martes, 31 de enero de 2017

Malos presagios para Trump: la sonrisa china y los piropos de Putin

2017-01-30-1485782471-462356-Capturadepantalla20170130alas14.19.44.jpg
Foto: REUTERS

 Fue Talleyrand quien dijo que "nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero". Hoy, millones de personas, cientos o miles de millones, pueden confirmar de visu la realidad de este principio del gran político francés: no hay sino que recapacitar en los últimos meses de esa gran nación que es Estados Unidos y la meteórica escalada hacia la Presidencia del multimillonario Donald Trump, un fantoche arrogante que no tiene muchas luces y que se mueve, incluso la boca, como uno de aquellos muñecos autómatas del siglo XVIII.

Un gran presidente norteamericano, el tercero, uno de los padres fundadores, Thomas Jefferson, dejó dicho, en la carta a James Madison del 20 de diciembre de 1787, comentando una revuelta en Massachusetts, que creía conveniente que cada cierto tiempo -un siglo y medio le parecía excesivo sin ninguna movida- hubiera una revolución para agitar el sistema. La aparición en escena del magnate de Nueva York, no hay duda de que encajaría en esta forma de ver las cosas: si EEUU aguanta sin que se le revienten las costuras de la Constitución, saldrá fortalecido y -Dios o el sentido común mediante- los ciudadanos, escarmentados. Probablemente solo algún estudioso hispanista conocerá a Eugenio D'Ors y a su famosa advertencia: "Los experimentos, con gaseosa".

Donald Trump y su equipo de millonarios especuladores y generales misioneros, que son un peligro, empiezan con mal pie en la política internacional. Justo predican el proteccionismo matón y el aislacionismo en tiempos en los que la expansión de los mercados es clave para la paz mundial: si las relaciones se atienen al derecho internacional, si son éticas y justas entre países industrializados y países en vías de desarrollo o productores de materias primas, todos se benefician.

A su vez, desencadenan estúpidas guerras, que abrirán heridas difíciles de curar. Contra México, contra los inmigrantes hispanos, ofendiendo a toda América desde Río Grande hasta el Cabo de Hornos, con el cierre de los aeropuertos a refugiados de países musulmanes.... La altanería, el engreimiento y el desprecio implícito en sacar al español de la web oficial, que no se puede entender sin su guerrilla tipo islote de 'Perejil' con viento de levante del muro a lo largo de la frontera mexicana, es una iniciativa que contrasta con los nuevos equilibrios del juego de poder mundial.

Mientras Trump y su corte, a medio camino del ¡Hola! y de una tesis doctoral sobre el trastorno narcicista de la personalidad, se enemista con el resto de América, el presidente de la República Popular de China, Xi Jimping, regresaba a Beiging vía Canarias para, semanas después, asistir al foro de Davos. Por cierto, el 28 de enero comenzó el año nuevo chino: el 4715 del calendario tradicional será oficialmente el Año del Gallo Rojo de Fuego.

La nueva Casa Blanca no debe pasar por alto que los tres últimos presidentes chinos han visitado Suramérica y han convertido al subcontinente en una de las prioridades estratégicas. Este interés se pone de relieve con las visitas de Jian Zemin en 2001, de Hu Jintao, al menos en 2002 y 2004, y de Xi, el pasado mes de noviembre de 2016. La isla de Gran Canaria ha recibido a sus numerosas comitivas y a frecuentes delegaciones que han mostrado un gran interés por aspectos tales como los detalles del descubrimiento de América por Colón, que creía que iba a China y se topó con un Nuevo Mundo...

En Davos, el presidente Xi defendía la globalización con gesto sonriente; entre 2005 y 2014, Pekín ha otorgado casi 120.000 millones de dólares en créditos a varios países latinoamericanos. Aparte de este volumen de negocios, el Gobierno chino ha anunciado la inversión de más de 50.000 millones de dólares en algunos grandes proyectos; y a principios de 2016, Xi Jimping declaraba que China se preparaba para invertir en Latinoamérica 250.000 millones de dólares en diez años.

Completando estos datos, recogidos de diversas fuentes -casi toda la prensa nacional y el Rusia Today en noviembre de 2015, el Banco Central de China anunciaba en septiembre de 2015 un fondo de inversión de 10.000 millones de dólares para cooperación bilateral en alta tecnología, energía, minería e infraestructuras. El resumen es que mientras EEUU reduce sus negocios en América del Centro y Sur, China los multiplica.
Lo lógico hubiera sido, en una diplomacia normal, y en unas relaciones exteriores sin taras mentales y tics xenófobos, que Washington reaccionara con medidas que fortalecieran su liderazgo regional y el comercio, siguiendo el camino trazado por Barack Obama. China es el gran competidor para la economía USA, y hace tiempo que está enseñando abiertamente sus cartas en Latinoamérica y África.

Y en tanto el flanco sur de EEUU es ninguneando y ofendido por el trumpismo, soliviantando a sus pueblos, heridos colectivamente en su orgullo nacional por un encadenamiento de ofensas, China, que conoce perfectamente las leyes de la termodinámica y el principio de los vasos comunicantes, fortalece sus posiciones en estas áreas que tendrán un peso creciente en el inmediato futuro.

A su vez, Vladimir Putin realiza varios movimientos que tienden, en una descarada, por elemental, estrategia de tenaza, a debilitar a Washington e impedir la unidad en los asuntos de Estado de los dos grandes partidos, el demócrata y el republicano: socavar los cimientos de la OTAN, esa Alianza Atlántica que fue fundamental para frenar el expansionismo soviético al principio de la Guerra Fría con el rearme del arsenal atómico soviético del ejército rojo en Europa, y promover, en paralelo -no conviene pasarlo por alto- movimientos populistas y nacionalistas en la Unión Europea...con guerra cibernética y comandos de operaciones especiales en red incluidos. Ah, y los fantasmas de Crimea y Ucrania haciendo sonar las cadenas.

Y en este escenario global, Rusia fortalece su unidad hasta el extremo del autoritarismo, y pone en marcha nuevos proyectos de rearme ante un Gobierno estadounidense que se mueve como un pollo sin cabeza con un presidente que ensaya ante el espejo y hace incesantemente la misma pregunta: '¿Espejito, espejito, quién es el más listo, el más guapo, el más rico...?

Los intereses económicos de varios de los asesores y ministros de Trump con los oligarcas rusos y el entorno financiero del Kremlin, la confirmación de la gigantesca maniobra de intoxicación rusa contra la candidata Clinton para favorecer las opciones de la trumpomanía, que tuvo un efecto descerebrador colectivo, las primeras actuaciones del nuevo presidente, que predica una realidad no real -"hechos alternativos", algo que no puede ser sino cinismo o esquizofrenia- , no son factores que muevan a la confianza, a la predecibilidad y a la seguridad.

Por penúltimo, España tiene con los países latinoamericanos la misma relación especial que tiene Reino Unido con Estados Unidos. España, y la Unión Europea, no tienen más remedio, por obligación moral, pero también por su propio interés (nunca viene mal en tiempos confusos un aviso a navegantes) que apoyar a México frente a las inadmisibles amenazas del nuevo presidente de USA.

La convocatoria de una Cumbre Iberoamericana de carácter extraordinario en Ciudad de México, auspiciada por el Gobierno español, sería una excelente ocasión para a) revitalizar a las cumbres y b) para acentuar la independencia de las naciones del subcontinente, su solidaridad colectiva y sus vínculos espirituales, políticos y económicos con España y la Unión Europea.

