miércoles, 22 de noviembre de 2017

Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica

El carnicero de los Balcanes intentó "destruir la población musulmana" de la ciudad

Hace 25 años, Alic fue fotografiado en un campo de concentración en Bosnia. Hoy espera en La Haya la sentencia a su verdugo, Ratko Mladic.

  Ratko Mladic, exgeneral al mando del Ejército serbobosnio en la República Srpska (República Serbia) durante el conflicto de los Balcanes, ha sido condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica y por crímenes de guerra y contra la humanidad, en particular el sitio de Sarajevo, cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995). Tras pedir a gritos un aplazamiento por una subida de presión arterial, Mladic fue expulsado de la sala durante la lectura de la sentencia en la sede del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). La institución ha dedicado 24 años a procesar a los principales responsables de las atrocidades allí cometidas.

Mladic vio desde una salita contigua como los jueces le declaraban culpable de 10 de los 11 cargos que pesaban en su contra, y que incluyen exterminación, asesinato, persecución, terror, secuestro, deportación, desplazamiento forzoso, actos inhumanos y ataques ilegales contra civiles. Alphons Orie, presidente de la sala, afirmó que el ya condenado “había conspirado para que los musulmanes bosnios, y los croatas bosnios desaparecieran de Bosnia Herezegovina y lograr así un territorio serbio homogéneo”. Orie ha dado por demostrado que Mladic, de 74 años, “comandó las tropas serbobosnias tanto en Srebrenica como durante el sitio de Sarajevo; impidió la entrada de ayuda humanitaria en ambos lugares para aplastar a la población; sugirió a los políticos cómo en aras de la limpieza étnica; deseó en público la desaparición de musulmanes bosnios y diseminó propaganda falsa para confundir a la comunidad internacional”.

En Srebrenica, perecieron unos 8.000 varones musulmanes bosnios entre 12 y 60 años, “aunque hubo también niños más pequeños, ancianos y mujeres”, según el fallo. Mladic tomó la ciudad el 11 de julio de 1995, y mantuvo durante el juicio que con la separación de hombres y mujeres pretendía detener a criminales de guerra. La sentencia, por el contrario, afirma que “ordenó a sus soldados serbobosnios, y también a policías del ministerio de Interior de la República Serbia, la detención y ejecución sistemática de los varones considerados hábiles, entre el 12 y el 17 de julio de ese año”. Sí fue absuelto del otro cargo de genocidio, señalado por la fiscalía en seis municipios del norte de Bosnia, donde en 1992 murieron a su vez musulmanes y croatas bosnios. Por mayoría (Orie disintió) la sala decidió que “no había pruebas para demostrar que los muertos resultaran de un intento de aniquilación de ambos grupos”.
El general serbobosnio entra en la vista judicial que le ha condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica, este miércoles en La Haya.
Ratko Mladic, exgeneral al mando del Ejército serbobosnio en la República Srpska (República Serbia) durante el conflicto de los Balcanes, ha sido condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica y por crímenes de guerra y contra la humanidad, en particular el sitio de Sarajevo, cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995). Tras pedir a gritos un aplazamiento por una subida de presión arterial, Mladic fue expulsado de la sala durante la lectura de la sentencia en la sede del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). La institución ha dedicado 24 años a procesar a los principales responsables de las atrocidades allí cometidas.

Mladic vio desde una salita contigua como los jueces le declaraban culpable de 10 de los 11 cargos que pesaban en su contra, y que incluyen exterminación, asesinato, persecución, terror, secuestro, deportación, desplazamiento forzoso, actos inhumanos y ataques ilegales contra civiles. Alphons Orie, presidente de la sala, afirmó que el ya condenado “había conspirado para que los musulmanes bosnios, y los croatas bosnios desaparecieran de Bosnia Herezegovina y lograr así un territorio serbio homogéneo”. Orie ha dado por demostrado que Mladic, de 74 años, “comandó las tropas serbobosnias tanto en Srebrenica como durante el sitio de Sarajevo; impidió la entrada de ayuda humanitaria en ambos lugares para aplastar a la población; sugirió a los políticos cómo en aras de la limpieza étnica; deseó en público la desaparición de musulmanes bosnios y diseminó propaganda falsa para confundir a la comunidad internacional”.

En Srebrenica, perecieron unos 8.000 varones musulmanes bosnios entre 12 y 60 años, “aunque hubo también niños más pequeños, ancianos y mujeres”, según el fallo. Mladic tomó la ciudad el 11 de julio de 1995, y mantuvo durante el juicio que con la separación de hombres y mujeres pretendía detener a criminales de guerra. La sentencia, por el contrario, afirma que “ordenó a sus soldados serbobosnios, y también a policías del ministerio de Interior de la República Serbia, la detención y ejecución sistemática de los varones considerados hábiles, entre el 12 y el 17 de julio de ese año”. Sí fue absuelto del otro cargo de genocidio, señalado por la fiscalía en seis municipios del norte de Bosnia, donde en 1992 murieron a su vez musulmanes y croatas bosnios. Por mayoría (Orie disintió) la sala decidió que “no había pruebas para demostrar que los muertos resultaran de un intento de aniquilación de ambos grupos”.

El hecho de que no se haya visto un genocidio en Bosnia “muestra una postura conservadora desde el punto de vista legal, por parte del TPIY al abordar estos crímenes”, según Nevenka Tromp Vrkic, miembro en su día del equipo de investigación de la fiscalía en el caso contra el expresidente serbio Milosevic. Supervivientes de violaciones, como Bakira Hasecic, asegura que “parece mejor ser acusado, que recibe ayuda, que víctima”.

En Sarajevo, sitiado entre 1992 y 1996 por las tropas al mando del exgeneral, “la campaña de terror contra civiles bosnios y bosniocroatas, incluyó lanzamiento de granadas contra barrios donde no hubiera serbios, francotiradores y el corte de suministros esenciales”. En cerca de 1.500 días, murieron unos 12.000 vecinos. La fiscalía lo calificó de “dueño de la vida y la muerte”. El fallo refleja los deseos del militar retirado de “acabar con los musulmanes bosnios antes de que se entrometiera la comunidad internacional”.

Detenido en Serbia en 2011 tras 16 años de fuga, Mladic era el último fugitivo del Tribunal, que cerrará sus puertas el 31 de diciembre. También apodado el carnicero de los Balcanes, los jueces le han culpabilizado asimismo del secuestro de cascos azules de la ONU “para evitar los bombardeos de la OTAN”. Los utilizó como escudos humanos en Bosnia Herzegovina. El juicio se ha prolongado cinco años, y Mladic ha pasado de presentarse con gorra militar y ademanes amenazantes, a moderar su tono y decir que está muy enfermo y quiere ser tratado en Rusia. Su jefe político directo, el expresidente serbobosnio,  Radovan Karadzic, fue condenado en marzo de 2016 a 40 años de cárcel por los mismos crímenes.
 
Ratko Mladic es expulsado del Tribunal Penal Internacional. Reuters
Este miércoles, Mladic ha accedido al tribunal con buen aspecto, pero el juez Orie, ha interrumpido la lectura del fallo para que pudiera ir al baño. Como no regresaba, Dragan Ivetic, su abogado, ha dicho que le había subido la tensión “hasta límites peligrosos, mortales incluso”, y pidió un aplazamiento. El hijo, Darko, contó luego que su progenitor "ha tenido ya cuatro infartos". Al gritar a su vuelta del aseo “mentiras, todo son mentiras”, Mladic fue expulsado de la sala. Siempre ha afirmado que no ordenó el genocidio, sino que las tropas actuaron por su cuenta.
 
 Tras la consternación causada en 2006 por la muerte del expresidente serbio Slobodan Milosevic, sin que el TPIY pudiera dictar sentencia, la condena de Mladic cobra hoy mayor importancia. Milosevic estaba acusado también de genocidio por Srebrenica, pero al fallecer no se pudo demostrar la relación directa de Belgrado con lo ocurrido. Si bien era el presidente de Serbia, en la práctica le consideraban suyo todas las comunidades serbias de la ex Yugoslavia. Así que ahora, a los 74 años, Mladic, que solo apareció en la localidad de Lazarevo, al norte de Serbia, cuando Belgrado comprendió que debía colaborar con el TPIY si quería negociar con la UE, es el símbolo vivo de la peor matanza perpetrada en suelo europeo desde la II Guerra Mundial.
 

Éste perturbador corto animado denuncia los excesos de nuestra sociedad

Lubomir Arsov es el artífice de IN-SHADOW: un cortometraje animado que denuncia la odisea y los excesos perturbadores de nuestra sociedad capitalista.

 "Ningún árbol puede crecer al cielo sin que sus raíces lleguen al infierno". Con esta dura sentencia del psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, arranca el cortometraje nacido de las entrañas creativas del artista visual Lubomir Arsov.  El resultado ha sido este impactante corto animado de 12 minutos que aborda, sin vestigio alguno de luz o esperanza, el destino incierto de nuestra sociedad.

