jueves, 31 de marzo de 2016

Huelga general en Francia

Cartel anunciando el cierre a los turistas de la Torre Eiffel, por la huelga general en Francia contra la reforma laboral de Hollande. REUTERS/Charles Platiau
Cartel anunciando el cierre a los turistas de la Torre Eiffel, por la huelga general en Francia contra la reforma laboral de Hollande. REUTERS/Charles Platiau
Huelga general en Francia. La región de París ha amanecido con atascos rondaban los 430 kilómetros antes de las ocho de la mañana, el doble de un día normal. La emblemática Torre Eiffel estará cerrada durante todo el día de hoy.

Universitarios franceses asisten a una manifestación en contra de la propuesta de la legislación laboral francesa. REUTERS
Universitarios franceses asisten a una manifestación en contra de la propuesta de la legislación laboral francesa. REUTERS




Cerca de 70 institutos han sido bloqueadas por los estudiantes en huelga en la región parisina. Facultades de todo el país tampoco han abierto debido a bloqueos físicos. En Amiens, los estudiantes universitarios han votado en asamblea ocupar un anfiteatro hasta el 20 de abril. En Nantes ha habido enfrentamientos entre manifestantes y policías.
@CescoFrancois

 Los periódicos no han llegado a los kioskos debido al paro en las imprentas. El 100% de los redactores de Le Parisien han secundado la huelga.

La manifestación en Toulouse contra la reforma laboral ha reunido a 30.000 manifestantes según La Dépêche du Midi. La lluvia será persistente en buena parte del país, pudiendo ser la mejor aliada del gobierno Hollande.

Se prevé una frecuencia de 3 trenes de cada 4 del metro de París y uno de cada dos cercanías. La autoridad de aviación civil ha pedido anular el 20% de los vuelos previstos al aeropuerto parisino de Orly. Además, muchas manifestaciones improvisadas han causado cortes temporales de carreteras y de vías de tranvía o trenes en toda Francia.

‏@focom_33
Paros contra la reforma laboral

‏@adsaum
‏@EPeultier

La huelga general de este jueves está convocada por cuatro sindicatos interprofesionales y tres organizaciones estudiantiles, incluyendo a la Confederación General del Trabajo (CGT), el primer sindicato por número de representantes sindicales. “Ofrece una libertad total a la patronal y supondría un retroceso histórico de derechos para los trabajadores” denuncia CGT. El Movimiento de Jóvenes Socialistas, organización autónoma del Partido Socialista, también se opone.

Esta reforma laboral llega tras años de presiones y peticiones de organizaciones internacionales como la Comisión Europea o el Gobierno alemán para realizar un ajuste en la legislación laboral similar al de otros países europeos como España, de la que el primer ministro Manuel Valls admite está inspirada.

La ministra de Trabajo, Myriam El Khomri defiende esta reforma que propone “a la vez nuevas flexibilidades a las empresas para mejorar la competitividad de nuestra economía y nuevas protecciones, nuevos derechos para los asalariados” y la considera “un verdadero impulso para la democracia social de nuestro país”. La nueva ley permitirá que las empresas puedan despedir a trabajadores si reduce beneficios sin entrar en pérdidas y las bajas laborales por enfermedad dependerán exclusivamente de los convenios colectivos y dejarán de estar garantizadas por ley. Las indemnizaciones por despido improcedente también se verán reducidas: pasarán de un mínimo de 12 meses de salario a 6 meses y solamente si el trabajador llevaba al menos dos años en la empresa.


Fuente:  http://www.publico.es/internacional/atascos-kilometricos-paris-torre-eiffel.html

miércoles, 30 de marzo de 2016

Migrantes atrapados en Belgrado

Centenares de jóvenes magrebíes víctimas de las mafias pasan semanas durmiendo al raso a la espera de que sus familias les envíen 1.200 euros para pagar y cruzar la frontera con Hungría

<p>Moshine muestra unas de las cicatrices fruto de una agresión por parte de las mafias de Macedonia.</p>
Moshine muestra unas de las cicatrices fruto de una agresión por parte de las mafias de Macedonia.
 Han tenido que aprender a esperar y, por lo tanto, a distanciarse de la instantaneidad de las redes sociales. Ya están aburridos de refrescar el muro de Facebook y de contestar a sus amigos por WhatsApp, sobre todo porque ha llegado un momento en el que tienen pocas novedades. Centenares de migrantes llevan semanas varados en los alrededores de la estación de tren de Belgrado (Serbia). Viven en la calle a la espera de poder seguir su camino por Europa, llegaron antes de que se cerrasen las fronteras en los Balcanes aprovechando la ruta marcada para los refugiados.

Al llegar la noche en la capital de Serbia decenas de personas encaran las calles cercanas a la estación de ferrocarril. Algunos van cubiertos por mantas y se  mueven en pequeños grupos de cuatro o cinco personas. Aguardan al paso de la clínica móvil de Médicos Sin Fronteras en los alrededores de la antigua terminal de tren.

“Los inmigrantes que tienen que cruzar la ruta de forma ilegal están expuestos al tráfico de personas porque tienen que desplazarse de forma clandestina”, reseña Francisca Baptista, portavoz de Médicos Sin Fronteras. El relato de los magrebíes atrapados en Belgrado reafirma esta argumentación. Durante días caminaron para cruzar Macedonia y llegar a Serbia. Mientras los demandantes de asilo procedentes de Siria, Iraq y Afganistán tuvieron las fronteras abiertas, ellos solo pudieron llegar a los Balcanes siendo sometidos al violento chantaje de las mafias.

Moshine tiene la marca de estas organizaciones por todo el cuerpo. “Mientras estábamos durmiendo en Macedonia, una mafia le intentó drogar con un líquido y cuando estaba ko le rajaron con un cuchillo en la zona de la boca”, indica en francés Annas, su compañero de viaje. Él frenó la agresión en cuanto se percató llamando a la Policía: “Moshine no se enteraba de nada. Los agentes le llevaron al hospital y cuando le dieron el alta le trasladaron a la frontera de Macedonia con Serbia”.

Uno de los migrantes atendido en la clínica móvil de Médicos Sin Fronteras que recorre las calles de Belgrado.
Uno de los migrantes atendido en la clínica móvil de Médicos Sin Fronteras que recorre las calles de Belgrado.
 
Estos jóvenes llevan un mes viviendo en Belgrado. El agredido continúa desorientado y acude con inflamaciones y secuelas del ataque a la unidad móvil que ha habilitado Médicos Sin Fronteras. Los empleados de esta ONG les proporcionan asistencia médica y psicológica, mantas y algunos alimentos básicos como galletas y agua. Moshine se levanta la camiseta y enseña otras cicatrices en la zona de los riñones y el pecho a la altura del corazón, y asegura que la mafia que le ha agredido quería “robarle sus órganos”.

Todas las personas varadas en Belgrado son hombres, procedentes en su mayoría de países del Magreb y pocos de ellos han cumplido más de 35 años. Los más realistas están esperando a que su familia y amigos consigan reunir 1.200  euros, la cantidad que les demandan las mafias para transportarles a Hungría. Los más idealistas están esperando a que “se abran las fronteras”.  “A mi familia no le he contado que estoy durmiendo en la calle, que llevo una semana sin ducharme y que todo lo que tengo para comer diariamente es un paquete de galletas que me da Médicos Sin Fronteras”, cuenta Othmane, que pasa las horas sentado en el punto de encuentro por excelencia en la ciudad: frente a los andenes de la estación.

En los bares de la zona los migrantes se acomodan como pueden. Unos en torno a las regletas de enchufes para sus móviles, como si fueran hogueras alrededor de las que calentarse. Otros observando un partido de fútbol sala en la televisión. Los que quedan fuera, a pesar del frío, observan a través de los ventanales las nubes de humo de tabaco y escuchan la celebración de un gol. “Prueba con el nombre del bar y añade 2015”, Othmane y todos los demás conocen las contraseñas de las redes WiFi.

El Bar Suri es uno de los establecimientos en los que los migrantes varados en Belgrado se refugian del frío.
El Bar Suri es uno de los establecimientos en los que los migrantes varados en Belgrado se refugian del frío.
 Una de las asociaciones que está vigilando su situación en los Balcanes, Moving Europe, emitió un informe en el que denuncia que la “pasividad del Gobierno serbio” deja a estas personas a expensas de las donaciones y la caridad de las organizaciones.