El aislacionismo maleducado y ofensivo, nostálgico del far west que impregna el dorado populismo ricachón de Donald Trump se volverá, si no hay un cambio de rumbo, como un boomerang contra la economía estadounidense. Y Europa tendrá que asumir nuevos compromisos en seguridad, defensa, inteligencia..., por lo que disminuirán su dependencia y sus compras en EEUU. La industria y la investigación europea ya ha demostrado que puede asumir estos desafíos, y sacar y sacar beneficio y oportunidades de negocio del interiorismo y el poco seso del ocupante del Despacho Oval, que tiene aterrorizado al Partido Republicano por su arrogante cesarismo de niño de papá. Pero detrás de cada césar siempre hay un Bruto. Trump está personificando la figura del tonto útil. Pero los tontos útiles tienen fecha de caducidad. Cuando los tontos útiles se convierten en tontos crónicos y en tontos peligrosos, dejan de ser útiles.


Fuente:  http://www.huffingtonpost.es/angel-tristan/malos-presagios-para-trum_b_14492342.html

lunes, 30 de enero de 2017

“El dolor es primo hermano del miedo”

El neurólogo Jordi Montero lleva más de cuarenta años diagnosticando y tratando a pacientes con dolor crónico. En su último libro trata de profundizar en las causas de este dolor y los posibles tratamientos.

El neurólogo Jordi Montero, autor de "Permiso para quejarse"
El neurólogo Jordi Montero, autor de "Permiso para quejarse" A.M. Ron

El dolor crónico afecta a entre el 10 y el 30% de la población adulta, con una incidencia especial entre las mujeres entre 40 y 60 años. En la mayoría de los casos este dolor no tiene una causa física evidente y está habitualmente relacionado con factores emocionales, pero los pacientes se ven inmersos en una espiral médica en la que nadie les da respuesta y de la que no encuentran salida. El doctor Jordi Montero pertenece a un grupo de neurólogos que afronta este problema desde hace unos años con otro enfoque. En su libro "Permiso para quejarse" (Ariel, 2017) este especialista conocido por su trabajo en el Hospital Universitario de Bellvitge y con más de cuarenta años de experiencia ofrece una visión más humana de estas afecciones y explica la importancia del componente emocional de buena parte de los casos. Charlamos con él en un céntrico hotel de Madrid.

¿Qué siente un experto en dolor cuando le da un cólico nefrítico?
Mucho dolor agudo. Y miedo. Piensas: ¿me voy a morir? ¿El diagnóstico es correcto? ¿Cómo acabará esto? Después, una vez que tienes el diagnóstico, ya llega la tranquilidad y baja muchísimo la angustia. Entonces te tratas con analgésicos, sin miedo ya.

¿El dolor es menos intenso cuando tienes una explicación?
Claro, porque el dolor tiene siempre esa connotación emocional, y el dolor es primo hermano del miedo. Cuando pierdes el miedo, queda la nocicepción, el dolor, y este sabes que es tratable con medicamentos opiáceos. Entonces ya solo queda saber cuánto va a durar, pero ya tienes la tranquilidad de saber por qué es.
¿Se podría soportar a nivel consciente?
Es el famoso episodio del doctor Livingston atacado por un león, cuando cuenta que no notó nada. En situaciones de estrés se produce una descarga de endorfinas que van directas a los receptores y detienen la entrada de sensación de daño, es decir, hay una analgesia fisiológica. Además, es lógico, porque no notar el dolor de una herida es algo que ha sido útil a nivel evolutivo, tanto para el animal que ataca como para el que es comido.

Pero me refiero a si es posible el control consciente del dolor.
Existen métodos que pueden generar endorfinas, algunos orientales. Y desde luego el ejemplo práctico lo tenemos en el efecto placebo. De hecho, el efecto placebo es reversible con naloxona. Alguien que tenga analgesia psicogénica, si le das esta sustancia, vuelve a tener dolor.

¿Ha recetado alguna vez placebo a algún paciente?
Sí, cuando mi nieta se da un golpe en la rodilla yo le doy unos besitos y le canto una canción que me cantaba mi abuela y se le pasa el dolor.

Me refiero en la consulta...
Bueno, en algunos lugares existen pastillas de azúcar que se utilizan para esto. Pero tú has de ser consciente y debes emplear métodos éticos, es decir, que no engañes y no causen un gasto. Y además, no está de más que al paciente le hagas entender de alguna forma que estamos jugando con estas ideas. Y hay que saber que el placebo solamente actúa en dolor, inflamación y depresión, que son los mecanismos de defensa. Pero no actúa en una infección, en un cáncer o en un infarto de miocardio. Y el efecto es transitorio, nunca dura más de un mes y medio.

A menudo le pregunta a los pacientes si el dolor solo les afecta despiertos, ¿qué relevancia tiene esto?
Es importantísimo, porque ayuda a distinguir el dolor crónico del agudo. Si tienes un dolor de muelas o una apendicitis, el dolor te despierta, pero si el dolor es por memoria, duermes. Ese dolor crónico se ha producido por una memoria del dolor. Se ha creado una sensibilización y de una forma inconsciente se produce porque se ha evocado una memoria de dolor que está ahí instalada. 

¿El dolor es hereditario y aprendido? 
Nosotros aprendemos por imitación, los humanos nos hacemos con lo que estamos viendo delante. Por ejemplo, copiamos la sonrisa de nuestra madre a los cuatro meses y medio de vida. Si tú delante tienes modelos emocionalmente inestables, con dolor, es muy fácil que utilices los mismos modelos. Igual que tienes la sonrisa de tu madre, puedes tener el dolor de tu madre.

Aquí es cuando el paciente le replica lo de "¿se piensa que me lo invento?". ¿Cuántas veces le han hecho esta pregunta?
Muchas veces. Pero esto lo puede entender cualquiera, si se lo explicas bien. Ysi yo sé la explicación, mejoro. Muchos pacientes me dicen "ostras, es la primera vez que me explican algo lógico". Cuando uno entiende lo que le pasa, rebaja muchísimo su miedo.

¿Tomamos demasiados analgésicos o más de los necesarios?
Para el dolor crónico son inútiles, en general. A veces el dolor crónico es debido a una amplificación de un dolor agudo, de daño. Con muy poco daño se produce mucho dolor, cuando existe una amplificación, que es algo que nuestro cerebro hace constantemente. Por ejemplo, fíjate en la sensación que te está llegando ahora de tu pie izquierdo. Hasta que no te lo he dicho no lo notabas, ¿no? A veces, un pequeño daño produce un gran dolor. Aquí es donde entra el dolor crónico, esta sensibilización.

El neurólogo Jordi Montero, durante un momento de la entrevista
El neurólogo Jordi Montero, durante un momento de la entrevista
Vivimos en una sociedad que no quiere sentir dolor.
Sí, claro. No queremos tener dolor, pero esto es cultural. Los analgésicos deberían usarlos para el dolor agudo. Somos la tercera generación de seres vivos que podemos luchar contra el dolor agudo, después de 3.000 millones de años. Tu abuelo, si tenía dolor de muelas, se jodía.

¿El peor caso de dolor que ha visto?
La neuralgia del trigémino. Antes los pacientes se suicidaban. Es como la epilepsia de un nervio, crisis de descargas espontáneas y el dolor de la cara es muy diferente, es muy rabioso y cabreante. Por suerte ahora se remedia con fármacos antiepilépticos. Y en algunos casos no tienes más remedio que operar.

¿Y el dolor por daño en el tálamo?
El tálamo es como un guarda urbano, casi todas las conexiones pasan por allí. Y si se alteran algunos puntos del tálamo, no hay filtro en las sensaciones y un simple toque puede ser extraordinariamente desagradable. Y produce una distorsión incomprensible para nosotros.