Porque Lubomir Arsov quiere alertarnos sobre nuestro futuro. Y para alcanzar su objetivo, este diseñador y narrador ha imaginado una Odisea moderna " oscura y mística " enmarcada en una crítica indiscutible y obvia de los excesos del mundo capitalista.


 
 

domingo, 19 de noviembre de 2017

Prestige, qué fue de todo aquello

Quince años después, si volviera a suceder algo así, nada asegura que la gestión no vuelva a ser tan catastrófica

Aniversario de un desastre. / Wearbeard
WEARBEARD. http://www.agenciasinc.es/Multimedia/Ilustraciones/El-Prestige-la-marea-negra-que-hizo-historia

En tales fechas como estas, pero en 2002, todos teníamos quince años menos y en el mar un petrolero de bandera griega andaba en zigzag frente a las costas gallegas, traído y llevado, a la vez que esparcía su carga. Mientras, en tierra, también iban de la ceca a la meca las autoridades y la ciudadanía. Ahora todos, incluidas las autoridades, tenemos tres lustros más, y no está de más saber qué fue de todo aquello, y de todos aquellos.

De Letonia vino un barco cargado de…
El Prestige (née Gladys en 1975), de bandera de Bahamas, era propiedad de una naviera con sede en Liberia, Mare Shipping, pero en realidad quien lo manejaba desde una oficina en Atenas era una teórica sociedad de gestión, Universe Maritime. En la maraña societaria de ambas empresas aparece el apellido Coulouthros, una familia griega asentada en el Reino Unido. Otra de sus empresas gestionaba el Aegean Sea (aka Mar Egeo), que también por estas fechas, pero en 1992, embarrancó en la entrada al puerto de A Coruña con 80.000 toneladas de fuel ligero. 

El Prestige había zarpado de Ventspils (Letonia) con 77.000 toneladas de un fuelóleo que, más que un derivado, era un residuo del petróleo. La carga era propiedad de un empresario ruso, Mikhail Maratovich Fridman aka Misha, al que en los ambientes de oligarcas exsoviéticos conocen como Mikhail Grâznyj (“Sucio”). El destino en teoría era Gibraltar, como enseguida se encargaron de resaltar las autoridades españolas, como si así la cosa no fuera con ellas. En realidad, el rumbo era Gibraltar for orders, es decir, a la espera de que los fletadores encontrasen un comprador en alguna parte del mundo y le dijesen a dónde dirigirse. Allí tenía África al sur, América al oeste y Asia, vía canal de Suez, al este. Como quien carga un camión con melones y lo sitúa en Zaragoza, por si lo coloca en Madrid, Cataluña o el País Vasco. Lo del destino no era baladí, porque el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, amenazó con demandar a tutti quanti: Reino Unido, Letonia, Bahamas… menos Suiza, donde tiene la sede el grupo de Mikhail Grâznyj. El Gobierno español acabó demandando a la empresa norteamericana que le había pasado la ITV al barco. Más de 30 millones de euros en abogados que también naufragaron (los euros). La Audiencia de A Coruña acaba de tasar los daños en 1.600 millones. Como mucho, la aseguradora dará mil. Otro pleito en perspectiva, en Londres.

El Prestige iba a ser desguazado en San Petersburgo, pero lo requirieron para este último servicio. El que iba a ser su capitán renunció a llevar aquello y echaron mano de Apostolos Mangouras, que también debería estar en el dique seco. Mangouras, natural de la isla de Icaria, tenía 67 años y llevaba 42 años embarcado, 35 de ellos de capitán. Asumió el mando del barco y de una tripulación de rumanos y filipinos que cobraban unos 750 dólares al mes. En cuanto la nave escoró se pusieron a llorar, al capitán le dieron pena y pidió que los evacuasen.

El naufragio, el salvamento y otros cuentos
Hay teorías para todos los gustos (la ola gigante, el tronco a la deriva…), pero el hecho es que los barcos, y más si son viejos, tienen accidentes. Lo más probable es que, baqueteado por olas más que respetables, se soltó una plancha del casco o se agrietó. La vía de agua inclinó al petrolero. Estaba a 28 millas --unos 50 kilómetros-- de Finisterre. Eran las tres de la tarde del miércoles 13 de septiembre, había vientos de 90 kilómetros por hora y olas de hasta ocho metros. Nada especialmente fuera de lo normal. Informativamente, entonces, era un barco más en apuros. Lo que no sabíamos, y tardamos en saber, es que en determinados momentos hubo más actividad en tierra que en el mar.

<p>Un grupo de escolares participa en la cadena humana de protesta contra la catástrofe del <em>Prestige</em> en 2002.</p>
Un grupo de escolares participa en la cadena humana de protesta contra la catástrofe del Prestige en 2002.
Isabel Romero

El corredor de Finisterre es uno de los más transitados del mundo. El 70% del transporte marítimo europeo pasa frente a Galicia, unos 40.000 barcos al año, y más o menos uno de cada tres transporta mercancías peligrosas, además de su combustible. Para controlarlo, Salvamento Marítimo, organismo dependiente de Fomento, había contratado al Ría de Vigo, un remolcador potente, pero sin demasiada maniobrabilidad, después de trasladar a Gijón al de propiedad estatal, Alonso de Chaves, más moderno y maniobrable. Cuando el Ría de Vigo llegó, a media tarde, al lugar del accidente, ni el remolcador de servicio público ni el petrolero accidentado hicieron nada durante tres horas, según las comunicaciones de la Torre de Control de Tráfico Marítimo. Estuvieron frente a frente, el petrolero con la máquina parada, con Mangouras, el primer oficial y el jefe de máquinas esperando órdenes y el Ría de Vigo… también, pero no de Salvamento.

El Gobierno español tardó seis horas en contactar con la armadora griega, pero Smit Salvage --una multinacional holandesa de rescates que fue la que participó en la operación de reflotamientos del submarino ruso Kursk (y también en la del mercante Cason encallado en diciembre de 1987 en Fisterra)-- no tardó nada en hacer llegar desde Amsterdam una oferta a Atenas: el 30% del valor del barco y de la carga, en caso de éxito, y solo los gastos en caso contrario. De la parte del Ría de Vigo se encargaba Smit. Aun como chatarra, el valor del barco no bajaría de los cinco millones de euros, y la carga de los diez. Los griegos tardaron siete minutos en aceptar. Y menos en ordenar a Mangouras que aceptase ser remolcado. Meses después, en sede judicial, el capitán argumentó la negativa: “No sabía que el Ría de Vigo era un remolcador del Estado, y por lo tanto, gratuito” (y sin autorización del armador, él no podía acceder a un servicio de pago). Álvarez Cascos primero defendió la honorabilidad de la empresa concesionaria, después anunció en sede parlamentaria una investigación sobre lo sucedido y al día siguiente el BOE publicaba la renovación de la concesión. Durante esas primeras horas, el barco soltó unas 23.000 toneladas de fuel.

El remolcador al teórico servicio de Fomento entró en acción a las nueve, pero amarrar un petrolero de 82.000 toneladas de peso muerto en medio de olas que cubrirían un tercer piso no es como ayudar a un vecino a arrancar el coche. Y menos en medio de la noche, en una cubierta inclinada y llena de petróleo, y usando una sola mano (en realidad, desde comer a trabajar, en un remolcador de rescate todo lo tienes que hacer con una mano, la otra la usas para agarrarte a algo y no estamparte contra un mamparo o caer al mar), manejando estachas gruesas como piernas de ciclista. Es como un utilitario intentando enlazar en marcha un camión de cuatro ejes, sabiendo que el mínimo roce supone una catástrofe. Ese tipo de labor, tanto los gobiernos del PP como del PSOE consideraron que era mejor externalizarla, dado que no había naufragios todos los días (argumento que no se aplica, por ejemplo, al ejército).

Fax de la oferta de la compañía de salvamento holandesa a la armadora del Prestige, en el que se incluye los servicios del remolcador contratado por Fomento.
Fax de la oferta de la compañía de salvamento holandesa a la armadora del Prestige, en el que se incluye los servicios del remolcador contratado por Fomento.

 El caso es que pasaron casi doce horas el Ría de Vigo y tres remolcadores pequeños haciendo intentos y rompiendo cables y estachas de nueve centímetros de diámetro, hasta que cerca de las nueve de la mañana lograron asegurarlo. En todo ese tiempo había ido derivando hacia la costa y estaba a unas dos millas. Los vecinos de Muxía se despertaron no sabiendo si creer a sus ojos, que veían el barco delante, o a sus oídos que escuchaban a las autoridades en la radio diciendo que estaba a varias millas. La marea de mentiras llegó antes que la del chapapote y fue igual de espesa.