No ajeno a toda la retahíla de medidas europeas, durante las semanas en las que las fronteras estuvieron abiertas para los demandantes de asilo, Annas intentó continuar en dos ocasiones la ruta de refugiados por la vía oficial, cruzando la frontera con Croacia. “En el primer intento me cazó uno de los traductores contratados por el Gobierno para analizar si tengo acento de las zonas de las que provienen los demandantes de asilo. Y en el segundo conseguí pasar desapercibido pero me delató uno de los refugiados que iba detrás de mi”, cuenta.

Asegura que tiene amigos que han sido detenidos en Hungría tras cruzar la frontera y otros que lo han conseguido: “Me da envidia ver las fotos que publican en Facebook desde Francia o Bélgica. No quiero volver a Marruecos, es una cárcel”. Por eso, tras llevar varias semanas en Belgrado tiene claro que el próximo intento lo realizará a través de las mafias. “Si me pillan cruzando por Hungría de forma ilegal me cae un año de cárcel, pero ya me da lo mismo, me voy a arriesgar”.


Fuente:  http://ctxt.es/es/20160330/Politica/4948/Belgrado-Serbia-migrantes-magrebies-mafias-ruta-de-los-Balcanes-Europa-Europa-contra-s%C3%AD-misma.htm

"tiro, tire"




Una rosa en un rosal
gasta mucha fantasía:
viene el viento y la deshoja;
ya está la rosa perdida.

Por tu cariño, morena,
sabes me estoy muriendo,
y, en vez de causarte pena,
de mi amor te estás riendo...
Nadie te querrá en el mundo
como yo te estoy queriendo.

martes, 29 de marzo de 2016

Ministro de economía alemán carga contra Arabia Saudí por considerar que es la “raíz de ISIS”



Sigmar Gabriel
El adjunto al Primer Ministro alemán ministro de Economía Sigmar Gabriel, ha declarado hoy que Arabia Saudí está apoyando a grupos terroristas en todo el mundo. En una entrevista al diario Bild ha avisado que “hay que explicar a los saudíes que la política de mirar hacia otro lado ha terminado; apoyan y financian mezquitas wahabíes en todo el mundo”, añadió.

El ministro ha reclamado que se llevan “acciones decisivas” para poner fin a estos centros de extremismo en Alemania. “La ideología del ISIS deriva del wahabismo; no necesitamos esto en Alemania. Estas mezquitas con respaldo saudí deben ser cerradas “, dijo Gabriel, reiterando al mismo tiempo que los ciudadanos alemanes no tienen ningún problema en absoluto con las actividades de los centros islámicos y mezquitas en general.

En la misma línea se manifestaba Thomas Aubermann, presidente del comité parlamentario del partido socialdemócrata alemán: “Hay que controlar cuidadosamente las actividades de Arabia en su inversión en las mezquitas y la difusión de creencias wahabíes. El wahabismo es una fuente ideológica para ISIS y está implicado en el fortalecimiento de las actitudes extremistas “.

En diciembre de 2015, el servicio de inteligencia exterior de Alemania (BND) ha publicado un informe señalando Arabia Saudí como principal fuente de inestabilidad regional.



Fuente:  http://www.yometiroalmonte.es/2016/03/29/ministro-economia-aleman-carga-arabia-saudi-considerar-raiz-isis/

Grave aumento del número mujeres y niñas palestinas encarceladas en Israel

El último informe de la organización palestina Addameer denuncia tanto el aumento como las condiciones de detención de palestinas por parte de Israel.

Mujeres palestinas en Ramala. / ÁLVARO MINGUITO
 Más de 10.000 mujeres y niñas palestinas han sido arrestadas en centros de detención y cárceles por las Fuerzas de Ocupación Israelíes (FOI) desde 1967.

En 2015, las FOI detuvieron al menos a 106 mujeres y niñas, un 70% más respecto al año 2013, un 60% respecto a 2014, según un informe publicado por Addameer, institución civil palestina que trabaja dando apoyo a los presos políticos palestinos en las cárceles israelíes.

El aumento de los levantamientos populares en Palestina ante la impunidad de los crímenes cometidos por los colonos y el asalto de las fuerzas israelíes a la mezquita de Al-Aqsa en octubre de 2015 han obtenido como respuesta detenciones en masapor parte de las FOI, que han afectado de forma indiscriminada a mujeres y niñas. Addameer denuncia que hay unas 60 mujeres presas y 13 niñas detenidas.

Además, hay tres mujeres bajo detención administrativa: Isrá Ham­­dan, Joreen Qadeh y Asma Qadah. Este tipo de detención es un proce­dimiento que permite al Ejér­cito israelí tener presos de forma indefinida bajo información secreta, sin que hayan sido juzgados. Es una medida utilizada de forma casi exclusiva en los Territorios Palestinos Ocu­pa­dos (TPO): la Franja de Gaza, Cis­jor­dania y Jerusalén Este. Este tipo de detenciones vienen sucediéndose desde el inicio de la ocupación israelí en 1967. Sin embargo, también se daba antes de 1948, bajo el mandato británico.

Cárceles israelíes
Las mujeres palestinas son llevadas a las prisiones de Hasharon y Da­mon, fuera del territorio ocupado en 1967, lo que viola el artículo 76 de la Cuarta Convención de Gine­bra, según el cual una potencia ocupante debe mantener a los residentes detenidos en el interior de las cárceles de territorio ocupado.

En la actualidad, la prisión de Neve Terza en Ramleh es la única cárcel especializada en territorio israelí. En esta institución existe una sección especial en la que se encuentran las “prisioneras de seguridad”, presas políticas palestinas que sufren abuso verbal y físico por parte de las presas comunes israelíes.

Addameer denuncia que otras mujeres palestinas se encuentran en prisiones que datan del Mandato Británico (1922-1948), sin la infraestructura correcta ni las condiciones necesarias para las necesidades de las presas.

El informe denuncia que las presas palestinas se enfrentan a días e incluso meses de interrogatorios, sufren torturas, maltratos, situaciones de estrés, gritos, insultos e incluso acoso sexual.

Son sometidas a aislamientos prolongados, uso excesivo de esposas y vendas con las que se les tapa los ojos, privación del sueño, carencia de alimento y agua durante largos periodos de tiempo, no se les permite acudir al servicio y se les priva del aseo personal. Un estudio realizado por esta misma organización en septiembre de 2008 reveló que un 38% de las prisioneras palestinas sufren enfermedades tratables que no reciben tratamiento.

Las mujeres palestinas embarazadas no escapan de las detenciones en masa. Addameer documentó entre 2003 y 2008 cuatro casos de mujeres que dieron a luz en las cárceles israelíes. Mujeres que son encadenadas a sus camas hasta que entran en la sala de partos y pocas horas después de dar a luz son encadenadas de nuevo.

Presas políticas palestinas han denunciado casos de tortura sexual. A las mujeres palestinas se les obliga a quitarse la ropa. Con frecuencia son sometidas a registros corporales intrusivos, y las que se niegan a cumplir con estas prácticas son enviadas a celdas de aislamiento.

El artículo 12 de la Convención para poner fin a toda discriminación contra las mujeres (CEDAW), ratificada por Israel el 3 de octubre de 1981, establece que “los Estados parte garantizarán servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el periodo posterior al parto, proporcionando servicios gratuitos y la nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia”.

Y recoge en su artículo 7 que “nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Por otra parte, el artículo 3 de la Cuarta Con­vención de Ginebra prohíbe “los atentados contra la dignidad personal, los tratos humillantes y degradantes”.

Addameer destapa la persecución política que sufren las activistas palestinas que trabajan en cuestiones de derechos humanos, mujeres que proporcionan apoyo a los presos y presas en la cárcel de ocupación.
Esta práctica está en contra de las garantías previstas en la Declara­ción de la ONU sobre defensores de derechos humanos emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1998, que reconoce el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la mejora de los conocimientos sobre el tema a nivel nacional e internacional. Algunas de las activistas políticas apresadas son Shirin Tarek Issawi, Bushra Jamal Al-Tawil y Muna Hussein Ka’adan.

El régimen de aislamiento
El aislamiento es una medida puesta en práctica en las penitenciarías israelíes desde 1967. Según Adda­meer, en este tipo de encarcelamiento las presas palestinas muestran síntomas de ira, estrés, aburrimiento, pérdida del sentido de la realidad, dificultades de concentración y alucinaciones.

En el año 2008 se publicó Los sonidos del silencio: el aislamiento y confinamiento aislado de los palestinos detenidos, un estudio que resulta del trabajo entre esta organización y Médicos por los Derechos Humanos. La investigación muestra que “el aislamiento causa daños mentales y físicos, tanto en reclusos mentalmente sanos como en los que tienen antecedentes de enfermedades mentales”.