¿Cuál es el camino más prometedor contra el dolor de cara al futuro?
El primero va a ser el conocimiento de receptores para poder jugar y cambiar la excitabilidad de determinadas redes. Ahora lo podemos hacer con antidepresivos, o con la dopamina en el párkinson,  pero son medicamentos que actúan sobre muchas redes y tienen muchos efectos secundarios. Cuando tengamos medicamentos que actúen sobre redes muy concretas serán muy eficaces para muchos problemas conductuales. Y otra vía será meterse en estas redes con estimulación eléctrica, desde fuera o desde dentro. Desde dentro ya estamos tratando el párkinson y las obsesiones. Y desde fuera, no solo la estimulación magnética transcraneal, o el uso de música. 

El desconocimiento del dolor ha dado lugar a enfermedades nuevas, ¿qué opina de la fibromialgia?
Los reumatólogos pusieron este nombre pero confunde mucho, porque es como si conociésemos la patología y tuviese que ver con la inflamación. En realidad es dolor crónico, es un dolor cierto, pero el origen es por memoria de dolor, problemas emocionales, etc. De alguna manera estas personas han ido almacenando todo el dolor que han tenido y les ha ido quedando como en una mochila. Y los tienen todo el tiempo, excepto cuando duermen. Y van muchos al médico, pero realmente la medicina no ayuda a estos pacientes y las paramedicinas menos. Así que lo mejor es protegerles de las medicinas.

A algún paciente le contesta usted que tiene dolor porque está enfadado o porque no es feliz, y le recomienda que salga a divertirse. Esto suena a pseudociencia. O a coaching.
Lo que yo le digo es: adáptate a tu condición, porque yo no tengo solución, y la medicina tampoco. Y le voy a defender de la medicina: los médicos cuanto más lejos mejor, ya me quedo yo de médico. A veces es muy difícil porque otros médicos encontrarán una manera de operarlo y aparecerá un nuevo dolor, siguiendo criterios convencionales, a veces con buena fe. Puede que los pacientes no lo entiendan, pero yo no engaño.

¿Qué porcentaje de pacientes se marchan enfadados?
Uy, es alto. Digamos que enfadados no. No lo entienden, pero a veces vuelven. Hay muchos que dicen "me sigue doliendo igual pero ya no me importa, porque sé de qué va. Y me he puesto hacer fisioterapia, gimnasia..." Y se adaptan. Que es lo que hacen los animales, si eres cojo debes andar cojo, pero si eres cojo y quieres correr los 100 metros, serás un desgraciado.

Me interesa mucho el caso de esa paciente suya a la que se le pasa el dolor solo cuando interpreta un personaje en una obra de teatro.
Aprendí mucho con esa señora. Realmente es una relación entre la conciencia y el dolor. Cuando esta persona es otra, esta no tiene dolor. Que es lo que hacen los actores. Cuando ella actúa no tiene dolor porque es otra persona, ha cambiado la consciencia, esta persona no tiene memoria del dolor.

¿Por eso a los pacientes a los que se pone collarín tras un accidente terminan desarrollando más a menudo un dolor crónico?
Claro, y a veces hay un factor que es el agravio, están dolidos. En el libro cuento el caso de un señor al que le dieron un golpe por detrás en el coche y a las horas empezó a sentir un dolor. Entró en un círculo vicioso y terminó yendo al psiquiatra pensando que tenía depresión. El agravio, lo que te maltrató, produce cambios cerebrales y termina en el dolor crónico. Y de ahí, como caigas en la medicina clásica, no sales. Lo que hacemos nosotros es decirle a la gente que salga corriendo. A usted le han metido en una trampa, la sociedad le ha metido a usted en un pozo, salga del pozo, porque están jugando con su vida.

Como su paciente que empezó a sentir el dolor en la zona del tumor cerebral solo cuando la habían curado.
Como consecuencia del trauma. Esa mujer después de cinco años sigue teniendo dolor, porque las memorias no se olvidan. Pero ya sabe por qué lo tiene, y que no es que el tumor se reproduzca, así que ya lo aguanta y se va a pasear. Y me dice: "me sigue doliendo, doctor, pero me voy a pasear con las amigas".


Concejal de California jura el cargo con el escudo del Capitán América en lugar de la Biblia


El político estadounidense Lan Diep fue elegido como concejal de la ciudad californiana de San José, y en su ceremonia de juramentación reemplazó la Biblia habitualmente usada en esta clase de eventos, por el escudo del Capitán América.

El político explicó que el escudo del héroe de Marvel “representaba los ideales de Estados Unidos” y fue por esta razón que decidió usarlo en su juramento. “Espero buscar esos ideales de juego limpio, justicia igualitaria y democracia durante mi periodo”, señaló el concejal.

El evento que causó admiración entre algunos usuarios, no ha sido aplaudido por todos, pues la acción fue criticada por quienes lo consideran una falta de respeto a los principios de la Nación.








Fuente: http://www.yometiroalmonte.es/2017/01/30/concejal-california-jura-cargo-escudo-capitan-america-lugar-biblia/

Más de un millón de personas pide que se cancele la visita de Trump a Reino Unido

La petición, registrada en la página web del Parlamento británico, alega que el presidente estadounidense podría "avergonzar a su majestad"
Donald Trump y Theresa May, este viernes en Washington. AFP
   Una petición pública para cancelar la visita oficial de Donald Trump a Reino Unido ha recogido, hasta este lunes por la mañana, más de un millón de firmas. La primera ministra, Theresa May, extendió durante su viaje a Estados Unidos, a finales de la semana pasada, una invitación de la reina al presidente para una visita de Estado a Reino Unido que se celebraría a finales de este mismo año.

El veto temporal de la administración estadounidense a la entrada al país de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes —que entró accidentadamente en vigor durante el fin de semana— ha provocado una ola de protestas por todo el mundo. En Reino Unido la petición, que fue presentada haces unos meses según la Agencia France Presse (AFP), vio crecer rápidamente el número de sus firmantes. El sábado por la noche tenía 60, a mediodía del domingo había recabado ya las 100.000 firmas necesarias para que la solicitud deba ser tomada en consideración para su debate en el Parlamento, según informa la misma agencia.
“A Donald Trump debería permitírsele la entrada en Reino Unido, como jefe del Gobierno de EE UU, pero no debería ser invitado a realizar una visita de Estado oficial porque podría resultar embarazoso para su majestad la reina. La bien documentada misoginia y vulgaridad de Donald Trump le descalifica para ser recibido por su majestad la reina o el Príncipe de Gales”, dice la petición.

Grahan Guest, abogado de Leeds e impulsor de la iniciativa, aseguró a la agencia Press Association que “una visita de Estado legitima su presidencia y utilizaría las fotografías y el ser visto con la reina para ser reelegido”. Con más de un millón de adhesiones, se trata de la segunda petición con más firmas entre las registradas en la web del Gobierno, después de la que reclamaba un segundo referéndum sobre el Brexit, que cuenta con más de cuatro millones de adhesiones y fue debatida en la cámara el pasado 5 de septiembre.  Los medios locales, sin embargo, explican que la cámara no suele debatir peticiones relacionadas con la casa real y es probable que el texto no llegue nunca a ser debatido.

Downing Street ha confirmado que la primera ministra no tiene intención de retirar la invitación al presidente Trump, ya que considera que la visita sigue siendo “sustancialmente favorable al interés nacional”.

Numerosos diputados conservadores se han unido a los laboristas y liberal-demócratas, en la oposición, al señalar la inconveniencia de una visita en la que Trump sería cortejado por el Gobierno y la familia real. El Parlamento ya debatió otra petición pública sobre Trump, cuando este era aún candidato, hace ahora un año, en la que se llamaba a prohibir la entrada en Reino Unido del hoy presidente después de que este manifestara originalmente su deseo de prohibir la entrada a los musulmanes en Estados Unidos.