No pasa nada, circulen
En estos casos, lo propio es habilitar gabinetes de crisis. El que se creó en la Delegación del Gobierno en Galicia, en A Coruña, era bastante numeroso, por un lado por la cantidad de intereses e instituciones representadas, y por otro porque el acceso no estaba especialmente restringido ni delimitado. En todo gabinete de crisis se necesita un mapa para planear operaciones y señalar objetivos, se supone, pero en aquel no había cartas marinas y alguien tuvo que desplazarse a una librería a comprar uno de esos que se llevaban en el coche antes de los GPS. Se proyectaban barreras anticontaminación con un rotulador grueso, sin tener en cuenta la escala ni el detalle de que en Galicia, con tanta costa como el resto de España, solo había ocho kilómetros de barreras. Demasiado gabinete para pocos medios. El primer despliegue de personal fue de 350 personas: una por cada dos kilómetros de ribera afectada.

Recorrido del Prestige hasta su hundimiento.https://es.wikipedia.org/wiki/Desastre_del_Prestige

Pero el Prestige seguía enfrente, aunque ya no a la vista. Del petrolero se había hecho cargo un mastodóntico remolcador chino, el De da y Smit Salvage, por lo que, según el delegado del Gobierno, Arsenio Fernández de Mesa, el problema ya no era de España. La consigna la había dado, al parecer, quien tenía atribuciones para ello, el ministro de Fomento, aunque de modo no muy formal, en el calor de una cena en un restaurante italiano: “Ese barco, que se vaya a tomar por culo” o, en versión menos cruda y menos creíble, “Que lo lleven al quinto pino” (los informes técnicos sobre la conveniencia de la medida los solicitó cinco días después de tomarla). “Tan lejos que hemos tenido que poner este papel para alargar el mapa”, decía ufano De Mesa. El problema es que la tierra no es plana y no termina en un borde, o no hay una alfombra bajo la que ocultar los problemas. La ruta inicial, hacia el norte, originó las protestas de los vecinos de arriba, Francia y Reino Unido, y cuando el remolcador chino acarreó al gimiente petrolero bahameño-liberiano-greco-suizo hacia el sur, una fragata portuguesa le salió al paso impidiéndole entrar en sus aguas jurisdiccionales. Durante ese ir y venir, el petrolero fue, por supuesto, dejando salir su carga. Según las valoraciones presentadas en 2008 por Santiago Martín Criado, perito del juzgado de Corcubión, casi 19.000 toneladas. Por razones obvias, Smit quería recalar en algún puerto refugio para trasvasar la carga, o más bien lo que quedaba de ella. Cuando rompió se estima que perdió alrededor de 20.000 toneladas, aunque las fuentes oficiales hablaban de 3.000 o 4.000 y cuando fueron cuestionadas, De Mesa contribuyó al acervo fraseológico del siniestro: “Hay una cifra clara y es que la cantidad vertida no se sabe”). Smit llegó a plantearse intentar hacer llegar al renqueante navío a Cabo Verde. Se acabó hundiendo a 250 millas de la costa gallega, haciendo un vertido de despedida, que no lo fue, de 10.000 toneladas, antes de ir a reposar, en dos trozos, a casi cuatro mil metros de profundidad, en una zona denominada Banco de Galicia. No fue el último derrame porque las 14.000 toneladas que todavía llevaba dentro cuando se fue al fondo, contra los vaticinios político-técnicos que aseguraban que se convertirían en adoquín, se empeñaron en salir, aunque fuese en forma de hilillos de plastilina. Repsol, en una operación de coste multimillonario, tuvo que extraerlas con lanzaderas.

 Las mareas. La negra, la blanca y la ciudadana 
La primera de las mareas, la proveniente del primero de los tres vertidos importantes que tuvo el petrolero, también sorprendió por la mañana a los habitantes de Muxía, y no solo de Muxía. Como está más que documentado en la memoria reciente, y si no hay una abundantísima memoria gráfica, aquella masa viscosa negra, con densidades que iban del como chocolate exprés a la gelatina anegó en aquella primera acometida 190 kilómetros de costa. Lo que iba escapando de la nave por una grieta que ya era de 50 metros fue invadiendo progresivamente la ribera, desde la Costa da Morte hacia el sur. En la bocana de la ría de Arousa, mientras el vicepresidente Mariano Rajoy decía en Pontevedra que no se esperaba que el chapapote llegase a las Rías Bajas, una flota de cientos de embarcaciones de todo tipo, como en Dunkerque, lograron parar la acometida. En los puertos, las mujeres confeccionaban barreras con redes y almohadas. La segunda gran oleada, la del estertor del hundimiento, invadió, sin embargo, las islas Cíes. La tercera, los “hilillos de plastilina” que liberaba el pecio desde el fondo, derivó hacia el norte, castigó de nuevo la costa coruñesa y sobrepasó Ortegal, afectó la costa cantábrica y llegó a Francia.

Resultado de imagen de prestige
http://www.marinadelsur.es/1932/
 En tierra se produjeron como reacción dos mareas. La blanca, la de los voluntarios, gentes que venían de toda Galicia (se estima que 55.000), del resto de España (60.000), y también del extranjero (1.000), a extraer el chapapote. Un auténtico fenómeno de solidaridad, con ribetes de turismo de catástrofe y de aventura, que desbordó, por supuesto, a las autoridades autonómicas y centrales, y que tuvieron que afrontar sobre todo los ayuntamientos y las cofradías. Es decir, pueblos marineros con una capacidad hotelera para 50 o 100 personas, que de pronto tienen que asumir el alojamiento y manutención de 2.000 o 3.000, más o menos tantos como el censo habitual. Pabellones habilitados como dormitorios, cocinas comunitarias atendidas por turnos, supermercados y particulares que donaban comida… el sueño realizado de la autogestión.

Todo ello tenía que fermentar de alguna forma. El 2 de diciembre, bajo un intenso aguacero que llenó Santiago de Compostela de paraguas, cientos de miles de personas se manifestaron al grito de “Nunca Máis”. El lema lo llegó a pronunciar incluso George Bush, ignorante sin duda de que no constituía precisamente una ayuda a su amigo Aznar. Nunca Máis, promovida fundamentalmente por el BNG, agrupó a 365 (el número es fácil de recordar) organizaciones, desde partidos a la izquierda del PSOE hasta asociaciones de vecinos, organizaciones ecologistas y empresas. Hicieron de cada manifestación una fiesta de miles de personas. Una convocó específicamente a los músicos, otra llenó de cruces la playa de Riazor, otra inundó las calles de maletas, una cadena de 40.000 escolares abarcó las playas… Tenía incluso una organización de artistas, Burla Negra (el nombre del barco de un pirata pontevedrés del siglo XIX) que, entre otras cosas, organizó cerca de 200 conciertos musicales en toda Galicia en un mismo día. La bandera, diseñada por Xosé María Torné, era omnipresente. En la Pasarela Gaudí, en toallas de playa, en las ventanillas de los coches. Todavía se ve por ahí.

En qué acabó todo aquello
La Xunta y el Gobierno central (Manuel Fraga y José María Aznar) acordaron e hicieron efectivas indemnizaciones por cese de actividad pesquera con una celeridad administrativa de vértigo (teniendo en cuenta que por aquellas fechas se estaban pagando las del Mar Egeo, de diez años atrás) y con un desparpajo como si la pasta fuese suya. Durante unos meses, en lugares de la Costa da Morte hubo pleno empleo y en Galicia, una auténtica sobredosis de promesas. El PP logró imponer lo que todavía entonces no se llamaba el “relato” de que había ganado las elecciones municipales, presentando a Muxía como arquetipo. Sin embargo, el PP descendió casi un 4% en su voto en Galicia, mientras en el conjunto del Estado, después de las multitudinarias manifestaciones contra la guerra de Irak tan solo perdió un 0,43%. También la suma de los votos de PSOE y BNG superó en casi cinco puntos a los populares (en 1999 había sido un 1,9% inferior), iniciando la tendencia que llevaría en 2005 a Fraga a perder el gobierno en favor de una coalición de socialistas y nacionalistas.

Pero el Prestige cambió también el rumbo del PP gallego. Murió el sueño bávaro de Fraga y de parte del partido. La pugna de siempre, nada larvada, entre los partidarios de un partido autónomo y los de la obediencia debida a Génova, tomó de nuevo cuerpo en la marea negra, entre los que demandaban que la crisis fuese gestionada por la Xunta y quienes reclamaban que el joystick lo tuviese Madrid. Hubo una crisis en la Xunta en mitad de la crisis, y se resolvió la imperecedera confrontación entre Xosé Cuiña, el sempiterno delfín de Fraga que situaba su galleguismo “al borde de la autodeterminación” y José Manuel Romay Beccaría, el político perenne, siempre a caballo entre Galicia y Madrid, que tuvo su primer cargo en 1963 y desde entonces los ha concatenado. Fraga primero confió a Cuiña el mando de la estrategia política y operativa y después, ante la reacción de Génova, lo destituyó. De purgar a los que quedaban o de premiar a los que se sumaron llegó de la capital un hombre de Romay, Alberto Núñez Feijóo (otro de sus hombres se llamaba Rajoy, Mariano Rajoy, pero este no volvía a Galicia ni atado).