El estudio revela que el aislamiento es aplicado a los presos palestinos como medida coercitiva y disciplinaria. Además, se trata de una práctica que se aplica incluso antes de que sean condenados.

El 15 de julio de 2015, Rawan Abu Ziyada, una joven de 23 años de edad y natural de Ramala, fue arrestada por un supuesto intento de apuñalamiento a un soldado israelí. La joven fue trasladada a la prisión de HaSharon a mediados de diciembre. Ziyada rechazó la citación de la Oficina de Inteligencia para el día 13 de enero del presente año.

Al día siguiente, se celebró una vista disciplinaria en la que se decidió poner a la joven bajo régimen de aislamiento durante una semana. Después fue privada de visitas durante dos meses.

Addameer denuncia que el encarcelamiento de palestinas es una medida aplicada por el Gobierno israelí para reprimir a las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad. Y recal­ca que la CEDAW marca que “la erra­dicación del apartheid, de todas las formas de racismo, de la discriminación racial, del colonialismo, del neocolonialismo, de la agresión, de la ocupación y dominación extranjera y de la interferencia en los asuntos internos de los Estados es esencial para lograr el pleno disfrute de los derechos de los hombres y las mujeres”.


lunes, 28 de marzo de 2016

El cabello de Sally


Fotografía: j fletcher (CC).
El cabello es una diferenciación de la piel formada por una fibra de queratina y constituida por una raíz, hundida en la dermis, y un tallo. El análisis científico de un cabello o un pelo permite saber a qué especie pertenece y de qué región corporal se ha desprendido. Los cabellos tienen una fase de crecimiento (anágena) y una fase quiescente (telógena), dos etapas que se pueden distinguir al microscopio y que se separan por una fase intermedia llamada catágena. Durante la fase anágena, el cabello crece activamente y las células del folículo piloso depositan nuevos materiales, queratina fundamentalmente, que van formando un tallo cada vez más largo. En la fase telógena, los cabellos solo están anclados por la raíz y las células germinales que están por debajo de ella darán lugar a la próxima generación de un cabello anágeno. En esta fase de reposo, los cabellos se caen de forma habitual y son los que forman la mayor parte de las evidencias cuando un cabello llega a un tribunal de justicia. El recambio del cabello ocurre con un patrón en mosaico, una distribución al azar sin que se produzca un patrón estacional o la formación de una onda de sustitución. La vida media de un cabello o, mejor, el periodo medio de crecimiento es de unos mil días y la fase de estado quiescente de unos cien días. Por lo tanto, en un momento determinado, de los entre cien mil y ciento cincuenta mil cabellos que hay en el cuero cabelludo aproximadamente un 10% estarán en la fase telógena y bastará una mínima tracción, por ejemplo al peinarnos, para que bastantes se desprendan del folículo durmiente y se produzca la caída del cabello.

El análisis forense del cabello se utiliza porque debido a esa fácil separación pueden transferirse de una persona a otra durante un contacto violento tal como una pelea, un homicidio o una violación y, también, porque a menudo permiten asociar un sospechoso a la escena del crimen por ese rastro capilar que vamos dejando por todas partes. Las identificaciones de personas se hacen normalmente basándose en el color, el grosor y la curvatura del cabello pues contienen normalmente muy poco ADN, e incluso eso ha sido suficiente para relacionar a numerosos sospechosos con el lugar de un delito. Sin embargo, esas evidencias no siempre son sólidas y una reevaluación de casos archivados ha permitido comprobar que los peritos dieron un respaldo supuestamente científico a algunas evidencias en los tribunales que no deberían haberse producido: distintas personas fueron condenadas basándose en una muestra de cabello y luego se comprobó que eran inocentes.

En octubre de 2000, dos cazadores de patos encontraron una bolsa de plástico cerca del Gran Lago Salado, el enorme lago salino situado cerca de Salt Lake City (Utah). Dentro de la bolsa había un calcetín blanco, una camiseta extragrande, unos pocos huesos y una calavera humana con unos cabellos rubios todavía pegados. Esos cabellos, tan largos que le tenían que llegar cerca de la cintura, son los protagonistas de esta historia. La policía no pudo identificar a la víctima, no había ninguna denuncia de persona desaparecida que encajara en su descripción y le apodaron «Saltair Sally», por el nombre de un establecimiento cercano a donde aparecieron los restos. Sin más evidencias que esos pocos huesos, los forenses determinaron que medía entre 1,52 y 1,60 metros y que pesaba entre 36 y 45 kilos. Buscaron en las bases de datos de personas desaparecidas, revisaron los registros dentales, pues los odontólogos guardan copias de las intervenciones realizadas y las radiografías e hicieron retratos robot reconstruidos a partir del cráneo, pero nada dio resultado. La mujer siguió siendo identificada como Saltair Sally o Jane Doe, la nomenclatura habitual de una mujer desconocida, y el caso fue finalmente archivado.
 
Great Salt Lake. Fotografía: Jared eberhardt (CC).
 En 2007, la policía recibió información de una nueva técnica forense, la espectrometría de masas para la proporción de isótopos estables o SIRMS, revisaron los casos en que podría ser útil, dieron una oportunidad a los restos de Sally y realizaron un análisis de aquellos cabellos encontrados en la bolsa. El objetivo ya no era unir como vemos a menudo en la televisión a un sospechoso al lugar del crimen, sino saber más sobre la víctima. La queratina, el principal componente del cabello humano, es una proteína que contiene los veintiún aminoácidos existentes pero sus proporciones exactas dependen de la bioquímica del organismo y varían de persona a persona. Hidrolizando la queratina y analizando las cantidades de cada aminoácido se consiguen unas medidas que comparadas con una base de datos dan pistas sobre el sexo, la edad, el índice de masa corporal y la región de origen de la persona propietaria de esos cabellos. No es una descripción exacta sino un conjunto de probabilidades que permiten, con prudencia, restringir y afinar la búsqueda. 

A su vez, y esta era la gran novedad científica, cada molécula del cuerpo está hecha de diferentes elementos químicos y, por poner un ejemplo, todos sabemos que una molécula de agua es H2O porque contiene dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Unos cuantos de esos elementos químicos son en realidad una mezcla de isótopos estables (los isótopos son átomos del mismo elemento que difieren en el número de neutrones). Por ejemplo, el oxígeno, uno de los constituyentes más abundantes de los seres vivos, es en un 99,8 % isótopo-16, 16O, cuyo núcleo contiene 8 protones y 8 neutrones. El 0,2 % restante es casi todo oxígeno-18, 18O, que tiene 8 protones y 10 neutrones en su núcleo, y hay también unas mínimas trazas de oxígeno-17, 17O, con los 8 protones y 9 neutrones. En la costa oeste de los Estados Unidos, como en la costa oeste de la península ibérica, las nubes cargadas de agua se desplazan desde el océano hacia el interior del continente. Las gotas de agua con la mayor concentración de oxígeno-18 pesan más y por lo tanto son las primeras en caer mientras que las nubes que avanzan hacia el interior tienen agua más ligera, donde la proporción 18O/16O es menor. Puesto que la mayoría de la gente bebe agua del grifo, que a su vez proviene del agua de lluvia, estudiando el oxígeno de sus moléculas podemos saber más o menos dónde vivía esa persona, dependiendo de si bebía agua más ligera o más pesada. Como cada cabello es un registro cronológico, va creciendo un poco cada día, estudiando cada milímetro por separado podemos ver si esa persona vivía en el mismo sitio o se había mudado en distintas ocasiones de la costa al interior lo que podría ayudar a su identificación. Así fue en el caso de Saltair Sally. El análisis de sus cabellos por una compañía llamada Isoforensics mostró una proporción de isótopos que en unas partes encajaban con donde se había encontrado sus restos, la zona de Salt Lake City, pero otros segmentos del cabello indicaban que había bebido agua de la región del noroeste de la costa del Pacífico, en concreto Idaho, Oregón o Washington, tres estados que están a varias horas de avión de donde se encontraron sus restos. Los investigadores pensaron que en los últimos años de su vida, los que correspondían a la longitud de sus cabellos, Sally había viajado varias veces entre Utah y la costa, por lo que pensaron que podría proceder de allí y que aquella joven habría ido a Salt Lake City a trabajar o a estudiar y allí fue donde su destino se cruzó con el de su asesino. La policía exploró entonces los casos de personas desaparecidas en esos otros estados y finalmente tuvo éxito.