Fuente:  http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/30/actualidad/1485774674_719491.html?id_externo_rsoc=TW_CM

domingo, 29 de enero de 2017

Donnelly, la juez que plantó cara a Trump

Fue fiscal especializada en bandas organizadas y abuso infantil. Nombrada juez federal por Obama en 2015, es la juez que ha prohibido las deportaciones de los detenidos en los aeropuertos de EEUU. Juzgará el caso "Darweesh y otros contra Trump

Ann Donnelly en su toma de posesión como juez federal de Brooklyn, en 2015.
Ann Donnelly en su toma de posesión como juez federal de Brooklyn, en 2015.
  “Su reputación es legendaria”, aseguró al entonces presidente norteamericano, Barak Obama, un senador cuando recomendó a Ann Donnelley como juez federal, en 2015.

Y se ha cumplido esta promesa del político Chuck Schumer.

Anna M. Donnelly (Royal Oak, Michigan, 1959) es la juez federal del distrito neoyorquino de Brooklyn que ha dictado una resolución histórica: suspende de forma temporal la orden ejecutiva dictada por el presidente norteamericano, Donald Trump, que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana con problemas de terrorismo.

Su resolución ampara a aquellas personas que habían llegado a los aeropuertos y puertos de Estados Unidos y que estaban siendo deportadas en aplicación del decreto de Trump. La juez federal ha prohibido estas expulsiones ante el “daño irreparable” que iba a causarles.

A sus 57 años de edad, esta jurista se ha erigido en símbolo de la defensa de los derechos civiles, tras una jornada donde cientos de personas se presentaron en la terminal internacional del aeropuerto de Nueva York para protestar por las deportaciones.

Definida como una persona justa, amable y de mente abierta, Anna M. Donnelly es una jurista de profundas convicciones, que dedica su tiempo libre a formar estudiantes y abogados jóvenes, con la realización de juicios simulados.

Durante 25 años fue fiscal de la oficina de Manhattan, donde trabajó para Robert Morgenthau, y se especializó en la lucha contra las bandas organizadas.

Uno de los casos más famosos fue su colaboración en el procesamiento de Dennis Kozlowski, el ex CEO de Tyco International, condenado por apropiarse de 81 millones de dólares en forma de bonus de la empresa, así como por gastar más de 14 millones en obras de arte.


LITERALLY on the ground. Volunteer lawyers are working pro-bono on a Saturday preparing habeus corpus petitions for detainees at JFK.

 

Donnelly fue fiscal jefe de la Oficina de la lucha contra la violencia familiar y el abuso infantil, hasta que en octubre de 2015 fue elegida juez federal.

Formada en la Universidad de Michigan, Donnelly consiguió su graduado en la Escuela de Derecho de la Universidad Estatal de Ohio.

El caso Darweesh contra Trump
Las copias de la resolución de Donnelly son exhibidas por los refugiados, inmigrantes, y turistas de los países afectados ante la policía y los agentes de aduanas de los aeropuertos, mientras abogados voluntarios les ayudan para solicitar el amparo.

Al más puro estilo norteamericano, Donnelly juzgará el caso 'Darweesh vs. Trump'. Los derechos constitucionales están en juego.

El caso es una demanda que presentaron este sábado dos ciudadanos iraquíes, en su nombre y en nombre de quienes se encuentren en una situación similar, contra el propio Donald Trump y otras autoridades e instituciones de seguridad nacional y aduanas.

Manifestación de protesta en el exterior de la terminal 4 del aeropuerto internacional de Nueva York por la prohibición de entrada contra ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, decretada por Donald Trump. REUTERS/Andrew Kelly
Manifestación de protesta en el exterior del aeropuerto internacional de Nueva York por la prohibición de entrada contra ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, decretada por Donald Trump. REUTERS/Andrew Kelly
 La juez entrará en el fondo del asunto en una vista que se celebrará el 21 de febrero. El primer firmante de la demanda es Hameed Khalid Darweesh, quien colaboró durante años con el ejército norteamericano en Irak.

 Se calcula que hay entre 100 y 200 personas detenidas, procedentes de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán. Pero las asociaciones de derechos civiles aún no saben la cifra exacta mientras exigen al Gobierno que facilite la lista de afectados.




Más información:   http://www.publico.es/internacional/donnelly-juez-planto-cara-trump.html
                            http://www.publico.es/internacional/juez-suspende-deportaciones-trump-inmigrantes.html

There was a time


sábado, 28 de enero de 2017

La Escuela perdida


Frank Horvat

...
   El problema de la Escuela de hoy no es su sesgo pacifista, no es la mirada panóptica del vigilante que identifica y reprime, castigando las diferencias subjetivas del ideal normativo que se exige reproducir, sino más bien su dramática evaporación, el riesgo de extinción en el que se halla. Es el mismo proceso que afecta a la figura paterna.
   Lo saben perfectamente los docentes, que por un lado se ven desacreditados, situados en los márgenes de la sociedad, humillados económica y profesionalmente y, al mismo tiempo, llamados paradójicamente a ejercer cada vez más la función de suplentes de un discurso educativo que parece haber perdido apoyo, ya sea el de las familias o el de las instituciones. El rostro hipermoderno de la Escuela no se parece en absoluto al de un tribunal moral que debe emitir una sentencia sobre el destino de los jóvenes, sino más bien a lo que Pasolini denominaba "el nuevo fascismo de la sociedad de consumo"; un rostro que pierde sus rasgos, impalpable, ausente, no habitado por la mirada siempre vigilante del Gran Hermano, sino por los ojos vacíos de una persona deprimida.
   La crisis del discurso educativo no consiste únicamente en la crisis del poder disciplinario en el proceso de formación, sino por encima de todo en la crisis de su propio sentido y, más importante aún, de ese proceso que pretende definirse como "educación" y que Françoise Dolto propone llamar de forma ´más amplia "humanización de la vida", de la que depende el que nos convirtamos en sujetos.
   Es un hecho: el hiperhedonismo que orienta el discurso del capitalista autoriza a reducir la palabra "educación" a una baratija de la época ideológica, destinada a ser archivada sin nostalgia. La Escuela corre serio peligro de dejar de ser el lugar público de la formación de los individuos, formación filtrada y organizada por el contrario en otros ámbitos (televisión, internet), fuera del entorno de la cultura, dejada a merced de las ilusiones de las que se alimenta el discurso capitalista.[...]
   La denominada, por sus iniciales en italiano, "escuela de las tres íes", impresa, informática, inglese (empresa, informática, inglés), tan ostentosamente anunciada por un ministro como una innovación para adaptarse a los nuevos tiempos, no actúa en nombre de una pedagogía fascista que aspire a dar forma moral e ideológica a la vida, sino en nombre de una pedagogía neoliberal que reduce la Escuela a una empresa que tiene como objetivo producir habilidades eficientes y adecuadas para su propio sistema. Se sacrifica con sumo gusto cualquier referencia a la práctica educativa para hacer hincapié en un principio de rendimiento. La Escuela neoliberal exalta la adquisición de las competencias y la primacía del hacer, y suprime, o relega a un rincón apartado, toda forma de conocimiento no relacionado de manera evidente con el dominio pragmático de una productividad concebida sólo en términos economicistas....