Imagen relacionada
El momento del hundimiento del 'Prestige', con la proa del barco apuntando al cielo, el 19 de noviembre del 2002. - Foto: XURXO LOBATO

Cuiña fue prácticamente el único de todos cuantos tuvieron un papel en la crisis que vio truncada su carrera. Los funcionarios de alto nivel, residentes o desplazados, que contribuyeron a transformar el negro panorama en rosa, progresaron en sus carreras. El caso más extremo, el de Rodolfo Martín Villa, que a su larguísimo currículo sumó el título de Alto Comisionado para el Prestige. Si Jaume Matas, entonces ministro de Medio Ambiente, no tiene un retiro dorado, fue por su mala cabeza. Su homólogo en la Xunta, Carlos del Álamo, por ejemplo, es consejero de Ence, el grupo que tiene una celulosa plantada en plena ría de Pontevedra. Miguel Arias Cañete, entonces ministro de Pesca, que se encargó de demostraciones prácticas de la salubridad y exquisitez del pescado gallego, sigue a sus cosas en Europa, igual que Aznar. Paco Álvarez Cascos salió indemne y con la Medalla de Oro de Galicia que le dio Fraga por los servicios prestados. Incluso consiguió que el único imputado --luego absuelto-- fuese el director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, un hombre con chaqueta pata de gallo verdosa que no abría la boca en las ruedas de prensa en la Delegación del Gobierno. Arsenio Fernández de Mesa --“a mí me dijeron que diera la cara, y la di”, me dijo años después-- fue director general de la Guardia Civil y ahora acaba de llegar al otro lado de la puerta giratoria. Rajoy ya saben. (Por cierto, ninguno de aquellos próceres estuvo entonces donde debía, aunque sí en contacto con la naturaleza: Aznar en la República Dominicana, Cascos esquiando, Matas en Doñana, Fraga de caza, con Cuiña y Del Álamo). E incluso una de aquellas llamadas “chicas de Urdaci”, con la que pasé una jornada de domingo persiguiendo manchas de chapapote y traduciendo su extensión a campos de fútbol para el telediario, es ahora reina.

El único de los protagonistas con nombre y apellidos que lo pasó realmente mal fue Apostolos Mangouras, el capitán que debería estar jubilado y siguió las órdenes de su armador. Estuvo tres meses en la cárcel (una medida insólita en un caso de estas características), con la solidaridad de la mayor parte de los marinos mercantes, y en arresto domiciliario bajo fianza, cerca de un año, en Barcelona, para estar más cerca de casa. En el juicio celebrado en A Coruña once años exactos después de la catástrofe, solo había tres acusados: Mangouras, para el que la fiscalía pedía 12 años y 43.000 millones de euros de indemnización, el jefe de máquinas del Prestige, Nikolaos Argyropoulos, y López Sors, por indicios de criminalidad al ordenar el alejamiento del petrolero hacia el noroeste, mientras perdía fuel. El único condenado fue el capitán, culpable de un delito de desobediencia grave a las autoridades españolas, sentenciado a nueve meses de prisión, que le fueron conmutados en razón de su edad.

La imagen más vívida de la impotencia e injusticia de un sistema, empezando por el judicial, es haber vivido una catástrofe que afectó a miles de personas y ocasionó daños que nunca se podrán calcular, y contemplar como los únicos que se sentaron en el banquillo eran tres ancianos de pelo blanco. Y saber que hoy, quince años después, si pasa algo así otra vez, nada asegura que la decisión drástica de qué hacer no la vaya a tomar de nuevo, finalmente, un ministro al que molestan en una cena.


 Fuente: http://ctxt.es/es/20171115/Politica/16213/Prestige-Galicia-aniversario-justicia-nunca-mais-marea-blanca.htm#.WhF7XL1y72o.twitter

Júpiter como jamás lo habías visto: las texturas impresionistas del planeta

Gerald Eichstadt Sean Doran 17
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)
 Tras el previsto fallecimiento de Cassini, la NASA liberó toda la colección fotográfica creada por la sonda durante sus largos años de viaje. Sus fotografías de Saturno, especialmente las tratadas en blanco y negro por los especialistas de la agencia espacial, fueron de especial brillantez: revelaron la imagen de un planeta gigante, frío, poderoso y, aunque parezca difícil de creer, emocionante.

Gerald Eichstadt Sean Doran 23
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)
¿Y después de Cassini, qué? Pues bien, nos quedan numerosas sondas explorando nuestro Sistema Solar y tomando fotografías estupendas. Quizá la popular ahora sea Juno, cuyos días transcurren en torno a Júpiter, el planeta más grande en este lado de la Galaxia y quizá uno de los más bonitos.

Gerald Eichstadt Sean Doran 27
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)
 No tanto por las fotografías arquetípicas que tenemos de él (sus líneas blancas, rosadas y rojas) sino por las nuevas interpretaciones cromáticas que un pequeño grupo de apasionados por el espacio y la fotografía están volcando en esta plataforma colaborativa abierta por la NASA. La metodología es simple: Juno envía imágenes tomadas cerca de Júpiter en raw, y desde sus casas los científicos-fotógrafos aficionados se dedican a procesar de forma creativa y apasionante sus colores.

Gerald Eichstadt Sean Doran 12
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)
 Hace unas semanas, Juno anduvo explorando de cerca el hemisferio sur de Júpiter. Y sobre estas imágenes Gerald Eichstädt y Seán Doran han creado auténticos lienzos impresionistas, repletos de viveza, color y luminosidad, que aportan otra mirada distinta (y mucho más imaginativa) a la imagen que tradicionalmente habíamos traído del planeta. Nubes sinuosas, patrones cromáticos enlazados, un detallismo caótico digno de los autores abstractos y expresionistas del siglo XX.

Gerald Eichstadt Sean Doran 18
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)

Como quiera que Juno envía nuevas fotos de tanto en cuanto, la base de datos sobre Júpiter va aumentando, y está plenamente accesible al público general. Un deleite para los sentidos que revela mucho de los aún inesperados, misteriosos secretos que planetas tan enigmáticos como Júpiter (y el resto de nuestro Sistema Solar) aún esconden. Aquí una pequeña muestra del trabajazo de Eichstädt y Doran.

Gerald Eichstadt Sean Doran 21
(Gerald Eichstädt/Seán Doran/NASA)



Más información: https://magnet.xataka.com/un-mundo-fascinante/jupiter-como-jamas-lo-habias-visto-las-texturas-impresionistas-del-planeta-en-27-imagenes

La antropóloga que demostró que la violencia machista no tiene nada de natural


 Muere Françoise Heritier, feminista sucesora de Lévi-Strauss 

“La humanidad es la especie más estúpida: es la única donde los machos matan a sus hembras”, dijo Françoise Heritier. Esta semana ha muerto la etnóloga francesa, que probó que la violencia de género no responde a ninguna ferocidad natural, sino a un exceso de cultura patriarcal.

<p>Françoise Heritier / Wikipedia</p>
Françoise Heritier / Wikipedia

 “Decir que las mujeres tienen el derecho de venderse es enmascarar que los hombres tienen el derecho de comprarlas”

“Se dice que un hombre no puede casarse con tal o cual mujer. Pero jamás se ha dicho que una mujer no puede casarse con tal o cual hombre. De hecho, las mujeres nunca han sido sujeto de derecho con voz en los textos históricos”.

“Seguimos moviéndonos con patrones de conducta y pensamiento forjados en el Paleolítico Superior”

“La humanidad es la especie más estúpida: es la única donde los machos matan a sus hembras”

“No me intriga saber lo que ocurrirá después de mi muerte. Después de todo, nadie se plantea la cuestión de qué era antes de nacer”


Más información: http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-antropologa-que-demostro-que-la-violencia-machista-no-tiene-nada-de-natural

sábado, 18 de noviembre de 2017

Me señalas la ausencia

Imagen relacionada
Olive Cotton

 
            Pero tu intención de ir te llevó donde querías,
                      lejos de aquí, donde estás diciéndome:
"aquí estoy contigo, mira". Y me señalas la ausencia


Pedro Salinas

Segundo asalto


España solo está por debajo de Francia en la exportación de armas en la Unión Europea

En 2015, el país galo acaparó el 36% de las exportaciones realizadas de armamento en la Unión Europea. Le sigue España, con un 22%, e Italia, con un 19%
Uno de los autores del informe explica el liderazgo español en este ámbito: "Es fruto de una inversión en promocionar desde los organismos públicos la industria militar española"


Campaña Armas bajo control.
Campaña 'Armas bajo control' de Greenpeace.
Grrenpeace
  Un informe realizado por el Centre Delàs d'Estudis per la Pau señala a España como el segundo país de la Unión Europea en exportación de armas, solo superados por la enorme industria armamentística francesa. El ranking está compuesto por la citada Francia, seguida de España, Italia, Alemania y Reino Unido. "Las exportaciones de armamento de los Estados miembros de la UE en 2015 han alcanzado una cifra récord de autorizaciones, duplicando las del año anterior", alerta el documento.