El 7 de agosto de 2012 la policía anunció que había identificado a Saltair Sally. Su aspecto real no se parecía en nada al retrato robot y su altura y peso tampoco se correspondían con las estimaciones hechas por los peritos forenses. La antropología forense no es una ciencia exacta. Su nombre era Nikole Bakoles, era del estado de Washington, precisamente en el noroeste del Pacífico y se había trasladado a Utah en 1998, dos años antes de su asesinato. Como sugería el análisis espectroscópico en los años antes de su fallecimiento había viajado repetidas veces a su casa a visitar a su familia, volviendo después a Salt Lake City. Había tenido una niña y había perdido poco después su custodia, alejándose también de su familia, con los que perdió el contacto. Los padres, tras pasar años y años sin saber de ella, habían puesto una denuncia por desaparición tres años después de que aparecieran sus restos pero la policía de Washington no había pasado esa información a la policía de Utah. Finalmente, al pedir los datos de los estados costeros y encajar el período de la desaparición y la descripción de la persona desaparecida, los investigadores hicieron una comparación entre el ADN de los restos y el de su madre, confirmando la identificación. Ahora solo falta que se encuentre a su asesino, algo que aún no se ha producido, pero es sugerente pensar que nuestros cabellos, y también otras partes de nuestro cuerpo que se renuevan constantemente, guardan un diario de nuestra vida, un recuerdo de quien un día fuimos. 


Virginia Woolf, un suicidio melancólico


 image

Los bolsillos del abrigo de la pequeña Virginia Woolf ya pesaban demasiado desde que su madre se marchó sin despedirse un mayo cualquiera. Allí, a finales del XIX, se inicia una cadena depresiva de cuyo último eslabón se cumplen hoy 75 años. Virginia había decidido acompañar a su madre, pero atrás quedó su obra, magnífica, y el reflejo de una mujer luchadora, capaz de tirar las puertas que el destino se había empeñado en cerrarle.

Tiró abajo la puerta de un recinto literario que no aceptaba a la mujer sin protesta y escándalo, eligiendo para ello ese elegante círculo llamado Bloomsbury; tiró también la puerta del idioma anglosajón, un código muy poco propenso al cambio, renovándolo y enriqueciéndolo; derribó, incluso, la puerta de la sociedad británica, imponiendo su doctrina en asuntos tan hondos como el feminismo o el antisemitismo.

Siglo y medio después, con la comodidad que nos brinda el hecho de haber encontrado parte de ese mundo sin puertas, toca ser consciente de la verdadera trascendencia de Virginia. Pagó de un precio muy alto, sí. Porque el peso del abrigo ya era insoportable el día que Virginia derribó la última puerta: había entrado en el olimpo de la literatura británica para siempre.

LA JUVENTUD Y LA DEPRESIÓN
Ya hemos dicho que la muerte de su madre supone el primer revés para aquella Virginia que todavía no era Woolf. Sin embargo, ya demostraba que de aquella bipolaridad habrían de salir algunos de los párrafos más sublimes de principios de siglo XX. Para entonces ya había tenido tiempo de observar desde la barrera cómo la crema de la intelectualidad victoriana se paseaba por los salones de su casa en Kensington.

Todavía quedaban algunas cicatrices por ocultar antes de refugiarse en su creación literaria. En apenas diez años, Virginia pierde, además de a su madre, a su hermana y a su padre. Es en este punto cuando la idea del suicidio empieza a rondar por su privilegiada cabeza.

En 1904, la depresión ya había cogido la suficiente carrerilla como para arrojar el cuerpo de Virginia por la ventana de su casa en Londres. Salió indemne de aquel episodio, pero los médicos decidieron colgar de su extrañeza una etiqueta de la que ya nunca podría desprenderse. En ella podía leerse claramente su condición de enferma (aún no se había oído hablar del trastorno bipolar). Virginia, tan poco dada a aceptar etiquetas, quiso zanjar el asunto con unos cuantos gramos de Veronal. Este nuevo intento de suicidio tampoco podía evitar que aceptara el papel que se le había asignado dentro del panorama cultural británico.

El libro había acompañado a Virginia durante toda su vida, ejerciendo el papel de cómplice dentro de su atormentada cabeza. En aquella extensa biblioteca heredada de su padre, Virginia jugaba a ser feliz leyendo a La Fayette y a los clásicos ingleses, incluyendo a su queridísimo Shakespeare. Cuando su existencia empezaba a inclinarse, decidió que había llegado la hora de sacar lo que con tanto mimo había cuidado entre aquellas estanterías paternas. Pronto comprendió que habría de pagar un peaje por todo lo que la vida le había quitado. Para pagarlo, eligió imitar a todos aquellos genios que le habían acompañado durante años.
Por si fuera poco, su hermano Adrian le brindó la última llave que necesitaba para abrirse paso dentro de aquella nublada existencia. Se mudó al barrio de Bloomsbury junto a su hermana Vanessa y al propio Adrián, en lo que sería el germen de un movimiento filosófico y literario que abarcaría todo el período de entreguerras europeo. A su alrededor empiezan a pulular personajes como Bertrand Russell, más tarde ganador del Nobel de Literatura, Ludwig Wittgenstein o Leonard Woolf, con el que más tarde contraerá matrimonio.

Ahora Virginia contaba con armas suficientes.
  
OBRA Y FEMINISMO

Sus primeros textos aparecen en el suplemento literario de The Times. Por allí también desfilan T. S. Eliot o Henry James, entre otros. Su relación con la crítica no será fácil (aún hoy sigue sin serlo), por eso sus primeras obras apenas hacen ruido. Sin embargo, ya se aprecian en aquellos textos el influjo renovador de la pluma de Virginia. En una época en la que el género novela sufre un lavado de cara general, con Joyce o Proust como estandartes, Woolf empieza a destacar por su narrativa poética, su innovación lingüística y su capacidad para jugar con el tiempo y el espacio.

Su primer éxito llega con “La señora Dalloway”, cuando relata las peripecias de Clarissa Dalloway durante un día. No sólo en el tiempo de la novela se asemeja al Ulises. Como en “Al Faro”, los pensamientos se suceden sin hilo que los conduzca. Pero, sin lugar a dudas, su mejor novela es “Las olas”, donde seis personajes reflexionan alrededor de ciertas teorías filosóficas. La novedad aquí se basa en el estilo narrativo. Woolf ya no utiliza el soliloquio, tan de moda en la época, sino que se decanta por una especie de plegaria, como si el personaje recitara lo que le viene a la mente. Aquí encontramos la mejor cualidad de Virginia Woolf: esa capacidad para moverse con habilidad por un mundo imaginario entre la narrativa y la poesía. Tampoco debemos olvidarnos de sus cuentos y sus ensayos, justamente ponderados cuando la moda Woolf resurgió allá por la década de los setenta.

Pero, a veces, sus párrafos traspasan el mero interés literario. Virginia expuso algunas teorías feministas que servirían para marcar el camino de un movimiento social que se fortalecería años después. Estas teorías alcanzan su punto más alto en “Una habitación propia”, un ensayo que trata el tema de la mujer en la novela, defendiendo las capacidades de ésta a lo largo de la historia.

Ningún humano debería limitar su visión; si nos enfrentamos con el hecho, porque es un hecho, de que no tenemos ningún brazo al que aferrarnos, sino que estamos solas“.

Otro alegato feminista de notable calidad es “Tres guineas”. En 1935, Virginia recibió una carta en la que alguien le pedía que explicara por qué se posicionaba en contra de la guerra. La misiva le golpeó de tal manera que tardó tres años en contestar. Pero la respuesta muestra una profundidad tal que terminó editándose y convirtiéndose en este libro, un análisis de los papeles que el hombre y la mujer juegan en el terreno bélico. Para Virginia, la mujer puede evitar el conflicto si se le da la importancia que merece dentro de la cultura y la enseñanza de un país.

Hoy, esta postura parece fácil de adoptar, pero a Virginia le costó una cierta tirantez con crítica y público. Poco le importaba. Su entereza estaba por encima del éxito parcial.

LOS ÚLTIMOS DÍAS
Con las defensas contra la enfermedad destruídas, con un par de recientes fracasos literarios sobre sus hombros y con la Luftwaffe bombardeando media Europa, el tiempo de Virginia Woolf parece agotarse. Su epitafio ya está escrito, lo ha sacado de “Las olas”, una de sus obras maestras (“Contra ti me alzaré invicta e implacable, oh muerte”).