Massimo Recalcati


viernes, 27 de enero de 2017

"'¿Ves el humo? Ahí está tu mamá', me decía el alemán de las SS"

Annette Cabelli ingresó con 17 años en el campo de exterminio. Su madre fue llevada a la cámara de gas el primer día
"A mi hermano le cogieron para un experimento en Auschwitz; le cortaron los testículos"
"Las mujeres de las SS ponían el agua caliente y luego muy helada. Y ellas se reían y nosotras chillábamos"
"Tiraban a los niños a un agujero, encima arrojaban a sus madres y luego les prendían fuego"



En esa mirada de 92 años que ven, caben todos los horrores que una chica jamás tendría que haber visto: su madre fue enviada a la cámara de gas el mismo día que Annette Cabelli entró a Auschwitz; su hermano fue utilizado como cobaya humana en el campo de exterminio y le cortaron los testículos; y ella -a la edad de 17 años- era una de las encargadas de transportar los cuerpos sin vida en una carretilla.
«Yo trabajaba en una barraca que era utilizada como hospital. La persona que entraba al hospital no salía más. Por la mañana sacábamos todos los muertos. Había mujeres que no estaban todavía muertas. Moribundas. Pero tenían parte del cuerpo comido por las ratas».

Murieron 1,1 millones de personas, la inmensa mayoría judíos. Cuando el 27 de enero de 1945 Anatoly Shapiro -oficial del ejército soviético- entró al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau para su liberación, sólo había 2.819 supervivientes. Por llamarlos de algún modo: «Vimos algunas personas vestidas con harapos. No parecían seres humanos. Eran puro hueso. Les dijimos que eran libres, pero ellos no reaccionaron. No podían mover la cabeza ni decir una palabra».

En esos ojos que ven, decíamos, caben todos los horrores vistos.
En esa garganta caben seis idiomas.

En ese pecho caben dos hijas y tres nietos.

Y en ese antebrazo que muestra cabe lo peor del siglo XX.

La anciana se levanta la manga de la chaqueta para enseñarnos el número 4065 que le tatuaron en Auschwitz. Como si viniera a donar sangre. O como si viniera a recordar una vacuna. Que es lo que precisamente viene a hacer.


-Hoy se cumplen 72 años de la liberación de aquel campo de exterminio. ¿Qué edad tenía usted cuando los nazis ocuparon Grecia y en qué cambió su vida?
-Tenía 15 años y vivíamos en Salónica. Notamos la violencia rápidamente. Pusieron un anuncio para que todos los judíos nos presentásemos en la sinagoga. Para ponernos la estrella de David. No había nada para nosotros. Éramos tres hermanos y mi padre se había muerto cuando yo tenía cuatro años. Vivíamos con cartillas de racionamiento. Los alemanes se llevaron a mis hermanos para trabajar. Al mayor, Alberto, lo pusieron de mecánico en las máquinas de tren. Al pequeño, Dino, se lo llevaron a trabajar a una montaña para extraer cal. Los ojos de mi madre ni se veían por la mañana de todo lo que lloraba por la noche. Muchas personas morían de hambre y de enfermedades, hinchadas.

-¿Cómo acabó en Auschwitz?
-Llegó un momento en que decidieron movernos a los 65.000 judíos de Salónica y de toda la zona y llevarnos a los campos. Nos hicieron ir a los trenes. Un hombre uniformado señalaba y decía «tú, tú y tú». Señalaron a mi hermano mayor y se lo llevaron a Auschwitz. Nunca más le vimos. Luego acabamos allí el resto de la familia.

-Hubo un periodista de The New York Times, H. W. Lawrence, que, al descubrir el campo de exterminio de Majdanek, dijo que era el «lugar más espantoso de la faz de la tierra». Yo querría saber qué fue lo que vio, ¿cómo lo definiría?
-Yo estuve en Birkenau, un año y en Auschwitz, un año y dos meses. Llegamos cuando amanecía. Recuerdo los hornos nada más llegar. Y que nos empezaron a chillar nada más bajar del tren. Un vagón cerrado como si fuéramos bestias. Había gente que no podía ni saltar. Cuando uno se caía, otro pasaba por encima. Un altavoz decía que las mujeres y los viejos que no pudieran caminar tenían que subirse a unos camiones. Seleccionaban a los fuertes. El primer día me tatuaron el brazo. Nos llevaron al baño. Nos cortaron el pelo. Las mujeres SS ponían el agua muy caliente y luego muy helada. Y ellas se reían y nosotras chillábamos.

-A su madre la mandaron a la cámara de gas nada más llegar. ¿Cuál es el último recuerdo que tiene de ella?
-No tuve tiempo de despedirme de mi madre. Cuando bajamos del tren, empezaron a dividir gente. Todos los que iban en el camión de mi madre fueron gaseados. La última imagen de mi madre es en el tren. Allí no teníamos ni agua ni comida. Y la pobrecita [que era descendientes de sefardíes, los judíos que eligieron el exilio antes que la conversión en la España de 1492] me decía: «Tanto que quería llevaros a España y al final no vamos a ir». Con el paso de los días, un alemán me dijo: «¿Ves el humo? Ahí está tu mamá».

-Usted era una niña de 17 años cuando llegó allí. Me gustaría que me hablara de los niños. ¿Cómo era ser niño en Auschwitz?
-Muchos niños mentían y decían que eran mayores de lo que eran, porque a los menores de 14 los llevaban al horno. El de 13 decía que tenía 15. El de 14 decía que tenía 15. Para que les pusieran a trabajar en vez de matarlos. A los pequeños los llevaban a los hornos. Yo caí con tifus. Estuve 40 días con fiebre. Adelgacé 10 kilos. Salí pesando 41. Para poder dormir tenía que fumar majorka, una cosa malísima. Era como el hachís, que te colocaba. Porque solo dormía si fumaba. Si no me pasaba la noche entera despierta. A mi hermano, que tenía 20 años, lo tomaron para hacer experimentos y le cortaron un pedazo de abajo [los testículos]. Había una barraca con gemelos. Allí los llevaban de dos en dos para experimentos. También a los enanos. Durante unas semanas o meses. Luego los llevaban al horno.

-Un olor que recuerde.
-El olor al humo, el olor a carne como si hubiera sido frita.

-¿Y un ruido?
-Cuando era fiesta judía venían los SS a la barraca y cerraban la puerta para hacer la selección. Ese sonido de la puerta cuando cerraban. Aunque cuando iban a por los judíos húngaros era peor: había gente que estaba esperando en la puerta con los chicos para entrar a la cámara de gas, entonces cogían a los niños, los tiraban a un agujero, echaban encima a sus madres y prendían fuego.

-¿Por qué ha decidido dar testimonio del Holocausto [invitada por el Centro Sefarad y Comunidad Judía de Madrid]?
-Tengo 92 años, pero quiero hablar de esto. La gente necesita saber lo que pasó. Mientras pueda hablar tengo que hacerlo.

-El día de la liberación había en el campo 2.819 supervivientes. Usted salió unos días antes en una de las famosas marchas de la muerte que le condujo hasta el campo de Ravensbrück y desde ahí al de Malchow.
-Mi hermano fue liberado por los rusos el 27 de enero de 1945, como el resto. Yo hice la marcha de la muerte empujada por los alemanes unos días antes, el 18 de enero. Días y días andando por la nieve, a -13 o -15 grados. Murió mucha gente. Cuando no podías andar, los alemanes te disparaban. -No es extraño que algunos supervivientes se sientan culpables por haber sobrevivido. ¿Le pasó a usted?
-Sí. Es verdad. ¿Por qué yo y no ellos? Perdóname... (Se emociona) Yo no puedo creer más en Dios: si Dios hubiera existido tendría que haber hecho algo.