El informe distingue entre las exportaciones realizadas y las autorizadas por países de la Unión Europea en 2015, el último año del que se disponen datos. Las realizadas son las transacciones que se han efectuado durante el periodo y las autorizadas son las que han obtenido el visto bueno durante 2015 de la autoridad competente, pero que pudieron haberse efectuado tanto en ese año como en años posteriores. La limitación de la metodología radica en que Alemania y Reino Unido, líderes en exportaciones autorizadas, no ofrecen desde hace años información sobre las realizadas.

En 2015, Francia acaparó el 36% de las exportaciones realizadas de armamento en la Unión Europea. Le sigue España, con un 22%, e Italia, con un 19%. En esta gráfica no aparece, por los motivos explicados arriba, ni Reino Unido ni Alemania. Muy lejos, con un 5%, se encuentra el cuarto país en la clasificación, Suecia. En cuanto a las exportaciones autorizadas, Francia avasalla con un 77% de toda la Unión Europea, pero España mantiene el segundo puesto con el 5%. Alemania, Reino Unido e Italia comparten el tercer puesto, con un 4%.

Los investigadores del centro analizan, además, la evolución de las exportaciones por países de origen, para detectar crecimientos o dinámicas. "Se puede destacar, además de una permanente preponderancia de las exportaciones autorizadas y realizadas de Francia, el creciente rol de España desde el año 2010, que llega a superar en 2013 a Francia en realizaciones y se coloca en ocasiones como la segunda potencia exportadora de armas junto a Reino Unido, Alemania e Italia", aseguran.

Para analizar políticamente las exportaciones de armamento, el dato que importa es el de las autorizaciones, ya que reflejan el interés de unos Gobiernos u otros por potenciar estas ventas en un momento concreto, explican los autores del documento. El destino de estas armas es mayoritariamente Oriente Medio, a donde van el 29% de las transacciones de material de Defensa con procedencia de países de la Unión Europea. El 26%, sin embargo, tienen como destino otro país del club comunitario. La exportación de armamento por parte de la UE ha aumentado desde los 28.396 millones de euros en ventas autorizadas a los 648.887 millones de euros de 2013.

¿A qué se debe no solo el liderazgo, sino el crecimiento de España en los últimos años en la exportación armamentística? "Es fruto de una inversión en promocionar desde los organismos públicos la industria militar española y las exportaciones. Se ha creado en los últimos años una estructura grande con recursos y apoyos para que puedan exportar cada vez más armas", asegura Jordi Calvo, uno de los autores del informe.

Venta de armas y conflictos


Muchos de los países a los que la UE vendió armas están sufriendo un conflicto armado de mayor o menor intensidad. La Posición Común sobre Exportaciones de Tecnología Militar y Equipamientos, adoptada por la UE en 2008 y vinculante, establece que el país exportador tiene la responsabilidad de verificar si el país receptor respeta el Derecho Internacional Humanitario. En 2014 entró en vigor el Tratado de Comercio de Armas, que obliga a los Gobiernos a asegurar que las armas exportadas por su país no sirven para violar los derechos humanos o cometer actos de terrorismo. España ha firmado ambos acuerdos.

En el cuarto puesto de suministradores de armamento a Arabia Saudí, muy cuestionada por sus acciones en el conflicto de Yemen, está España. Un 4,19% de las armas de la monarquía wahabita proceden de este país. El informe hace un repaso de otros países con un conflicto armado que usan armamento exportado por España, como Irak, Israel o Colombia. "La voluntad política en España sobre este tema se traduce en una aplicación tremendamente laxa de la Posición Común", afirma Calvo. El Gobierno, critica, no reconoce que se violen los derechos humanos en ninguno de los países a los que la industria armamentística española vende equipación militar, pistolas, navieras de guerra o tanques.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/11/16/espana_solo_esta_por_debajo_francia_exportacion_armas_union_europea_71998_1012.html

viernes, 17 de noviembre de 2017

Duda cartesiana



Chema Madoz

   A veces me pregunto si es primero la gallina o el huevo. Me entra la duda cartesiana de no saber si primero vino la pena y después la pena se somatizó en mis costillas, o mis costillas y sus aguijones hicieron que la pena se transformase en algo que está a punto de ser patológico. Pienso en el significado de las palabras endógeno y exógeno, y encuentro sus concomitancias y sus siete diferencias: no es lo mismo no poder pagar un alquiler, darles a tus hijos leche rebajada con agua, que sentir la carencia en el cerebro de una sustancia que, por ejemplo, nos ayude a atenuar cotidianamente el sentimiento trágico de la vida. Pienso que tengo derecho a ciertas enfermedades. Me las he ganado a pulso. Porque el mundo es casi siempre una mierda y cuesta un esfuerzo hercúleo tirar del carro.


Clavícula
Marta Sanz

miércoles, 15 de noviembre de 2017

LIBIA. Subastas de migrantes en mercados de esclavos

La cadena CNN denunció subastas que venden migrantes en Libia, como en la época de los esclavos,  en un informe exclusivo que muestra la venta de dos personas por unos 800 dólares.

En el video se escucha la voz de un hombre que ofrece a uno de los jóvenes a los traficantes por “800 dinares… 900, 1.100… vendido por 1.200 dinares (cerca de 800 dólares)”, tras ser definido como un “muchacho fuerte, capaz de hacer trabajos en el campo”.

Luego de haber recibido la filmación, la CNN viajó a verificar y registró un video sobre la venta de unas 12 personas en pocos minutos.
 
 
 

La flota ballenera japonesa parte hacia la Antártida para matar hasta 333 ballenas

 
Sebastiao Salgado

 Según informan medios de comunicación japoneses, la flota ballenera japonesa partió el pasado jueves del puerto Shimonoseki, en la Prefectura de Yamaguchi, para matar hasta 333 rorcuales aliblancos antárticos bajo el pretexto de investigación “científica”.

La flota está formada por los arponeros Yushin Maru (724 toneladas) y el Yushin Maru 3 (742 toneladas). Ambos buques se reunirán en alta mar con otros tres buques más, incluido el buque factoría Nisshin Maru  de 8.145 toneladas y el Yushin Maru 2, que saldrán de otros puertos.

Los balleneros japoneses mataron 333 rorcuales aliblancos durante la temporada de caza 2015/16 del verano austral, con cerca del 90 por ciento de las hembras en estado de gestación. 

El valor científico de esta matanza ha sido intensamente cuestionado por el Comité Científico del organismo que regula la caza de ballenas, la Comisión Ballenera Internacional (CBI), y fuertemente criticado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad global sobre el estado del mundo natural.

En realidad, gran parte de la carne de ballena procedente de estas cazas con supuestos fines “científicos” acaba a la venta en los mercados de Japón y, al parecer, hay intención de seguir con la práctica dado que Japón considera que la caza forma parte de la identidad nacional japonesa. Sin embargo, la caza industrial de gran escala en Japón empezó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando escaseaba el suministro de proteína animal.

En marzo de 2014, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó el cese inmediato de su permiso “científico” de caza en la Antártida al no considerarse como tal, sentenciando que Japón estaba infringiendo la prohibición de la CBI sobre la caza comercial de ballenas. 

En agosto de 2017, la organización sin ánimo de lucro Sea Shepherd, que llevaba desde el 2005 enfrentándose a la flota nipona en aguas antárticas, anunció que no regresaría a la Antártida alegando que el nuevo programa de Japón, NEWREP-A – que amplía el área de caza y reduce la cuota – supera la capacidad de la organización de localizar a la flota y obstaculizar la operación ballenera. Aun así, la organización en Australia, que hasta ahora había liderado la campaña, sigue, supuestamente, recaudando fondos para combatirla, algo que ha suscitado las fuertes críticas por parte de muchos seguidores en el país y en el resto del mundo tras verse estafados viendo como morirán las ballenas sin llevarse a cabo ninguna acción física que impida la matanza.


 Este, pues, será el primer año en el que las ballenas en la Antártida quedan a merced de los arpones japoneses.

En marzo de 2016, la organización Sea Shepherd sumó a su flota un nuevo buque patrulla, el Ocean Warrior, seis veces más rápido que cualquiera de los buques arponeros y el propio Nisshin Maru. Actualmente la organización cuenta con 9 barcos, pero ninguno de ellos estará en la Antártida para proteger a estos mamíferos amenazados. 