Unos días antes ya habían encontrado a Virginia empapada, probablemente al haber fracasado en su penúltimo intento de suicidio. Para entonces, ya confundía la realidad con la ficción sin elegir el lado amable de ambos planos. Aquella mañana del 28 de marzo de 1941, fría pero soleada, Virginia Woolf escribió dos cartas.

Una era para su hermana Vanessa.

No puedes imaginarte lo mucho que me ha gustado tu carta, pero siento que he ido demasiado lejos en esta ocasión para que pueda volver. Es lo mismo que la primera vez: todo el tiempo oigo voces, y sé que no puedo superar esto ahora. […] He luchado contra esto, pero ya no puedo más. Virginia.
La otra, para su marido Leonard Woolf.

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. […] No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. […] No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros. V.

Recorrió el camino que separaba su casa del río apoyada en su bastón, sintiendo el peso de las piedras en su abrigo. Era el mismo peso que llevaba 46 años amenazando su estabilidad. Le plantó cara al río Ouse pero el miedo y la desesperación terminaron por hundir su cuerpo en las profundidades de la enfermedad.
Unos críos encontraron el cadáver de Virginia flotando junto a la orilla del río.

Atrás quedaba una obra extensa y majestuosa, un digno recorrido a través de los dogmas del siglo XX y un nombre que quedará grabado para siempre como sinónimo de fuerza literaria y espiritual.

Virginia sabía que el precio que habría de pagar por derribar aquellos muros resultaría caro. Ella lo había definido mejor que nadie:

“No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.

 image


 Fuente: https://lavozdelarra.wordpress.com/author/lavozdelarra/

Tristes guerras



 
 
Tristes guerras
si no es amor la empresa

Tristes.Tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
 
Tristes. Tristes.

Tristes hombres 
si no mueren de amores.

Tristes. Tristes



Miguel  Hernández

Los dibujos eróticos del gran cineasta ruso Eisenstein

000000000 00 

 Sergéi Eisenstein, el cineasta que retrató como nadie la revolución rusa, recaló al sur del Río Bravo con la intención de rodar ¡Que viva México!, un grandioso proyecto que buscaba captar la esencia del país que había asombrado al mundo con su ardiente y caótica revolución.

De aquella estancia han  salido a la luz hace poco algunas facetas desconocidas del vanguardista ruso. Entre ellas, su fascinación por el sexo. Una obsesión en Eisenstein que plasmó en una sorprendente serie de dibujos eróticos que se exponen en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y que revelan un alma irreverente y llena de vida.

Eisenstein llegó a México marcado por un sonoro fracaso profesional en Estados Unidos, por los demonios del anticomunismo que ya bullía en Hollywood. El autor de El acorazado Potemkin quiso resarcirse en México con un nuevo rodaje. El proyecto pudo haberse convertido en una obra maestra, pero se quedó sin terminar. La incapacidad de Eisenstein de moderar su autoexigencia artística agotó la paciencia y los fondos de su patrocinador.

Las ilustraciones fueron elaboradas en su mayoría durante su estancia mexicana y descubren la naturaleza blasfema del autor. Monjes y santas, ángeles y profetas se ofrecen sin pudor en el caleidoscopio del sexo creado por Eisenstein, cuyos trazos se ven desbordados por la lascivia.

Los dioses caídos se entremezclan con citas a Verlaine y Rimbaud. Hay calaveras y marineros. Erotómano y místico, Eisenstein dibuja compulsivamente, muchas veces sobre las hojas del Hotel Imperial, donde estaba alojado, para derramar una imaginación que se sentía rechazada y sin hogar. A su muerte, las ilustraciones consideradas obscenas fueron ocultadas por su esposa en el domicilio de su productora. Pasarían décadas hasta que volvieran a la luz. Estas son algunas de ellas.
 
le-casting-10-1-1944 
eisenstein-sergei-1898-1948  
tumblr_n2qlbp6sqV1rkh6xoo1_r1_1280 
Picture-16 
Eisenstein_Page_6_Image_0003 
00 



Refugiados: una cuestión geopolítica más que humanitaria


En Idomeni. Fotografía: Gabriel Tizón

La pregunta lanzada por el profesor Sami Nair de  “¿Qué debe hacer la Unión Europea sobre la inmigración?”,  me sugiere algunas observaciones:
  1. La necesidad de distinguir entre el concepto de refugiado, que indica a las personas que huyen de la persecución política o de conflictos armados para salvar sus  vidas, y el de migración, inherente al ser humano, que señala el desplazamiento con el objetivo de mejorar el nivel de vida. Las miles de personas que están siendo devueltas por la Unión Europea (UE) a la zona de guerra o a países con regímenes dictatoriales (Siria, Turquía, Irak o Afganistán), pertenecen a la primera categoría, y los Estados que se declaran democráticos están obligados a protegerles por la Convención Internacional sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.
  2. En el término confuso de la “Unión Europea” habría que separar los gobiernos de los ciudadanos. Pues, ¿representa el actual gobierno de España a sus votantes si presentó un programa electoral y aplicó otro totalmente contrario?  O, la Comisión Europea, ¿defiende los intereses de, por ejemplo el pueblo griego, si con sus exigencias (a favor de la oligarquía financiera) destrozó literalmente la vida de miles de sus ciudadanos “europeos, blancos y cristianos”?
  3. Por otro lado, ¿Cómo unos gobiernos europeos, que han sido corresponsables, junto con EEUU, de la muerte de al menos millón y medio de personas en las recientes guerras contra Afganistán, Irak, Yemen, Siria, Libia, Sudán, Pakistán, Somalia, Mali, etc., y han desmontado allí la vida de al menos 100 millones de seres humanos y han provocado la huida de otros 25 millones de sus hogares, pueden tener siquiera voluntad de ayudar a sus víctimas? Pedir peras al olmo confundiría a los ciudadanos.
Del mismo modo que Europa no es la única responsable de la creación de la crisis de refugiados, tampoco debe caer sobre ella toda la carga de su solución, a menos que desde el eurocentrismo le asignemos a Europa la virtud de ser la máxima expresión de los Derechos Humanos. Este enfoque, además de estar muy lejos de la verdad, desdibuja el papel de otros implicados  –en el caso de los refugiados sirios, por ejemplo, el de Turquía y Arabia Saudí -,  en la huida de millones de personas de Asia y de África hacia donde puedEn. En Australia, por ejemplo, miles de refugiados están hacinados en los “Guantánamo del Pacífico”, apodo de los centros de detención de Papúa Nueva Guinea y la isla de Nauru. O en el campo de refugiados de Jordania, cientos de mujeres y niñas (incluidas de 2 o 3 años) han sido violadas.
Mientras Turquía acoge a cerca de 3 millones de huidos del infierno sirio, Jordania a 2,6 millones (un 40% de su población),  o Líbano a 1,4 millones, los 27 estados de la UE (salvo Alemania) hospedarán tan sólo a 160.000.
  1. Sin duda, la existencia de cerca de 60 millones de refugiados en el mundo, no se debe a los regímenes dictatoriales, a los que sólo se enfrentan activamente unos pocos militantes políticos e intelectuales progresistas, ni a los conflictos “civiles” o “religiosos”. Esta estremecedora cifra, cuya existencia ignoran muchos en Europa, es resultado directo o indirecto de las guerras de expolio de las principales potencias occidentales, de la farsa “guerra global contra el terror”  de la OTAN, o de su pantomima  de “llevar democracia” a los países estratégicos o propietarios de recursos naturales.  ¿Habría participado Francia en la agresión militar contra Libia, uno de los países más estables y prósperos de África, si éste país no fuera la primera reserva de petróleo de África y uno de los principales caudales del agua dulce del planeta?  Desde el 2011, miles de sus gentes, siguen huyendo de su tierra, desmembrada y herida, convirtiendo el Mediterráneo en el cementerio marítimo más grande del mundo, sin que por ello nadie haya sido llevado ante los tribunales por los crímenes contra la humanidad. Otro país europeo como Polonia, que participó con la OTAN en 2001 en el bombardeo y la ocupación de Afganistán (hechos que obviamente no tenían nada que ver con la guerra contra el terror), en una guerra que continua hasta hoy y ha provocado cerca de 700.000 muertos, unos 10 millones de desplazados y 8 millones de refugiados, no quiere dejar entrar ni un sólo refugiado.    
La conexión de todas estas guerras se ve reflejada en el personaje de Abdelhakim Belhadj, implicado en el negocio de refugiados, el terrorista yihadista colaborador de la CIA y MI6 que tras cumplir con su misión en Afganistán fue a Libia provocando caos y terror.  ¡Hasta tiene su foto colgada en la red con el senador John McCain!

