se negaron a reparar los aviones que bombardearon La Moneda tras revelarse su historia en documental “Nae Pasaran”

En la década del setenta, cuando trabajaban en una fábrica de Rolls Royce en Escocia, tres obreros iniciaron un boicot para no realizar la mantención a los motores de aviones chilenos Hawker Hunter, que bombardearon del Palacio de La Moneda en el Golpe de 1973. Un cortometraje del realizador chileno-belga Felipe Bustos, exhibido el año pasado en Fidocs, cuenta su historia, y ahora dará paso a una versión extendida.


Hasta el año pasado la historia de tres trabajadores escoceses que en 1974, cuando trabajaban en una fábrica de en una fábrica de Rolls Royce en la localidad de East Kilbride, iniciaron un boicot  para no realizar la mantención a los motores de aviones chilenos Hawker Hunter que bombardearon La Moneda, era totalmente desconocida en Chile. El cortometraje documental Nae pasaran del realizador chileno-belga Felipe Bustos, exhibido el año pasado en la 18 versión del festival de documentales FIDOCS, sacó a la luz esta increíble historia, y para muchos, elevó a estos obreros a la calidad de héroes.

Esta fue la razón que impulsó al embajador de Chile en el Reino Unido, Rolando Drago, a condecorar con la Medalla Bernardo O´Higgins a estos tres trabajadores que participaron del boicot obrero que se mantuvo hasta 1978, cuando los motores simplemente desaparecieron una noche. En aquel entonces, la acción motivó a una serie de organizaciones escocesas a unirse a campañas de solidaridad para el retorno de la democracia en Chile

Ahora Bustos trabaja en una versión más extendida del filme sobre la solidaridad del Reino Unido con Chile durante la dictadura.
no pasaran
Bob Fulton, Robert Somerville, John Kennan y el embajador del Reino Unido, Rolando Drago.

La ceremonia de premiación tuvo lugar el 27 de marzo en el Banqueting Hall en la municipalidad de Glasgow, en el mismo lugar donde hace tres décadas Nelson Mandela, aún en prisión, obtuvo la Medalla de la Libertad.

Al evento asistieron alrededor de cien personas, entre el Deputy Lord Provost de la ciudad (vicealcalde), Bailie Gerry Leonard; autoridades locales; miembros de diversas organizaciones civiles (entre ellos activistas del ex Comité de Solidaridad con Chile) y sindicales, además de familiares de los homenajeados.

Para los tres protagonistas la premiación fue una sorpresa. Inicialmente, en el evento pudieron ver el documental e imágenes con entrevistas a personas que vieron la obra en Chile, tras su exhibición en el FIDOCS. Muchas de ellas expresaron su gratitud y sorpresa sobre la historia, que conocían como un rumor de los años de la solidaridad internacional.

Fue muy emotivo cuando los tres hombres pudieron escuchar directamente de los chilenos sobre lo que significó para ellos esta acción. Tras la exhibición, los tres hombres fueron presentados al embajador chileno, y en medio de gran alegría y emoción aceptaron sus medallas: la Orden Bernardo O’Higgins en el grado de comendador.

En la ocasión el embajador agradeció a los condecorados, Bob Fulton, Robert Somerville y John Kennan por sus acciones, que sirvieron de inspiración para  tomar conciencia de la situación por la que pasaba Chile tras el Golpe. Durante la dictadura, varias organizaciones escocesas se unieron a las voces que pedían el retorno a la democracia y comenzaron a ayudar activamente a refugiados políticos. Se estima que alrededor de 500 llegaron a Escocia.

Obreros de la Rolls Royce en la actualidad que participaron en el documental “Nae Pasaran”
Obreros de la Rolls Royce en la actualidad que participaron en el documental “Nae Pasaran”

“Nae pasaran” es la deformación escocesa del lema “No pasarán” de la Guerra Civil Española, una frase que se hizo muy popular en el Reino Unido gracias a las Brigadas Internacionales donde también lucharon escoceses, como recuerdan numerosos monumentos en localidades del país.

Bustos, hijo de un periodista exiliado chileno y una belga, nacido en Bélgica y que actualmente reside en Escocia, recuerda en una entrevista concedida a El Mostrador Cultura+Ciudad que la historia de los obreros escoceses fue una de las tantas de la tradición oral acerca de la solidaridad con Chile que se contaba durante la dictadura “para mantener alta la moral”.

“Como se contaba una y otra vez, con más datos, la gente la hizo más colorida. Una versión fue que los trabajadores construyeron barricadas alrededor de los motores y que lucharon durante días con la policía para evitar que se los llevaran. La verdad es mucho más simple, y por lo mismo más cercana”, señala.