Fuente: http://www.oceansentry.org/es/la-flota-ballenera-japonesa-parte-hacia-la-antartida-para-matar-hasta-333-ballenas/

martes, 14 de noviembre de 2017

Bobok


Resultado de imagen de Invierno en la isla vasilievsky, san petersburgo pável alexéievich fedótov
Invierno en la Isla Vasilievski. Pável Alexéievich Fedótov


.......
   En mi opinión, no hay nadie más inteligente que quien se llama imbécil al menos una vez al mes, actitud inaudita en nuestros días. Antaño, un imbécil comprendía al menos una vez al año que era un imbécil. Ahora, nada de nada. Hasta tal punto lo han embrollado todo que no hay modo de distinguir a los imbéciles de los inteligentes. Lo han hecho a propósito....


Diario de un escritor
Fiódor M. Dostoievski
 

lunes, 13 de noviembre de 2017

“Fui tratante de mujeres durante más de veinte años. Las compré y vendí como si fueran ganado”

Imagen de archivo de un local en La Junquera.

Imagen de archivo de un local en La Junquera. AFP
Uno de los criminales de la trata desvela en el nuevo libro de Mabel Lozano cómo funcionan estas redes en España

En primavera de 2000 llegó al aeropuerto de Madrid la selección nacional femenina de Colombia de taekwondo. 19 chicas que salieron por la puerta en fila india, ataviadas con el chándal oficial (azul, amarillo y rojo) y el escudo de la Federación. No tuvieron problemas con Inmigración pese a ser un vuelo 'caliente'. Contaban con sus visados obtenidos en el consulado de Colombia. Habían presentado sus fichas federativas y, desde luego, tenían la invitación y el programa de la competición que venían a disputar a España. Entre la documentación también contaban con papeles de un gimnasio de artes marciales de Cali en el que habían sido inscritas. Al llegar a Madrid, un autobús las desplazó a Valdepeñas, y allí se cambiaron los chándales por lencería para ser paseadas ante un grupo de hombres antes de ser distribuidas en diferentes clubes de España. En Colombia no existía ninguna federación de artes marciales, las chicas nunca se habían subido a un tatami, el chándal fue encargado por un matón, la invitación y el programa del gimnasio eran una patraña, el entrenador era el hombre que las había captado en Colombia y el proxeneta que las recibió en Barajas había ganado una apuesta a sus socios: conseguir meter el mayor número de mujeres en Madrid para ser prostituidas. Como lo consiguió, se quedó con todas las chicas y un BMW. Se trataba de Miguel, el Músico.

 "Hola, soy proxeneta". Ese fue el mensaje que recibió la directora Mabel Lozano, activista contra la trata de mujeres (ha realizado dos películas, la última Chicas Nuevas 24 Horas). Lozano esperaba la llamada. La gestión se produjo gracias a la intermediación de José Nieto Barroso, inspector jefe de la Unidad contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF). Nieto Barroso llevaba años en contacto con El Músico, que en un momento de su carrera criminal empezó a colaborar con la Policía como 'boquerón', chivato. El Músico fue uno de los primeros grandes jefes de la trata y secuestro de mujeres en España en una década, los 90, en la que el negocio de la prostitución cambió de tercio: de ser los chulos los que proveían a los clubes de mujeres españolas, fueron los propios clubes, a través de una estructura mafiosa con infiltraciones en policía, justicia y política, los que empezaron a 'importar' miles de mujeres extranjeras engañadas. Su larguísima confesión en forma de libro ('El proxeneta', Alrevés, 2017) contrastada con fechas, cifras y comisión de delitos en poder de la UCRIF, es la primera que revela el funcionamiento de la trata y prostitución en España. Un país en el que, según datos del Gobierno, se mueven alrededor de este negocio unos cinco millones de euros al día y fueron identificadas, en 2016, 14.000 víctimas de trata: apenas la tercera parte de las mujeres captadas en sus países de origen por las organizaciones criminales.

"La primera regla que se aprende es a no mirarlas como tuyas, sino como la materia prima de tu negocio. Es importante no involucrarse en su vida más allá de lo necesario (...) Simplemente es una propiedad, como la Coca-Cola que vendes, y hay que tratarla como tal. Si te involucras en su vida o en sus problemas, te puede afectar, porque esa mercancía tiene sentimientos (...) Creamos una forma de vida que se sostiene gracias a la esclavitud, sin siquiera saberlo o pensarlo (...) La trata dio paso a los macroburdeles para los clientes, que no eran otra cosa que cárceles de lujo repletas de miseria, para las mujeres esclavas de un sistema nuevo y cruel. Las convertimos en grandes máquinas expendedoras de dinero", dice Miguel, nombre falso cuyo apodo (El Músico) es real, así como las localizaciones y los sobrenombres del resto de proxenetas, todos aún en activo o encarcelados: Chepas, Dandy, Gallego... "No es un asunto de sexo, es un asunto de coco. Un buen chulo no cobra por follar; lo hace por tener la respuesta adecuada para lo que preocupa a una puta", dice Iceberg Slim en un libro autobiográfico (Pimp, memorias de un chulo, Capitán Swing, 2016).

Debajo de ese mundo regido sin códigos, donde la degradación moral alcanza niveles irreversibles (pura esclavitud: palizas, violaciones, sometimiento a base del terror y la amenaza perpetua sobre sus familias en sus ciudades de origen, visitadas frecuentemente por el captador si la chica no rinde o da problemas) se entronizan hombres como Miguel, el Músico, y se van por el desagüe vidas como la de Lucía, que llegó con 18 años a Madrid, dejando a su hijo en Colombia al cuidado de su madre para trabajar de camarera, pagar su deuda con los tratantes y quedar libre para ahorrar un dinero durante meses que en su país sería una fortuna. Ya en España se le comunicó que tenía que prostituirse. Son reacciones, dice el Músico, "clonadas". Enmudecen. Luego entran en estado de shock y empiezan a llorar. De forma inagotable. Porque saben que no hay vuelta atrás, que se han quedado atrapadas.
"Nadie se levanta una mañana y decide ser puta, pero nosotros tenemos la tela de araña perfectamente tejida donde caben las promesas de una vida mejor para ella y los suyos, los halagos que le gusta escuchar y algunas ayudas insignificantes que le presentamos como grandes favores y que ella nos agradece como si lo fueran. En cuanto la mosca pega sus diminutas patitas a la red pringosa, ya le es imposible soltarse. Y ahí se queda. Cazada. Lista (...) La balanza del acuerdo verbal no se inclina a ambos lados por igual. Por eso el supuesto consentimiento de las víctimas no es más que una farsa donde no existen los requisitos éticos imprescindibles en cualquier relación personal, social o laboral (...) Yo surtí, durante años, a doce de los mejores macroburdeles que existen en la actualidad en España. Los llené de esa materia prima que los puteros llaman 'carne fresca', día a día. Y jamás me paré a pensar si la mercancía que yo importaba eran personas como yo. Ellas eran otra cosa. Eran putas".


  Asumido el golpe, Lucía hizo de tripas corazón "con enorme disciplina y a destajo". En tres meses consiguió los 6.000 euros del dinero que creía deber a Miguel por sacarla de su país y darle un trabajo. También había pagado cada día los 50 euros que se abonan para poder bajar al salón y ejercer allí. Se presentó en el despacho de su proxeneta con una sonrisa "de satisfacción y felicidad". Miguel hizo cuentas delante de ella y le dijo que ya solo le faltaban 425 euros para cumplir la deuda. La convenció de que dentro de un mes volvieran a hablar, pero necesitaba extender su visado por tres meses en España para poder seguir en el club "ya sin deuda" y ahorrar para volver a su país con dinero para su familia. La extensión del visado es gratuita, pero Miguel le dijo que costaría "apenas" 1.200 euros. Le explicó que con ese visado estaría tranquila en España en caso de una redada. Quieren todas lo mismo, dice Miguel: estar en España legalmente, ahorrar y volver con dinero a sus casas. Por eso Lucía regresó al mes siguiente creyendo la deuda saldada al despacho de Miguel, pero ésta había crecido; el proxeneta sumó un gasto que "había olvidado", el de la pensión diaria: cama y comidas. Sumado todo, incluido lo anterior, Lucía ya debía más dinero que en su primera visita. "Se empezó a morir por dentro", dice Miguel.

Pasaron los meses con nuevas promesas incumplidas, cientos de clientes ("aquí de viene a chupar y follar"), hasta que un día Lucía no apareció en el salón. Tampoco se había escapado ("en este negocio lo más importante es lo que está en la puerta") ni estaba en su cuarto. Finalmente apareció: lo hizo tirada en un charco de sangre en el baño. Se había cortado las venas. La llevaron al hospital, donde le salvaron la vida de milagro. Al regresar días después al club había envejecido veinte años. "Esa mujer mayor que había devorado sin compasión a la joven y bella Lucía dio por hecho que a su deuda interminable se le sumarían las facturas de la ambulancia, el médico, el hospital, las medicinas, la diaria, e incluso una multa por su intento de suicidio". La tuvieron prostituyéndose más tiempo en otro club, éste de Denia, y al cabo de unos meses tuvieron que ingresarla en un hospital psiquiátrico. Había muerto del todo. Nunca volvió a Colombia, nunca supo más de su madre, nunca volvió a ver a su hijo.