Un padre y su hija en Idomeni. Fotografía: Gabriel Tizón
¿Soluciones?

El plan de EEUU para reconfigurar el mapa de Oriente Próximo y Norte de África, que empezó por Irak, trazando nuevas fronteras, incluye a  Siria,  por lo que una amplia intervención militar de EEUU y sus socios europeos y regionales en dicho país sólo provocará más muertos, y forzará a sus 18 millones de habitantes convertirse en nuevos refugiados. Esta “solución final” para Siria, sería seguida por una limpieza étnica de comunidades que “equivocadamente” se encuentran, quizás desde hace siglos, en la “autonomía” equivocada.

Evitar más guerras, más tragedias humanas, y reasentar a las víctimas de las guerras pasadas y actuales, es tarea de la ONU y requiere, además de la solidaridad individual, la participación activa de todos sus integrantes, compartir la responsabilidad, y dándole a este organismo, caído en desgracia y disfuncionalidad, un soplo de aire fresco y ánimo para que, a corto plazo, ponga en marcha un “Plan Marshal” para acabar con el drama de refugiados. Hoy más que nunca, es imprescindible formar una plataforma global contra las guerras y el militarismo.



Fuente : http://www.attac.es/2016/03/28/refugiados-una-cuestion-geopolitica-mas-que-humanitaria/

domingo, 27 de marzo de 2016

I'm Calling You


Aquelarre en la Universidad

La visita del médico. Luis Jiménez Aranda

 El abogado y bloguero alicantino denuncia la "infiltración" de la pseudociencia en la vida pública

No se anda con paños calientes y dice lo que piensa sin ambages. El abogado alicantino Fernando Frías, autodenominado escéptico (y friki), impartió el viernes una charla en Elche organizada por la Asociación para la Divulgación Científica de Elche (ADCElx) en la que, bajo el título Aquelarre en la universidad, bastante explícito por cierto, ha tratado de concienciar sobre «los numerosos casos» en los que las llamadas pseudociencias «se han colado» en organismos públicos, y en concreto, en las universidades. Un asunto de actualidad después de que la Universidad de Barcelona, la más prestigiosa de España, anunciara hace unas semanas que cancelaba su máster de homeopatía «por falta de base científica».

«Se trata de un sistema supuestamente terapéutico que se basa en dos ideas, que para curar una dolencia hay que producir síntomas parecidos y que cuanto más se diluya el remedio, más potente es». Así define Frías la cuestionada homeopatía, rama de la medicina alternativa creada hace más de dos siglos cuya efectividad no ha sido probada más allá del efecto placebo.

Además de la homeopatía, el también miembro de la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, enumera otras pseudociencias como las «sectas terapéuticas», «la piramidología, o incluso «el absorcismo», como supuestas terapias que se han impartido en cursos universitarios, en colegios médicos y farmacéuticos. Desde su blog La lista de la vergüenza, asociado a Naukas, una de las mayores plataformas online de divulgación científica en español, Frías da cuenta de las titulaciones pseudocientíficas que imparten «muchas» universidades españolas. En este espacio ya denunciaba en 2010 que la Universidad de Barcelona estaba impartiendo un máster de homeopatía y, una vez que lo han retirado, sigue manifestando que esta institución académica, junto con la Autónoma de Barcelona «y con la bendición de los Colegios oficiales de Médicos y Enfermería», imparte su doble máster en medicina naturista y enfermería naturista, que también podría cancelarse de cara al año próximo, avanza, ya que de momento no están ofreciendo una nueva edición.

Estas últimas noticias, unida a otra también reciente de que el Colegio de Médicos de Barcelona ha decidido suprimir los cursos de homeopatía (pero mantienen la sección de colegiados homeópatas) «por no existir evidencia clínica», no son motivo suficiente para que Fernando Frías piense que la homeopatía tiene los días contados en nuestra sociedad. «No podemos decir que estamos ante el principio del fin, porque con 200 años de antigüedad sería mucho pedir, pero sí que nos encontramos ante un importante retroceso desde el punto de vista de los consumidores que empiezan a darse cuenta de que la homeopatía no hace nada», declara.

A su juicio, que la homeopatía tenga tanta presencia en la sociedad se debe a la «potente industria que hay detrás». Sólo así se explica que la directiva europea sobre medicamentos dictaminara por un lado que «se deben aportar pruebas de eficacia y evidencias de que el producto es eficaz y seguro para los consumidores», pero por otro se estableciera una excepción con la homeopatía «por las presiones de países como Francia o Bélgica donde tienen una importante industria que mueve mucho dinero».

Fernando Frías dio una charla el viernes titula 'Aquelarre en la universidad. M. L.
 Entonces, ¿por qué se pueden vender productos homeopáticos en las farmacias?, nos preguntamos. «Porque el ministerio de Sanidad hace la vista gorda sobre su comercialización», responde. «Hace un par de años se elaboró un borrador en el que el propio ministerio desconocía cuántos productos de una determinada categoría hay en el mercado, lo cual nos hace pensar que tampoco saben si son seguros o no», añade. «Aunque la mayoría de las veces son productos con concentraciones nulas o bajas, por lo que no suponen peligro», concreta este «activista» contrario a la pseudociencia.

El mayor peligro, prosigue Fernando Frías, se produce cuando se sustituye el medicamento «por esta clase de remedios», y cita como ejemplo el caso de Girona donde la policía halló el cuerpo sin vida de un niño en un domicilio cuyos padres habían estado tratando su asma con homeopatía.

Así con todo, el abogado alicantino entiende que el consumo de la homeopatía «muchas veces» obedece a situaciones de «desesperación, con creencias muy arraigadas». Más allá de sus similitudes con la religión, «que las tiene», este bloguero afirma que seguirá «al menos intentado implantar la idea de que hay que cuestionarse las creencias».



Fuente:  http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/03/27/56f7a11c46163fd1308b4614.html

sábado, 26 de marzo de 2016

Allí estaban...



Fotografía:David Galstyan

Allí estaban corazón con corazón. "Mira allá",
susurró él, "deja de mirar las flores y mira el mar,
porque las flores de espuma perduran cuando las rosas se marchitan,
y los hombres que aman deprisa pueden morir, ¿pero nosotros?"
Y el mismo viento cantaba y las mismas olas rompían,
y antes de que el mismo jardín dejara caer sus últimos pétalos
sobre los labios que habían susurrado, y los ojos que se habían ilu-
      minado,
el amor había muerto.


A.C. Swinburne

Chinguetti, una joya literaria engullida por el Sáhara

 Chinguetti, una joya literaria engullida por el Sáhara

Chinguetti es una foto en blanco y negro paralizada en el tiempo, un pueblo prácticamente engullido por las arenas del desierto del Sahara. Ante esta estampa, poco hace presagiar que en otra época fue una próspera ciudad medieval, centro de estudios tales como medicina, astronomía, ciencia o filosofía del África Occidental.

Este rincón de Mauritania, en el pasado ciudad académica, conserva entre sus huesos restos de un pasado dedicado a los libros. Los volúmenes más preciados son traspasados de generación en generación, por eso es sorprendente que a pesar de su estado ruinoso se conserven ejemplares de gran antigüedad.

Detrás de sus paredes de arena descansan más de 6.000 libros – algunos del siglo IX – repartidos en las 10 bibliotecas que quedan en el casco viejo del pueblo.

bibliotecas del desierto del Sáhara
Olivier Blaise
 Chinguetti es un museo al aire libre que hipnotiza a cualquier visitante. Casas abandonadas conviven con otras  más modernas que sirven de almacenamiento de libros. La biblioteca más rica pertenece a la familia Mohammed Habbot – cuenta con 1.600 ejemplares – y es conocida por ser una de las colecciones más antiguas del Islam.