-¿Sigue llorando aún hoy?
-Ya no puedo llorar más. En el campo yo no lloré nunca. Mi sobrina se murió por esto: siempre iba llorando y diciendo «papá» y «mamá». Yo no. Yo decidí que había que luchar.

Más información:  http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/27/588a3a17e5fdeab4678b4593.html

La cerveza Corona se planta ante Trump con este vídeo viral


La marca de cerveza Corona le ha plantado cara al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con un anuncio publicitario que defiende la unión de América y anima a derribar muros, en clara respuesta a los planes proteccionistas y nacionalistas del republicano.

En apenas seis días, su comercial "Let's make America great again?" cerca de 8 millones de visitas en Youtube, y es una clara respuesta al mensaje proferido por Trump en múltiples ocasiones de querer "hacer a América grande de nuevo". Sin embargo, la compañía ha retirado el anuncio de YouTube este mismo viernes.

Como recuerda Corona, América "es la tierra de las oportunidades", pero no es solo Estados Unidos, tal y como enseña en un mapa al inicio del anuncio publicitario, sino todo el continente, desde Canadá hasta Argentina. "Una tierra de más de mil millones de habitantes", recuerda a la audiencia, que es "salvaje, cultural y unida".

"Somos la tierra de la mezcla", celebra, a pesar de que advierte que, hoy día, hablar de América genera "divisiones".

"Somos revolución constante, celebración innegable, somos todos, somos 35 Estados unidos, y hoy nos vestimos con un solo escudo, porque americanos somos todos, porque América siempre ha sido grande", apunta el anuncio con una música épica de fondo.

LLAMADA A "DESFRONTERIZARSE"
Al final del comercial, la marca, que forma parte del Grupo Modelo, insta a sus seguidores a visitar la página oficial para participar en un juego sobre "el escudo de América" y, en última instancia, "a desfronterizarse".
Trump firmó este miércoles un decreto para comenzar "en meses" la construcción de una "gran barrera física en la frontera" entre México y Estados Unidos.

Después de ello, el gobernante aseguró que la relación con México "va a ser mucho mejor" una vez construido el muro fronterizo y que va a tener "una estrecha coordinación" con el vecino del sur, en un acto en el Departamento de Seguridad Nacional.


Fuente:  http://www.huffingtonpost.es/2017/01/27/cerveza-corona_n_14432420.html

Dimite la cúpula del Departamento de Estado de EEUU

trump dimisiones


 “El trabajo del secretario de Estado, Rex Tillerson, en el Departamento de Estado acaba de complicarse”, advirtió The Washington Post al confirmar que todo el personal directivo, formado por funcionarios de alto nivel, dimitió el miércoles al no querer formar parte de la era Trump.

Tillerson estaba en la sede del ministerio discutiendo los posibles candidatos a número 2 para reemplazar a Patrick Kennedy, que ha estado en ese puesto durante nueve años y dimitió días atrás, cuando se enteró de que, además del propio Kennedy, tres de sus altos funcionarios renunciaron inesperadamente.

Los que dimitieron son la subsecretaria de Estado para la Administración, Joyce Anne Barr, el subsecretario de Estado para Asuntos Consulares, Michele Bond, y el embajador Gentry O. Smith, director de la Oficina de Misiones Exteriores. Todos son funcionarios del servicio exterior que han servido bajo administraciones republicanas y demócratas. Kennedy se retirará del servicio exterior al final del mes, mientras que los demás funcionarios podrían ser destinados a otros lugares de esa cartera.

A estas renuncias se suma que el secretario de Estado adjunto de Seguridad Diplomática, Gregory Starr, se retiró el 20 de enero y la directora de la Oficina de Operaciones de Edificios de Ultramar, Lydia Muniz, partió el mismo día. Según el Post, eso equivale a una limpieza casi completa de todos los altos funcionarios que se ocupan de la gestión del Departamento de Estado.

“Es la salida simultánea más grande de la memoria institucional”, dijo David Wade, quien se desempeñó como jefe de Recursos Humanos del Departamento de Estado bajo el mandato de John Kerry. “Son todos puestos que requieren de mucha experiencia y difíciles de reemplazar”, agregó.


Fuente:  http://www.yometiroalmonte.es/2017/01/26/dimite-cupula-departamento-estado-eeuu/

La rebelión de los Fabricantes de Ampos


Gabriel Tizón
 Había en la película La vida secreta de las palabras un oceanógrafo que contaba el número de olas y la fuerza con la que se estrellaban contra la plataforma petrolífera en la que discurrían las vidas de los personajes del film. Creo haber leído en algún lugar, hace ya mucho tiempo - la película es del 2005 - que llevaban 25 millones de olas contados. Me parece de una delicadeza extrema que alguien se dedique profesionalmente a contar olas en el océano. Y me sorprende haber vivido sin saberlo, con la importancia que las olas y las mareas tienen. Desde entonces, y sin poder yo evitar que este cerebro arado mío haga lo que le venga en gana cuando la realidad se le acartona, llevo desarrollando en mi cabeza un diverso catálogo de profesiones al margen de los convenios laborales que, a saber, si no estarán sosteniendo al mundo. Contadora de Gotas de Lluvia, por ejemplo, es una de las profesiones que me ilusiona porque, cuando llueve, sé que un batallón de mujeres tendrán trabajo bien remunerado y en condiciones dignas. En cuanto empiezan a caer gotas, salen en tromba a hacer el recuento de las gotas que caen, anotan cómo aterrizan, por dónde han caído y qué tipo de charcos se están formando con una escrupulosa profesionalidad. Luego, en los informativos, dan toda esa información en los titulares nombrando únicamente a las diferentes Estaciones Meteorológicas, que basan todos sus datos en el trabajo de las Contadoras de Gotas. Ni presentadores del tiempo, ni telediarios, ni físicos agradecen su trabajo, son lasnadie laborales galeanas.

Abrazador de Personas Mayores Solas (APMS) es una profesión para la que no te piden estudios, experiencia, ni referencias; sólo te piden tener el corazón en el sitio. No en el cerebro, ni en la cartera, ni en la nevera, donde se lo dejan tantas personas antes de salir de casa por miedo a ser queridas creyendo que transitar la realidad sin él es más seguro. Los APMS se dedican exclusivamente a los ancianos dejados como muebles desvencijados al lado de un contenedor. Personas mayores solas, en medio de un salón de luz amarillenta, sentadas el día entero en una mesa camilla mirando la televisión que quedó encendida la última vez que alguien fue a visitarlos. Permanecen quietos, callados, con las zapatillas de foam adheridas a las plantas de los pies de no quitárselas ni para dormir. Las manos entrelazadas, con los dedos como raíces secas de vid arrancada y dejada también. Sólo cuando llega el personal APMS, un poquito antes de irse a dormir por la noche, reaccionan los ancianos y ancianas y cambian la postura aparentando cobrar vida. Es cuando se les dibuja una sonrisa feliz que dura mientras dura el abrazo de los APMS, que incluyen doble achuchón en casos de soledad severa.