El libro que Mabel Lozano ha escrito basándose en decenas de entrevistas con El Músico explica la realidad del mundo de luces de neón y clubes repartidos por todos los pueblos, ciudades y carreteras de España. "Llegamos a ser los propietarios de algunos de los mejores burdeles de España: El Leidys, en Denia; El Glamour, en Córdoba; El Privé, en Tarragona; La Rosa Élite y El Venus, en Valdepeñas; Los Charlys, en Consolación; El Estel, en el Vendrell; El París, en Puerto de Sagunto; El Cuatro Hermanas, en el Puxol; Las Palmeras, en Castellón...". Un mundo a la vista y consumo de todos poblado de mujeres explotadas que llegaban a España de las más diversas maneras, siempre engañadas y después traicionadas, como campeonas de un deporte que en su país no existe para ser destinadas, como mercancía, a un esclavismo que desconocían que existiese en el siglo XXI. En un país, España, en el que no está perseguido penalmente el proxenetismo en todas sus formas, por ejemplo la consentida. Y en el que las víctimas tiene más miedo a la justicia que a sus captores por la amenaza que estos representan sobre sus familias. "Apenas se invertían mil doscientos o mil quinientos euros, todo lo más", resume El Músico. "Pero ellas se convertían en un cheque en blanco. El beneficio de su explotación podía superar los doscientos mil euros. ¡Se hubieran necesitado diez kilos de cocaína para alcanzar la misma cifra que con una sola víctima!".


 Fuente: https://politica.elpais.com/politica/2017/11/11/actualidad/1510423180_056582.html?id_externo_rsoc=TW_CC

domingo, 12 de noviembre de 2017

Peces con emociones y fiebre

Varios equipos de científicos ha descubierto que los peces cebra tienen “fiebre emocional”, un pequeño aumento de la temperatura corporal ante situaciones de estrés. Otros peces, los besugos, muestran indicadores de emociones.

Tras someter a un grupo de peces cebra a situaciones estresantes, estos sufrieron un aumento de la temperatura corporal de entre 2 y 4 grados, según ha experimentado un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona, junto a científicos de las Universidades de Stirling y Bristol (Reino Unido).

Se trata de un fenómeno llamado fiebre emocional, que se relaciona con las emociones que sienten los animales ante un estímulo externo. Incluso se ha llegado a relacionar con algún grado de conciencia, aunque esta es una cuestión polémica. La fiebre emocional se había detectado en mamíferos, en aves y en algunos reptiles, pero nunca en peces, que eran considerados animales sin emociones ni conciencia. Este nuevo estudio llevado a cabo con 72 ejemplares de pez cebra, ha alterado esta idea.

Los investigadores dividieron los peces en dos grupos de 36 ejemplares y los introdujeron en un gran tanque con diferentes compartimentos intercomunicados, con temperaturas que iban desde 18 ºC hasta 35 ºC. Los peces del grupo control permanecieron en la zona que estaba a su temperatura preferida: 28 ºC, y sin ser sometidos a ninguna acción especial. A los peces del otro grupo se les hizo pasar por una situación de estrés: fueron confinados durante 15 minutos en una red dentro de la pecera, a 27 ºC. Pasado este tiempo, fueron liberados.
Mientras los peces control permanecieron en los compartimentos de 28 ºC, los peces que habían sufrido estrés se desplazaron hacia los tanques calientes y aumentaron su temperatura corporal entre 2 ºC y 4 ºC. Para los investigadores se trata de una prueba de expresión de fiebre emocional. Sobre el grado de conciencia de los peces los científicos están muy divididos. Algunos investigadores creen que no pueden tenerla por la simplicidad de sus cerebros, que carecen de córtex cerebral, capacidad de memoria y aprendizaje, con un repertorio muy limitado de comportamientos y sin la capacidad de experimentar sufrimiento.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Algarve (Portugal) ha demostrado que los besugos responden emocionalmente a los estímulos de su entorno, lo que sugiere que los estados emocionales son un rasgo que la evolución ha favorecido en muchas especies animales.



En otros factores, se midieron los niveles de cortisol, una hormona del estrés, y evaluando las áreas del cerebro que se activaron y que se sabe que están asociadas con estados emocionales positivos y negativos. Es la primera vez que se identifica que los peces, animales más simples y más alejados de los humanos en la escala evolutiva, pueden desencadenar respuestas fisiológicas y neuromoleculares en el sistema nervioso central en respuesta a estímulos emocionales. Además, los científicos afirman que la capacidad de evaluar los estímulos emocionales puede tener una base neurológica más simple de la esperada.

Más respeto para los besugos.


Fuente: http://www.madrimasd.org/blogs/ciencia_marina/2017/10/30/134941

"España exigía la democracia en Guinea Ecuatorial hasta que apareció el petróleo"

Andrés Esono, principal opositor del presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang, alerta de las escasas garantías que, una vez más, ampararán las elecciones legislativas de este domingo
"Ahora, con la crisis económica, muchos estarían dispuestos a votar en contra del régimen, por lo que la represión para volver a ganar es aún mayor"
"Hacer oposición en Guinea es arriesgarse a vivir excluido y marginado" 

Andrés Esono, Secretario General de CPDS en Guinea Ecuatorial
Andrés Esono, Secretario General de CPDS en Guinea Ecuatorial DAVID CONDE
 El guineano Andrés Esono, principal opositor del dictador Teodoro Obiang, afronta las elecciones legislativas y municipales de este domingo desde una más que previsible derrota. Pero las denuncias de fraude que ensucian cada una de las citas electorales en Guinea Ecuatorial no hacen tambalear su propósito de "lograr la democratización del país". 

El secretario general de Convergencia para la Democracia Social (CPDS) es uno de los impulsores de la coalición electoral Juntos Podemos que, junto con Unión de Centro Derecha, pretenden unir fuerzas para plantar cara al partido de Obiang, que acumula casi 40 años de dictadura en el país africano. 

Está de visita en España para captar la atención internacional ante la "inexistencia de garantías" que avalen los próximos comicios que pretenden elegir los diputados del parlamento ecuatoguineano, que en la actualidad cuenta con solo un representante de la oposición. 

Su esperanza está en las calles: "S i hay fraude, la población tiene que manifestarse para exigir que lo que se diga en las urnas se respete". 

Este domingo, se celebran elecciones legislativas y municipales. ¿Qué garantías tienen?
Ninguna. No tienen ninguna garantía porque el gobierno no ha cambiado nada. No ha cambiado la ley electoral aunque ni siquiera cumple la deficiente legislación actual. No ha invitado a observadores de la Unión Africana y rechaza invitar a los de la UE y otros organismos imparciales.

Estos observadores, en las elecciones de 2013 y 2016, hicieron unas recomendaciones sencillas: que todos los candidatos tuviesen acceso a los medios de comunicación y que se limitase el uso abusivo de los recursos del Estado por parte del partido del poder. No está cumpliendo ninguna. Siempre hacen las mismas recomendaciones, pero el Gobierno nunca las cumple. Estas elecciones no van a ser diferentes y parece que pueden ser incluso peor.

¿Por qué?
Porque se celebran en un momento muy delicado en lo que se refiere a la situación económica. Hay una grave crisis económica y social en el país: miles de personas han perdido su puesto de trabajo, hay mucha pobreza.

El Gobierno siempre ha contado con el miedo de la población que le vota. Piensa que, con ese miedo, mucha gente prefiere no meterse en temas políticos ni votar a la oposición porque perdería su trabajo. Ahora que lo han perdido todo, estarían dispuestos a votar en contra del régimen, por lo que la represión sobre la población es aún mayor, con el objetivo de volver a alzarse con ese 99% que siempre consigue en las elecciones. El régimen hace las elecciones solo para hacer parecer que hay democracia en Guinea, aunque en realidad esta no exista. 

Al fraude electoral se une, denuncia, la represión a los opositores. 
Hacer la oposición en Guinea Ecuatorial es una de las profesiones más arriesgadas. En Guinea la oposición no tiene derecho a nada, ni siquiera a trabajar. No solo le pasa a los políticos, los militantes conocidos de la oposición no tienen derecho a trabajar. Incluso los sospechosos de simpatizar con la oposición también tienen problemas. Un opositor no puede ganar un juicio si lo tiene contra el partido del poder. No tenemos derecho a nada.