Además, el pueblo se enfrenta a las inclemencias meteorológicas propias del cambio climático: constantes tormentas de arena, inundaciones estacionales y aumento de la desertificación. Un conjunto de elementos son altamente nocivos para la conversación de los libros de incalculable valor.
Por suerte, la UNESCO ha reconocido a Chinguetti como Patrimonio de la Humanidad, reconociendo el peligro de extinción que se cierne sobre la ciudad. Esperemos que se conserve así, lejana e inexpugnable, por muchos siglos más.

bibliotecas en mitad del Sáhara
Jason Finch



viernes, 25 de marzo de 2016

Minima Moralia


Refugiada en Idomeni. Fotografía: Gabriel Tizón

La verdad no está, en modo alguno, en la convicción íntima. En Minima Moralia, Adorno se refiere al ejemplo de una esposa que, mientras sostiene el abrigo de su marido, sonríe irónicamente a los que la rodean, y dice "Dejadle al pobre que piense que le estoy sirviendo, dejadle que tenga sus pequeñas alegrías, pero la que manda soy yo." ¿No es ésta la estrategia femenina fundamental, la de fingir una subjetivación sumisa? Pero ¿y si la verdad es justamente lo contrario? ¿Y si la distancia irónica de la mujer resulta ser falsa? ¿Y si la dominación patriarcal ya tiene en cuenta esta distancia, y no sólo la tolera sino que incluso la solicita como forma de subjetivación del sujeto femenino? Son muchos los académicos occidentales que abrazan algún ritual humanitario (ayudar a educar a los niños pobres, etcétera) como prueba de que, en los más profundo de su ser, no son sólo unos cínicos movidos sólo por su carrera profesional, sino seres humanos que tratan de ayudar a los otros sincera y desprendidamente. No obstante, hay que repetirlo, ¿y si esta actividad humanitaria es un fetiche, una falsa distancia que les permite continuar en sus luchas de poder y sus ambiciones con la clara conciencia de que en realidad no son "eso", de que su corazón está "en otra parte"? En otras palabras, cuando un cínico académico occidental explica que sus actividades humanitarias se desarrollan en otro lugar, no hay más que contestar sencillamente que ese "en otra parte" carece en absoluto de importancia para lo que se ventila aquí: su actividad no queda "redimida" de ninguna manera por ese "en otra parte", de la misma forma que, loable como es en sí misma, la actividad caritativa de Bill Gates, gigantesca en sus proporciones, no redime en modo alguno sus actividades económicas. De manera más general, la caridad es, en la actualidad, una parte del juego, en tanto que máscara humanitaria que oculta la explotación económica subyacente: en un chantaje del superyó de proporciones gigantescas, los países desarrollados están "ayudando"constantemente a los subdesarrollados ( con auxilios, créditos, etcétera), evitando así la cuestión medular, su complicidad en, y su responsabilidad por, la situación miserable de los subdesarrollados.


Slavoj Zizek

La marcha de la bronca

 marcha 3

El camión que lleva a las Madres de Plaza de Mayo avanza por la avenida rumbo a la plaza. Antes de llegar a la esquina de Perú, un nene de cuatro años con una remera que dice “Las Malvinas son argentinas” se sube sobre los hombros del papá y las saluda. Hebe de Bonafini hace la v y la gente que marcha para conmemorar los 40 años del golpe cívico militar aplaude. De a poco aumenta el volumen del canto que marcó toda la caminata desde el Congreso: el “vamos a volver” que se oye en cada cuadra, entre el “Presente, ahora y siempre” y los nombres de los 30 mil desaparecidos. 
 
Más de 250 mil personas desbordaron la Plaza de Mayo. Eran los organismos de Derechos Humanos, partidos políticos, movimientos sociales, sindicatos, centros de estudiantes, compañías de teatro y danza y muchísimos manifestantes sueltos. Esta no era una marcha más. El aniversario de número redondo y la nostalgia de la última década se escuchaban en los diálogos de los manifestantes. Qué loco cuarenta años, no puedo creer que pasó tanto tiempo, qué lástima que en la Casa Rosada ya no está Cristina, yo no había nacido pero hoy estoy acá, los 30 mil están en la plaza, se siente. Las multitudes hablan, caóticas, y se dejan escuchar mientras se mueven. 

Pero más allá de la conmemoración por los 40 años y la tristeza por lo perdido en las últimas elecciones, los que fueron a la plaza cargaban con las noticias de los primeros cien días de gobierno.

En los carteles y banderas se repetía el rechazo a la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama y al gobierno de Mauricio Macri, fortalecido después de conseguir el apoyo del Congreso para pagarle a los fondos buitres. Los buitres de goma y lana, enormes marionetas que se mezclaban con la gente, agitaban las alas a lo largo de la Avenida de Mayo. Y luego, esa escena simbólica se plasmó en el discurso de los organismos, leído poco después de las 17:  “los miles de despidos, la persecución a la militancia, los planes sociales desarmados, las leyes del Congreso en contra del pueblo y la represión, son algunos de los hechos de los primeros 100 días de gobierno que nos convocan a defender la democracia”, leyó Estela de Carloto, la presidenta de Abuelas. 

Laura es médica, trabaja en el Hospital Fernández y siempre participa de las marchas. “No podía no venir. Es una oportunidad para mostrar una correlación de fuerzas, una forma de medir cuánto somos capaces de convocar después del cambio de gobierno”. La acompaña Verónica, una psicóloga que trabaja en la UBA y atiende su propio consultorio. “No esperaba que la política de Macri fuera tan brutal en relación a los Derechos Humanos. Tenemos que preguntarnos cómo seguir, salir a la calle no es la única forma”, dice. 
Mientras se ponen protector solar -a esa hora todavía parecía una tarde de verano- cuentan a Cosecha Roja que estuvieron el 9 de diciembre en la despedida de Cristina Fernández de Kirchner y en la marcha contra la censura  a Víctor Hugo Morales. 

El periodista y relator fue una de las estrellas de la marcha. Vendió ejemplares del especial de Tiempo Argentino que prepararon los trabajadores (hace cuatro meses que no les pagan los sueldos), charló con el público, se sacó fotos y firmó autógrafos en la esquina de Diagonal Norte y Florida. Lo rodeaban y aplaudían decenas de personas.

Alrededor de las tres, mientras Avenida de Mayo se poblaba y el sol pegaba de lleno, Diagonal Norte era el escenario para las performances de los artistas. Una compañía de mujeres vestidas de blanco bailaba afro al ritmo de los tambores y movía energías entre el público con un apretón de manos y cabezas. Un grupo vestido de rojo reclamaba justicia por las víctimas de trata, las “desaparecidas de la democracia”. Entre los carteles que llevaban en la espalda se veía la cara de Marita Verón. Una cuadra más atrás quince mujeres y varones vestidos de negro caminaban en círculo con paraguas, simulando las rondas de las Madres y Abuelas de la plaza.

A las cinco de la tarde la plaza estaba llena. Apenas se podía avanzar por los costados, a paso de hombre, donde no estaba vallado ni había vendedores ambulantes de vinchas, choripanes y remeras. La locutora pedía por altoparlante que dejaran espacio para que terminaran de llegar los organismos de Derechos Humanos al escenario. Estela de Carlotto, Taty Almeida, Carlos Pisoni, Amy Rice, Lita Boitano, Claudio Morresi, Haydee Gastelu y Manuel Goncalvez leyeron el discurso: “Hoy estamos en esta Plaza con el miedo nuevamente entre nosotros. Porque semanas atrás fue baleado un local partidario y dos militantes fueron heridas; porque semanas antes Gendarmería tiró con balas de goma contra una murga, mayoritariamente integrada por niños y niñas; y porque Milagro Sala es una presa política de este Gobierno, al que le molesta la militancia”.

No todos pudieron llegar a la plaza. Natalia caminó con su hijo de tres años a upa bien arriba de la vereda, donde la multitud dejaba espacio para respirar. El nene iba abrazado a la mamá cual oso panda. Ella va siempre a la marcha y esta fue la cuarta vez que trajo a los chicos. “Repudio la visita de Obama. Me parece importante que nos juntemos especialmente este año para manifestarnos contra el gobierno, que está violando los Derechos Humanos”, dijo a Cosecha Roja

Por la mañana Macri y Obama visitaron el Parque de la Memoria. En su discurso, el presidente no habló de terrorismo de Estado ni de genocidio: “Hoy se cumplen 40 años del golpe militar que consolidó la época más oscura de nuestra historia. Y, como lo propuse el 1 de marzo en el Congreso, hoy es una oportunidad para que todos los argentinos gritemos juntos ‘Nunca más a la violencia política e institucional’, dijo. La declaración cayó mal entre los líderes de los organismos. 

– ¿En qué canal pasan esto? -preguntó una mujer con anteojos de sol. 

– En C5N, seguro.
 marcha 1

Un grupo de cuatro señoras sentadas en las mesas de la confitería London, sobre Avenida de Mayo, tomaban el té. Todas tenían cámaras de fotos colgando de sus cuellos, como viajeros japoneses en un museo. Delante de ellas, cientos de personas se apretujaban para pasar rumbo a la Plaza de Mayo y en sentido contrario intentando no tirar los vasos de jugo de naranja y los platos con masitas. Los mozos miraban desde adentro, donde algunos turistas terminaban de almorzar.