Existe otra profesión que cada vez tiene más demanda: Alisador de Dobleces. Las dobleces en las personas son extraordinariamente peligrosas y pueden causar daños irreparables en el tejido emocional del entorno, si no se actúa a tiempo y se planchan bien planchadas. Hay casos documentados verdaderamente espeluznantes, que detallan auténticas miserias escondidas en la doblez moral de algunos individuos y que cuentan sirvieron como base a algunos programas electorales (esto último tómalo con pinzas, que no lo he podido contrastar). Otra profesión fascinante es la de Repartidora de Sueños (pienso dedicarme a eso en cuanto termine este Fémur). La Repartidora de Sueños se pasa la noche entera de puntillas de aquí para allá asegurándose que cada cual tenga el sueño que necesita cuando entra en la fase REM. Los sueños son material delicado y resistente a partes iguales. Delicado porque se terminan a poco que te despiertes y resistentes porque pueden suceder dormido en cualquier situación. Existen también los Fabricantes de Ampos que se dedican a construir los copos de nieve. ¿Sabes que es prácticamente imposible que existan dos copos de nieve idénticos y que se encuentran hasta 35 tipos de copos de nieve diferentes según su estructura?... ¿Y sabes que hay alrededor de doscientos cristales de hielo en un solo copo de nieve?... Esos pequeños cristales de hielo, formados en las nubes a bajo cero, de apariencia frágil, encierran en su interior una belleza majestuosa y una geométrica fascinante tan sólo comparable, dicen, a las obras maestras que cuelgan en El Prado de Durero, Bruegel el Viejo, Rembrand o Antonio Moro. Pinturas todas que...
Firmado artwork_images, wilsona-bentley, Copo de nieve, Wilson A. Bentley
Añadir leyenda
 Casi se me olvida contarte por qué te estoy contando todo este cuento. Disculpa, con el arte de los flamencos siempre me encanto... Todo este cuento que te cuento te lo cuento por algo que ha sucedido esta semana entre los Fabricantes de Ampos. Algo insólito que jamás había ocurrido. En ningún invierno se había producido un hecho similar. Ha habido una rebelión entre los Fabricantes de Ampos desplazados a Grecia. Se niegan en rotundo a fabricar más copos de nieve y han bloqueado las nubes para impedir que sigan cayendo los que tenían almacenados. He podido hablar hace un rato con la portavoz de los Ampos y me ha explicado, rota de dolor y llorando qué ha pasado. Dice que, a principios de semana, descubrieron el cadáver de una niña refugiada de apenas cuatro años que, tras cruzar el Mediterráneo en agosto, había muerto de frío después de la intensa nevada de la noche. La niña tenía un manta de las que reparten las ONGs, pero no había sido suficiente porque la temperatura había descendido muchísimo en el campo de refugiados de Moria, en Lesbos, y porque "mandar mantas en lugar de mandar políticos que cambien las leyes", no es bastante... A su lado,  vio al padre de la niña, llorando desconsolado e intentándola calentar meciéndola entre sus brazos huesudos, sin permitir que un voluntario se la llevase para ver si podían reanimarla. Ya sabían que no podrían, la niña estaba muerta, pero querían intentarlo, por lo menos, eso... Intentarlo. La madre de la niña estaba sentada junto al padre sin moverse, aterida, tenía la cara del mismo color blanco que su hija, un blanco que contrastaba con el granate de sus ojos hinchados tras haber llorado un mar entero, como lloró en la orilla el día que llegaron a la isla, contando a las olas que traían la siguiente barcaza que había salvado a su hija del mar. La madre tenía la mirada fija en los dos puñados de nieve que había cogido y que apretaba, uno en cada mano, mientras un bebé pelón asomaba de su regazo. Dice que el bebé no lloraba,  que solo giraba la cabeza a un lado y a otro, mirando la escena con los ojos muy abiertos, sin pestañear, captando cada detalle para poder contar a sus nietos como murió su hermana de frío en el siglo XXI a las puertas de una Europa que había jurado que no sucedería jamás lo que justo estaba sucediendo.

Cuando me ha contado lo del bebé, la representante de los Fabricantes de Ampos se ha derrumbado por completo al otro lado del teléfono... No podía para de llorar; a duras penas ha podido balbucearme cómo de profundo la hirió la mirada de aquel bebé, y ha explicado entrecortada, que le resulta insoportable el recuerdo de aquellos ojos redondos y quietos, fijos en ella sin acusarla siquiera por ser fabricante de nieve, que solo la miraban, eso solo... Luego se ha serenado un poco y me ha dicho que el problema no es la nieve, que la nieve no daña, pero que, aún así, y como no encuentran otra opción, están haciendo lo imposible por pararla. Se iba y venía la conexión y ya no he podido preguntarle si son ciertos los rumores de que la rebelión se está extendiendo por más zonas. Creo haber entendido que están parado la producción de copos de nieve cerca de la frontera de Turquía con Bulgaria, pero esto último tómalo también con pinzas, porque no he podido verificarlo. Intuyo que esta mujer hará todo lo que esté en su mano para que no caiga un copo de nieve más sobre los 60.000 refugiados que hay en suelo europeo tiritando bajo la atenta mirada de los dirigentes de turno y el sobrecogimiento de los ciudadanos. De eso estoy segura. Ahora mismo voy a comprobar si esta revuelta histórica de los Fabricantes de Ampos aparece en los medios y marca las agendas políticas, o si los dirigentes de la UE siguen agendándose la realidad como, si la realidad, les importase una puta mierda.


jueves, 26 de enero de 2017

Greenpeace cuelga una pancarta junto a la Casa Blanca que llama a "resistir" ante Trump

Siete activistas de la ONG ecologista Greenpeace se han subido este miércoles a una grúa situada a unas pocas manzanas de la Casa Blanca para protestar contra el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y colgar una pancarta.

Los activistas se han encaramado a una grúa de más de 80 metros ubicada en una zona de obras, informa ABC News. Un portavoz de la organización, Travis Nichols, ha asegurado que el objetivo es exhibir un mensaje: "Resiste".

La Policía de Washington ha dicho que, aunque respeta "el derecho de todo el mundo a protestar", iniciativas de este tipo son "peligrosas" e "ilegales". Las fuerzas de seguridad han cortado la zona para tratar de resolver la situación.

Greenpeace ha lamentado las órdenes ejecutivas firmadas el martes por Trump y en las que se dio 'luz verde' a la construcción de los oleoductos de Dakota Access y Keystone XL, criticados durante años por los colectivos ecologistas.

En su página web, la ONG ha condenado "los ataques de Trump contra la justicia medioambiental, social, económica y educativa".

Fuente:  http://www.huffingtonpost.es/2017/01/25/greenpeace-pancarta-casa-blanca_n_14392652.html?1485363124

greenpeace

greenpeace

greenpeace

greenpeace
greenpeace    

miércoles, 25 de enero de 2017

El chiste sobre la clase media que están contando en Davos


Según el 'Barómetro 2017 sobre confianza de Edelman', la gente cree que "el sistema está roto". No es extraño, cuando las élites tienen esta consideración con las capas medias 


Foto: Ray Dalio, CEO y fundador de Bridgewater y uno de los integrantes del panel sobre la clase media. (Reuters/Lucy Nicholson)
Ray Dalio, CEO y fundador de Bridgewater y uno de los integrantes del panel sobre la clase media. (Reuters/Lucy Nicholson)
Hasta ahora, Davos era un pequeño teatro en el que se escenificaban discursos aprendidos, donde “había gente con estatus y poder relacionándose con gente con aún más estatus y poder”, y que era, por tanto, una forma de ampliar la red social. Los líderes globales, además, tenían la oportunidad de difundir sus ideas, de hacerse ver como personas intelectualmente valiosas y como ejemplos de las trayectorias exitosas. Este año es diferente: aunque conserve ese elemento de celebración del sistema, hay elementos oscuros en el horizonte.

En primer lugar, la élite global está comenzando a ser menos global que nunca. En otras ocasiones, sus temas centrales, como la cuarta revolución industrial, trataban de diseñar el futuro, de reorganizar los horizontes económicos y humanos y dirigirlos hacia transformaciones sustanciales. Hoy, los cambios parecen estar aconteciendo no fuera, sino dentro de las élites. Empiezan a estar preocupadas por sí mismas. La llegada de Trump al Gobierno estadounidense, su acercamiento a Rusia y el incremento de las tensiones con China, la presión del presidente sobre Alemania y su postura favorable a que la UE se rompa, además del regreso del proteccionismo y el auge de los populismos, suponen una creciente incertidumbre para las élites de Davos.