Bustos, que asistió al evento, manifestó su alegría con el homenaje.

“Durante la filmación sentí que nunca percibieron el impacto de lo que hicieron”, señaló el realizador. “Les dijeron durante tanto tiempo que no había importado que comenzaron a creerlo y afectaba la forma en que se sentían al respecto. Con los testimonios de Chile, viendo gente a través de la cámara, conectando su historia en Escocia con la suya propia en Chile o el exilio, se derrumbaron los muros que habían construido alrededor del hecho. La ceremonia fue la guinda de la torta. Fue uno de los momentos más felices que he vivido”.
“Hay un fuerte vínculo entre nuestros países”, señaló Fulton al embajador. “Hoy he sido muy honrado. No hace mucho, el pueblo escocés mostró lo que significa la democracia (en alusión a la gran participación en el referéndum de independencia). Estoy muy orgulloso de ser parte de este proceso democrático aquí y ahora en Chile. Confío en que en el futuro las grandes democracias continuarán”.

Sommerville, por su parte, expresó: “¿Qué puedo decir? La solidaridad que se mostró entonces aún existe. Debemos seguir luchando por los derechos de los trabajadores, sin importar de dónde sean”.

FBustos
Director Felipe Bustos
La ceremonia concluyó cuando un obrero actual de la fábrica expresó sus agradecimientos a los tres hombres y le entregó al embajador una pequeña réplica de un motor Rolls Royce.

Campaña de fondos
Actualmente Bustos realiza una campaña para reunir fondos con el fin de realizar una versión más extendida del film.

Esta incluirá la historia de los tres obreros, pero abarcará más extensamente la solidaridad del Reino Unido con Chile durante la dictadura, conectando a estos protagonistas con gente que estuvo en La Moneda el día del golpe y oficiales de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) que fueron encarcelados tras oponerse a la acción.

Bustos ya entrevistó a ex oficiales como Raúl Vergara y Jaime Donoso, así como a Juan Seoane, jefe de los detectives que permanecieron junto al presidente constitucional Salvador Allende durante el bombardeo, y al fallecido médico Arturo Jirón, el último que lo vio con vida.

 Fuente: http://www.elmostrador.cl/cultura/2015/04/24/condecoran-a-obreros-escoceses-que-se-negaron-a-reparar-los-aviones-que-bombardearon-la-moneda-tras-revelarse-su-historia-en-documental-nae-passaran/

viernes, 24 de abril de 2015

Cómo Estados Unidos ayudó a la creación de Estado Islámico

El grupo extremista más fuerte de la actualidad, Estado Islámico, nació en el que debió ser el más improbable de los lugares: una prisión estadounidense en el desierto de Irak.

Así concuerdan al menos los analistas y los comandantes a cargo de la instalación y los soldados que trabajaron en ella.

Camp Bucca no era su nombre original. Tras la invasión de Irak, las fuerzas británicas la llamaron Camp Freddy.

Pero en abril de 2003, cuando los estadounidenses tomaron el control del campo de detención, lo rebautizaron en honor a Ronald Bucca, un jefe de bomberos de Nueva York que murió por las labores de rescate tras el ataque del 11 de septiembre de 2011 a las Torres Gemelas.

Lea también: Siete preguntas para entender qué es Estado Islámico y de dónde surgió
La prisión, situada a las afueras de la ciudad sureña de Basora, fue considerada la cárcel modelo de EE.UU., con unidades habitacionales de cemento y techo de madera, actividades gestionadas por los propios reclusos, y derecho a visita familiar y atención médica.

En Camp Bucca los detenidos tenían derecho a visitas familiares, entre otros.
Llegó a tener 27.000 detenidos repartidos en 24 campos y clasificados con trajes de colores según su estatus; muchos de ellos transferidos de Abu Ghraib tras el escándalo por torturas y abusos a prisioneros.

Por sus instalaciones pasaron, entre otros, nueve miembros de la cúpula de EI, de acuerdo al informe The Islamic State, de Soufan Group, una organización que ofrece servicios estratégicos de inteligencia de seguridad a gobiernos y multinacionales, publicado en noviembre del año pasado.

"Universidad de terroristas"
El líder del grupo yihadista, Abu Bakr al-Baghdadi, autoproclamado califa y "líder de todos los musulmanes", por ejemplo, permaneció en Camp Bucca cinco años.

Lo trasladaron tras detenerlo en Fallujah, al oeste de la capital, Bagdad, en febrero 2004.