La última vez que viajó a Madrid, donde se reunió con diferentes partidos políticos españoles, fue detenido a su regreso a Guinea Ecuatorial. ¿Qué pasó?
Sí. Después de Madrid, fui a Alemania y Colombia. Al volver, me detuvieron en el aeropuerto, me dijeron que tenían información de la Interpol de que había comprado armas en Bélgica para dar un golpe de Estado, lo cual era falso. Gracias a la movilización de partidos políticos españoles, e incluso del Gobierno, me liberaron a las 24 horas.

¿Cómo se las arregla entonces para realizar esta labor de oposición?
Buena parte de los que estamos en este partido hemos estudiado en España por lo que tenemos ciertas ventajas. Yo trabajo para la UNED por lo que no pueden obligar a la UNED a que me eche del trabajo. Mis compañeros, muchos ingenieros, economistas, médicos, van dando clases en colegios de monjas o en el colegio español. De eso vivimos.

Pero, con nuestros recursos, tenemos que intentar mantener el partido. Estamos en una situación de presión constante. De miseria constante. El partido muchas veces tiene que hacer de ONG para personas que se nos acercan porque no tienen ni para comprarse unas aspirinas. Tenemos que encargarnos de militantes que, por el hecho de apoyar la oposición, han perdido sus trabajos.

A usted le llegaron a acusar de comprar a un enfermo de ébola para meterlo en el país. ¿Qué ocurrió?
Sí, son situaciones surrealistas. En enero se celebró la Copa África. Marruecos la había rechazado por la situación del ébola. Y nosotros nos preguntábamos: ¿cómo vais a aceptar la Copa? ¿De qué partida presupuestaria vais a sacar los 40 millones de dólares? ¿Cómo va a prevenir los casos de ébola un país que tiene la sanidad por los suelos? Entonces, pedimos a la población que no fuera a los estadios, pedimos un boicot. Poco después, publicaron una noticia diciendo que yo había ido a los países afectados por el ébola para comprar a un enfermo y traerlo a Guinea, matar a la población y decir: mirad, esto es lo que decíamos.

Surrealista. Fuimos a los tribunales a denunciarlo. La policía fue bochornosa, prefabricó tarjetas de embarque de los supuestos viajes. Yo les decía: ¿dónde están los sellos en mi pasaporte? No lo pudieron demostrar. Trajeron a un delincuente internacional que dijo que yo le había ido a ver para ofrecerle dinero a cambio de meterlo en Guinea y que luego, decía, no le pagué y le amenacé.  
Los medios estuvieron cuatro meses con el tema. Llamándome asesino pero sin dejarme hablar. Me dejaron en una especie de arresto domiciliario, solo podía ir a la oficina y poco más. Fue una violación de mis derechos a la defensa, a la presunción de inocencia, al derecho de expresarme. Hubo un intento de meterme en la cárcel pero finalmente, no sé si por la presión internacional o por la vergüenza, dejaron pasar el caso.

Las relaciones entre el Gobierno español y el ecuatoguineano son aparentemente buenas. ¿Qué papel tiene España en su intento de impulsar un cambio?
Las relaciones no son buenas aunque lo digan, pero el Gobierno de España no exige con contundencia el fin de la represión y las vulneraciones de derechos humanos. Pero a la mínima que quiera España exigirlo, el gobierno lo tachará de injerencia política y habrá consecuencias. El Gobierno guineano quiere que España solo coopere y reconozca a Guinea como gobierno democrático.

¿El Gobierno de España cumple con esa exigencia?
Los gobiernos españoles no son muy contundentes a la hora de exigir el respeto de los derechos humanos. Antes sí: cuando Guinea era un país pobre. Desde que empezó a explotar los recursos y todas las empresas petroleras querían entrar, las exigencias al gobierno empezaron a ser cada vez más débiles y tímidas. El petróleo y el dinero han pasado a ser más prioritarios que la exigencia al respeto de los derechos humanos de Guinea.

Ahora que se está explotando sus recursos y las empresas quieren entrar, las exigencias han bajado. No solo por el interés de los gobiernos de llevar multinacionales al país sino también porque el margen de maniobra para presionar al gobierno también se ha reducido.

El gobierno guineano ya no depende de la ayuda internacional, así que les puede mandar a freír espárragos porque tiene recursos propios y recursos codiciados por las grandes potencias. El Gobierno de Guinea siempre ha jugado con esa baza. Si Occidente le presiona demasiado, se dirige a los chinos para que ocupen su espacio. Y a Occidente no le interesa que China ocupe el espacio.

Su partido, Convergencia para la Democracia Social (CPDS), se ha unido con Unión de Centro Derecha (UCD) en la coalición electoral Juntos Podemos. ¿Por qué?
Hemos hecho la coalición ante una situación en la que el partido del Gobierno usa todos los recursos del Estado a su antojo. Por ejemplo, la prensa. Hemos mantenido una reunión con el Gobierno y  nos han asignado un equipo de radio y televisión. Graban imágenes de nuestros actos pero, en el momento de informar, solo emiten unos segundos de imágenes y no permiten que salga nuestra voz. Ellos hablan por nosotros y dicen lo más intrascendente de nuestro discurso. Ante esa situación, vimos que un solo partido no puede enfrentarse al partido del poder. La unión hace la fuerza. Por eso lanzamos un único mensaje de unión por el cambio a la población, a los militantes que nos exigen esa unidad .

Tenemos la experiencia de 1995, la única vez que la oposición se unió. Y tenemos la experiencia de otros países africanos donde han conseguido deshacerse de dictaduras gracias a ello. Cuando estamos unidos, somos más fuertes.

¿Qué posibilidades reales tienen de obtener más escaños?
Las posibilidades que tenemos se basan en poder llegar a la población para decirle que "ahora o nunca". Y, si hay fraude, la población tiene que salir a la calle para exigir que lo que se diga en las urnas se respete.

No hay agua, no hay hospitales, los hospitales son privados para la gente con recursos. El régimen no ha construido escuelas. Se ha invertido mucho en otras construcciones: puentes enormes, grandes hoteles, aeropuerto desde el que no salen aviones durante semanas… Y no se ha construido ni una escuela. Tanto es así que los centros privados tienen que establecer turnos.

Para ejemplificarlo: en el distrito electoral de Bata, hay 38 centros de enseñanza secundaria, de ellos 33 son privados, construidas por asociaciones religiosas o familias para que los niños no estén en la calle. De los cinco que hay, tres se construyeron en la época colonial y dos con (el anterior dictador Francisco) Macías. En este régimen, no ha construido ninguno. No han construido infraestructuras que beneficien a la población. No. La población vive al margen del petróleo. Gracias a esas obras, hay una ley de inversiones según la cual todas las empresas extranjeras tienen que contar con un socio local, siempre del presidente y de su familia o del poder.

Pide que sus votantes salgan a la calle pero ¿qué consecuencias suele tener para la población manifestarse contra el Gobierno?
Hay una ley que permite que los ciudadanos se manifiesten pacíficamente pero nunca han permitido una manifestación de la oposición. Las únicas que se celebran en Guinea Ecuatorial son de apoyo a Obiang o a algún miembro de su familia, pero nunca hay una manifestación de interés social.
En 2013, tras el fraude electoral, anunciamos que nos manifestaríamos, el Gobierno no nos dio permiso y el día de la protesta amaneció con toda la zona acordonada por tanques. A mí me detuvieron junto con otros compañeros a pesar de que habíamos anunciado que lo íbamos a hacer para que la manifestación transcurriese con normalidad. Nuestra sede permaneció dos semanas rodeada, asediada.

Pero volveremos a salir, porque la población guineana está muy cansada. Uno puede aguantar la represión y la falta de libertades cuando se le da de comer. Pero no puede aguantar la represión mientras ve que sus niños no tienen ni para comer ni tienen dinero para estudiar. En estas condiciones si unos no tienen dinero para pagar, no irán a la escuela. Es difícil que uno aguante tantas privaciones, porque la situación al final acaba estallando.

La oposición llamó una y otra vez al gobierno a sentarse pero siempre la maniobra para distraer a la gente, para engañar.

¿Cuáles son las principales reformas que proponen para generar ese cambio?
Querríamos producir cambios en la Constitución y en varias leyes del país. Reducir los poderes del jefe de Estado, que el Parlamento pueda desarrollar su labor, que el actual ni legisla ni controla al gobierno: solo se limita a ratificar las decisiones que el Gobierno manda al parlamento. No ejerce de control: es dependiente del gobierno. Por eso, necesitamos un cambio constitucional en el senado, que solo bloquea todo lo que sale del Parlamento y no venga del partido del gobierno.

Teniendo en cuenta este atosigamiento que relata, ¿no piensa en tirar la toalla?
A veces da miedo porque en Guinea te puede pasar de todo. Sigo porque ¿de qué me sirve ir al exilio? Si todavía hay un margen para seguir luchando por la democracia, tengo la confianza en que terminará llegando a Guinea Ecuatorial porque la causa de la democracia es una causa justa. Lo importante es mantener la llama de la lucha encendida. Si no lo hacemos nosotros, ya lo harán otros.