La multitud ya se extendía hasta el Congreso y doblaba durante diez cuadras por la 9 de Julio. Rita de 63 años encabezaba una columna bajo la bandera de “sobrevivientes de la dictadura”, justo detrás de los trabajadores desaparecidos del Hospital Posadas y delante de los gremios docentes. Su esposo Carlos Magariños desapareció en Cipoletti en 1978. Desde que se lo llevaron, ella empezó a militar por los Derechos Humanos y hasta se reunió con el entonces ministro del Interior, Albano Harguindeguy. Cada 24 de marzo llega a la marcha con un cartel en el que exhibe la foto del día en que se casó con Carlos en una capilla de Bahía Blanca. Él tenía 22, ella 21 y de luna de miel viajaron a Buenos Aires. 

Casi llegando a la calle Moreno marchaba Adriana Cristina Lizaso. En la mano, entre las banderas de La Cámpora y la JP, sostenía el mismo cartel  de cada 24. Ella es sobreviviente de una familia diezmada por las dictaduras, en plural. El marido, el padre y los cuñados desaparecieron entre 1976 y 1977 y al cuñado mayor lo fusilaron en la masacre de José León Suárez el 16 de junio de 1956. Es un de los personajes de Operación Masacre. “El gobierno de Macri se ha valido de los grupos económicos y de los medios de comunicación para llegar al poder. Por eso es importantísimo venir hoy, para que sepan que no somos los choriplaneros y que ellos no nos representan”. 

La columna de La Cámpora, una de las más largas junto con la de Patria Grande,  Nuevo Encuentro y el Movimiento Evita, fue de las últimas en llegar, detrás de las murgas, los gremios y las agrupaciones estudiantiles. Los hijos de desaparecidos entraron abriéndose paso en la multitud. La locutora convenció a la masa para que hicieran un camino entre los 250 mil que desbordaban hacia cada una de las calles laterales. Dos pibes se habían trepado a la pirámide de mayo, uno con una bandera argentina gigantesca, otro con una pequeña bandera amarilla de un sindicato. Desde allí escucharon el largo y duro discurso de los organismos, y agitaron los trapos en los tramos más críticos con el gobierno de Macri. “Macri, basura, vos sos la dictadura”, tronaba la plaza llena. Y otra vez, el “vamos a volver”, que le dio pie a Taty Almeyda para cerrar el acto con una confesión llena de optimismo: “no digo que vamos a volver… porque creo que nunca nos fuimos”. 
 
Diego Fernando Botto, hecho desaparecer el 21/03/1977, él y 30000 compañeros desaparecidos PRESENTES.





Fuente:  http://cosecharoja.org/la-marcha-de-la-bronca/

Netanyahu declara la guerra total contra Rompiendo el Silencio

La presión nacionalista es cada vez mayor en Israel, donde en los últimos días se ha puesto en marcha una nueva fase de la campaña contra las organizaciones no gubernamentales de izquierdas que denuncian la ocupación militar. Ahora es la cúpula del gobierno la que ha tomado las riendas para deslegitimar a Rompiendo el Silencio.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.- REUTERS
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.- REUTERS
La cúpula del gobierno israelí, con el primer ministro Benjamín Netanyahu a la cabeza, está arreciando las críticas contra la ONG Rompiendo el Silencio, integrada por soldados en la reserva que denuncian los excesos que comete el ejército en el transcurso de la continuada ocupación militar de los territorios palestinos.

En los últimos días el Ejecutivo ha desencadenado una serie de graves acusaciones con las que se pretende acabar con las actividades de distintas ONGs de izquierdas, y en particular con Rompiendo el Silencio, al considerar que sus denuncias manchan la reputación del ejército.

El escándalo más reciente se inició el 17 de marzo, cuando el Canal 2 de la televisión hebrea, el más militarista de todos, difundió un controvertido vídeo que según la cadena demostraba que Rompiendo el Silencio está recogiendo material confidencial del ejército y está introduciendo topos en las fuerzas armadas con el fin de recabar informaciones secretas.

Netanyahu reaccionó con extrema dureza ante el vídeo, diciendo que es “intolerable” que Rompiendo el Silencio trabaje contra los soldados que combaten el terrorismo y que esté “reuniendo información de inteligencia” y sobre operaciones militares.

El ministro de Defensa, Moshe Yaalon, fue más lejos y acusó a la ONG de “traición”, dando por hecho que los empleados de Rompiendo el Silencio compilan información “considerada secreto militar”. “Si están usando esta información en el extranjero es muy grave…es traición, y si la mantienen para sí mismos también es traición. ¿Quién guarda ese material? ¿Por qué necesitan saber qué equipamiento usamos”, ha preguntado en público Yaalon.

Consciente de la naturaleza de los ataques, Rompiendo el Silencio ha reaccionado rápidamente denunciando que el gobierno israelí ha pasado a una nueva fase de deslegitimación dentro de la campaña en marcha contra las ONGs de izquierdas, y puntualizando que ellos jamás han recopilado información secreta ni la han divulgado, entre otras cosas porque todas las informaciones que publican son sometidas previamente a la censura militar y nada se divulga sin contar con el visto bueno de los estrictos censores.

La grabación era de una ONG de extrema derecha Sin embargo, el nivel sin precedentes de los ataques gubernamentales ha alarmado a muy poca gente dentro de la clase política, que en su mayor parte ha manifestado su apoyo a Netanyahu y Yaalon y ha condenado a la ONG. De hecho, Solamente dos políticos destacados, dos mujeres, han criticado las acusaciones de Netanyahu y Yaalon.
Tzipi Livni, de la Unión Sionista, ha pedido al gobierno que modere sus palabras recordando que los israelíes pagaron en el pasado un precio muy alto por usar las palabras “traición” y “traidor” contra el primer ministro asesinado Yitzhak Rabin.

Por su parte, Tamar Zandberg, de Meretz, ha dicho estar “preocupada” por la seguridad de los empleados de Rompiendo el Silencio, “a quienes se les puede matar”, subrayando que se trata de “patriotas que defienden valores morales y el fin de la ocupación”.

Poco después de la emisión del polémico vídeo se supo que lo habían grabado con una cámara oculta miembros de la ONG de extrema derecha Ad Kan (Hasta Aquí), un grupo asociado al Comité de Colonos de Judea, una organización que casualmente está financiada en gran parte por el gobierno israelí.

Ad Kan se dedica, entre otras cosas, a colocar topos en las ONGs de izquierdas con el fin de mostrar al público israelí la “realidad” de esas ONGs. Ad Kan inició estas actividades hace tres años y en el caso específico de Rompiendo el Silencio ha intentado colocar a cuatro topos que han sido identificados y desenmascarados.

La identificación de los topos no suele ser una tarea muy complicada puesto que todos ellos acostumbran a ofrecerse para revelar a Rompiendo el Silencio información confidencial del ejército con el fin de grabar la entrevista y luego hacérsela llegar a medios de comunicación afines, como es el caso del Canal 2 de televisión.

Rompiendo el Silencio inició sus actividades en 2004 y desde entonces ha reunido más de un millar de testimonios de soldados destinados en los territorios ocupados. Ninguno de esos testimonios se ha revelado falso a pesar del esfuerzo que han hecho el gobierno, y organizaciones vinculadas con el gobierno, en ese sentido.

Un caso sonado ocurrió hace algunas semanas cuando Ad Kan publicó el testimonio de una joven judía que aseguraba haber sido acosada sexualmente por palestinos en el interior de un autobús mixto. Este testimonio causó un escándalo y numerosos políticos y notables israelíes pidieron que israelíes y palestinos viajaran en autobuses separados. Sin embargo, poco después se descubrió que la versión de la joven era falsa y que todo había sido un montaje de Ad Kan.

En su caso, Rompiendo el Silencio trabaja con una meticulosidad muy rigurosa y siempre trata de contrastar la información que recibe. También advierte a los soldados, antes de iniciar cualquier entrevista, de que en ningún caso faciliten información secreta o confidencial del ejército, de manera de que cuando esto ocurre por iniciativa del soldado se encienden todas las alarmas.

Un miembro de Rompiendo el Silencio ha dicho a Público que está claro que “Netanyahu quiere cerrar nuestra ONG, y esto es algo que debería preocupar a todos los israelíes”. El ejército, por su parte, ha abierto una investigación y no descarta llegar a los tribunales con el objetivo de deslegitimar a Rompiendo el Silencio y acabar con sus actividades.

Fuente:  https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=3073582083746133706#editor/target=post;postID=1897324424768584946