Llegó a tener 27.000 detenidos repartidos en 24 campos y clasificados con trajes de colores según su estatus.

Tenía 33 años y no habían pasado muchos meses desde que ayudara a fundar Jeish Ahl al-Sunnah al-Jamaah, un grupo militante que había echado raíces en las comunidades sunitas alrededor de su ciudad natal, Samarra.

Eran tiempos en los que la insurgencia sunita contra EE.UU. estaba cobrando fuerza en el país.

Pero el grupo que ayudó a fundar no era muy conocido, así que llegó a la prisión con perfil bajo. "Los estadounidenses no sabían a quién tenían", dijo sobre él Hisham al-Hashimi, un asesor del actual gobierno iraquí.

Allí, en Camp Bucca, Al Baghdadi coincidió con el que después sería su número dos en EI, Abu Muslim al-Turkmani, así como con el experimentado militar Haji Bakr, hoy fallecido.

También permaneció en el campo de detención Abu Qasim, líder de los combatientes extranjeros, según Soufan Group.

Lea: 5 mapas que muestran la expansión internacional de Estado Islámico
Y los analistas señalan que es probable que estos hombres fueran extremistas cuando entraron en la prisión, pero seguro que lo eran cuando salieron de ella.

Por sus instalaciones pasaron, entre otros, nueve miembros de la cúpula de EI, de acuerdo al informe The Islamic State, de Soufan Group.
 "Antes de su detención, Al Baghdadi y otros eran radicales violentos (...), pero su tiempo en prisión hizo más profundo su extremismo y les dio la oportunidad de aumentar el número de seguidores", escribió el antiguo militar Andrew Thompson en en diario The New York Times en noviembre de 2014.

A lo que agregó: "La prisión se convirtió en una universidad virtual de terroristas".

Ya lo había reconocido, casi con las mismas palabras, David Petraeus, el general que lideró la operación de EE.UU. en Irak.

"Estos extremistas estaban básicamente gestionando una universidad para entrenar terroristas en nuestras propias instalaciones", admitió.

"Estábamos liberando a individuos que eran más radicales que cuando llegaron (a Camp Bucca)".

Radicalización y colaboración
A eso mismo se refería el jefe de policía iraquí Saad Abbas Mahmoud cuando le dijo lo siguiente al diario estadounidense The Washington Post: "Estos hombres no estaban plantando flores en el jardín".

Algunos militares que trabajaron en el campo coinciden en que les preocupaba que fuera un caldo de cultivo para la radicalización. 
 James Skylar Gerrond, comandante encargado de la prisión entre 2006 y 2007, también coincidía con esa opinión.

"A muchos de nosotros en Camp Bucca nos preocupaba que, en lugar de solo alojar a detenidos, hubiéramos creado una olla a presión del extremismo", escribió en su cuenta de Twitter.

Además, los analistas concuerdan con que el campo de detención no fue un lugar para la radicalización, sino también para la colaboración.

Y es que en él coincidieron miembros de Baath, el partido del líder iraquí Saddam Hussein, hoy fallecido, y fundamentalistas islámicos. Y eso desembocó en un "matrimonio de conveniencia", según Soufan Group.

En la prisión coincidieron miembros de Baath, el partido del líder iraquí Saddam Hussein, hoy fallecido, y fundamentalistas islámicos.

De acuerdo a los analistas, cada grupo le ofreció al otro aquello de lo que carecía. Así, los yihadistas aprendieron de los exbaazistas habilidades para organizarse y disciplina militar. Y estos, por su parte, encontraron un propósito en los militantes islamistas.

"En Bucca las matemáticas cambiaron cuando las ideologías adoptaron rasgos militares y burocráticos y los burócratas se volvieron extremistas violentos", dice el informe.

Y según Peter Taylor, periodista de la BBC con 35 años en el oficio y curtido en temas de insurgencia y violencia política, conocer eso es fundamental para entender el fenómeno de EI.

Un grupo que en pocos meses amasó una fortuna calculada en US$2.000 millones, controla amplios territorios de Siria e Irak con unos ocho millones de habitantes, tiene en nómina a unos 50.000 combatientes, utiliza con gran destreza las redes sociales con objetivo propagandístico, y a cuya llamada han acudido a hacer la yihad unos 12.000 militantes extranjeros.


Fuente:  http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/04/150422_eeuu_ayuda_crear_estado_islamico_irak_camp_bucca_lv

jueves, 23 de abril de 2015

El Banco del Pireo quiere aliviar la crisis y perdona deudas menores a 20.000 euros

Un hombre pasa junto a una sucursal del Banco de Chipre (i) y del Banco Piraeus (d), en Atenas, Grecia. EFE/Archivo
Un hombre pasa junto a una sucursal del Banco de Chipre (i) y del Banco Piraeus (d), en Atenas, Grecia. EFE/Archivo

El Banco del Pireo fue hoy la primera entidad financiera griega en dar un paso para aliviar la situación de los clientes más necesitados, al condonar las deudas inferiores a los 20.000 euros de todas las personas que se hayan acogido al programa de ayuda humanitaria del Gobierno.

En un comunicado, el Banco del Pireo precisó que elimina el 100 % de la deuda total de hasta 20.000 euros para todos los créditos de consumo y tarjetas de crédito.

Fuente:  http://www.efe.com/efe/noticias/espana/economia/banco-griego-del-pireo-condona-todas-las-deudas-inferiores-000-euros/1/8/2594350

Documentos policiales prueban el asesinato de Lorca por "homosexual y masón"

Un informe de 1965 de la Jefatura Superior de Policía de Granada revela que Federico García Lorca fue asesinado junto a otra persona y define al poeta como "socialista y masón", a la vez que le atribuye "prácticas de homosexualismo".



El documento, al que han tenido acceso la Ser y eldiario.es, fue redactado por la tercera brigada regional de investigación social de dicha Jetafura y en su asunto se lee: "Antecedentes del poeta Federico García Lorca".

En el mismo, fechado en Granada el 9 de julio de 1965, se señala que Lorca era "un masón perteneciente a la logia ALHAMBRA en la que adoptó el nombre simbólico de HOMERO, desconociéndose el grado que alcanzó en la misma".

El texto asegura que el poeta "estaba conceptuado como socialista por la tendencia de sus manifestaciones y por lo vinculado que estaba a Fernando de los Ríos, como también por sus estrechas relaciones con otros jerifaltes de igual signo político".

Además, indica que "estaba tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser voxpópuli, pero lo cierto es que no hay antecedentes de ningún caso concreto".

En el documento se asegura que Lorca fue detenido en la vivienda de sus amigos, los hermanos Rosales, donde se había refugiado, y que el lugar fue rodeado "con gran aparato por Milicias y Guardias de Asalto".

El informe policial afirma que el poeta "fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y conducido en un coche al término de Viznar (Granada) y en las inmediaciones del lugar conocido como "Fuente Grande", en unión de otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, fue pasado por las armas después de haber confesado".

También revela que fue "enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco situado a unos dos kilómetros a la derecha de dicha "Fuente Grande", en un lugar que se hace muy difícil de localizar". Fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte han señalado a Efe que no tienen constancia de este documento, pero están tratando de localizarlo, a raíz de las últimas informaciones aparecidas en los medios.





Más información: Gibson: “El informe sobre Lorca es muy importante porque demuestra que fue una ejecución oficial”

San Lourenzo de Carboeiro



 En el municipio de Silleda (Pontevedra. Galicia) quedan los restos de lo que fue el antiguo monasterio benedictino de San Lourenzo de Carboeiro. Su origen se remonta al año 936, según consta en la carta de dotación otorgada por sus fundadores, los condes Gonzalo y Teresa, padres de las reinas Aragonta y Elvira. En el año 997 Almanzor destruyó el primitivo monasterio y dos años más tarde se restauró la vida monacal.  En el 1105 aparece como abad de Carboeiro Alfonso que consigue para el monasterio,  después de sostener pleito con los monjes de Acibeiro, el lugar de Sabucedo.

  La importancia del monasterio fue mucha, contando en el año de 1320 con una comunidad de 40 monjes y 35 empleados. Sin embargo, todo esto se vino abajo al quedar anexionado como priorato a San Martín Pinario (Santiago de Compostela) en el año 1500. Con la Exclaustración, el monasterio y la iglesia quedaron abandonados. La visita a las ruinas hace pensar que, inicialmente, la iglesia tenía planta de cruz latina. Tres naves de tres compartimentos en el eje mayor y otra formando el crucero, a la que se abrían dos capillas semicirculares, y de la que arranca la girola. Un esquema constructivo que nos recuerda a la catedral de Santiago. El conjunto nos da una sensación clara que el planteamiento arquitectónico de la iglesia, planificada como románica, siente la influencia del gótico. De aquí que esté catalogada entre los monumentos románicos-ojivales más interesantes de Galicia

Fotografía: Carmen Baena
Fotografía: Carmen Baena