La edición de 2017 no se celebra, como era costumbre, la última semana de enero, sino que se ha adelantado por petición expresa del presidente chino, Xi Jinping. Pero dado que tiene lugar en las mismas fechas que la inauguración de la presidencia de Estados Unidos, no habrá miembros significativos del gabinete de Donald Trump en Davos. El presidente del foro, Klaus Schwab, acudió a visitar al presidente a la Trump Tower, quizá para rendirle pleitesía y que no lo viera como un ataque personal.

Mejor China que Trump


Quizá sea coincidencia, o quizá sea que el presidente chino, defensor de este peculiar proceso de globalización que ha enriquecido enormemente a su país a costa de las clases populares y medias europeas y estadounidenses, no veía con buenos ojos que la gente de Trump tuviera mayor presencia en el foro, o quizás el mismo WEF entienda que las políticas que el nuevo presidente ha venido defendiendo distan mucho de las que el foro promueve y por eso prefiere cerrar filas con los fieles.

En todo caso, los grandes ausentes han sido aquellos líderes que, como Trump, Marine Le Pen o Beppe Grillo, están triunfando electoralmente. Quizás hubiera sido lógico que, en el foro de debate de las tendencias futuras, y el gran espacio de reflexión de las élites, ellos o sus representantes hubieran tenido un espacio para exponer sus ideas. Pero esto es un espacio cerrado, y también tiene su lógica. Gente como Le Pen es vista como el principal enemigo. No en vano, la líder del Frente Nacional ha dejado escrito en las redes que “Davos está deshaciendo las naciones, los pueblos y las democracias para dejar el campo abierto al libre mercado, a los financieros y al multiculturalismo obligatorio”.

Pero la falta de conexión con la realidad de Davos se percibe cuando programan paneles de expertos sobre cómo arreglar los problemas de la clase media integrados por Christine Lagarde, la directora del FMI que acaba de ser condenada en Francia, el multimillonario Ray Dalio y Larry Summers, secretario del Tesoro con Clinton, consejero económico de Obama y uno de los responsables de que la crisis financiera estallase al contribuir a derogar la ley Glass-Steagall y a negarse a que los derivados se regulasen. Suena a chiste, pero no lo es: es a los grandes responsables de que las clases medias lo estén pasando mal a quienes se encarga que propongan las soluciones.

“El sistema está roto”


No es extraño que esto se les vuelva en contra. Según el 'Barómetro Edelman sobre confianza', que lleva publicándose desde 2001, y que analiza las opiniones de 33.000 personas de 28 países (recogidas desde el 13 de octubre hasta el 16 de noviembre de 2016), la mayoría de la gente piensa que el mundo de la política y de la economía les está fallando. La percepción es clara: “Creen que el sistema está roto”, aseguró a Reuters Richard Edelman, director de la empresa que realizó el estudio.

Lo más llamativo del barómetro es que "la mitad de las personas que cuentan con ingresos altos, que poseen educación universitaria y que están bien informadas también creen que el sistema no funciona”. Quizá podían esperar que las personas con menos recursos, que no tienen una carrera y que no muestran particular interés en las noticias estuvieran decepcionadas, porque en esos estratos han situado a quienes han señalado como los creyentes posverdad. Pero no es así: el descontento está presente en todas las capas sociales (especialmente en las medias, perdedoras en este proceso de globalización, ya que tenían mayores expectativas). Y no podía ser de otra manera cuando la época ha traído deterioro económico, descenso generalizado en el nivel de vida, corrupción y prácticas poco democráticas por parte de aquellas instituciones que deberían defenderlas.

Las clases cosmopolitas


Hasta ahora, Davos era una especie de celebración del capitalismo contemporáneo organizada por quienes estaban extrayendo los réditos. Ahora también: la diferencia está en que sus participantes empiezan a ser vistos no como los modelos a seguir, sino como la causa del problema. Trump y el Brexit han triunfado, y Le Pen está aumentando su aceptación, precisamente porque les señalan como los principales enemigos, esas clases cosmopolitas causantes de la crisis, gente que desprecia el estilo de vida de la gente común y que no tiene ningún apego a las raíces. Ese tipo de argumentos son los que han estado presentes en las últimas campañas y lo seguirán estando en el discurso populista de derechas. Y precisamente por ello tendrán éxito, y más si continúan cerrando los ojos a la realidad.

 

Fuente:  http://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/tribuna/2017-01-18/chiste-clase-media-davos_1317791/?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=BotoneraWeb

Las dos Andalucías de Virginia Woolf

Los apuntes de la escritora retrataron una tierra hostil cuando viajó a España en 1905, pero amable y feliz al volver en 1923

<p>Retrato contemporáneo de Virginia Woolf.</p>
Retrato contemporáneo de Virginia Woolf.
Christiaan Tonnis
 En el siglo XIX, la literatura de viajes se veía como un arte de segundo orden, por lo que a las autoras mujeres esta les venía bien para escribir, de forma camuflada, sobre aquello de lo que entonces solo podían hablar los hombres. Así es, según la filóloga Verónica Pacheco, cómo entonces empezó el fenómeno de las viajeras del sur. Desde la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, esta profesora ha elaborado la investigación La aventura andaluza de Virginia Woolf. 

Enmarcados en ese género literario, el de los viajes, se encuentran los periplos de Woolf a Andalucía. También gracias a los avances sociales y tecnológicos de la época, estos relatos acabaron teniendo “una repercusión enorme en la sociedad y se convirtieron, sin saberlo, en textos subversivos dentro de ese mundo patriarcal en el que las mujeres viven y viajan”. Pero Pacheco también enumera, entre las dificultades que Woolf encontró en su camino, el trastorno bipolar que la autora padecía, y que le llevó a ocupar el último eslabón del sistema médico.

Mientras la académica investigaba sobre el relato de Andalucía en Europa se dio cuenta de que, desde un punto de vista literario, Woolf pisó la tierra andalusí y escribió dos ensayos sobre ella: “Me interesó especialmente cómo Virginia daba una imagen de Andalucía, y me detuve a analizarlos”. Al fin y al cabo, la perspectiva de Woolf resultaba estimulante, especialmente, al tratarse los suyos dos viajes entre los que pasaron 20 años: “Me centré en su texto y cómo describe Andalucía en 1905 y 1923”.

El primer viaje, en 1905, fue la respuesta a un brote depresivo, tras la muerte del padre de Virginia, Leslie Stephen. “Ella viene con su hermano Adrian, a la edad de 23 años, cuando aún era una jovencita victoriana, que no había salido mucho, porque en esa época los que viajaban y estudiaban eran ellos”. Virginia no estudió, pero tuvo la suerte de contar con la gran biblioteca de su padre, en la que “absorbió todo el conocimiento que pudo”. Cuando muere, deciden que el viaje puede ser bueno para “tomar el aire”. Aquella sería una depresión de las muchas que tuvo a lo largo de su vida.
 
Cuando llegan a Sevilla, el 8 de abril, se hospedan en el Hotel Roma, en el que toma una “deprimente cena” según se desprende de su diario. Hay que tener en cuenta, tal y como explica Pacheco, que en ese momento las calles no estaban asfaltadas y Sevilla era un barrizal en cuanto llovía. “Caminar por la calle le parece un suplicio, al ser ella de Londres, todo un ejemplo urbanístico, y se encuentra con las calles embarradas, los vestidos largos. Eso le choca y sufre, porque nunca antes había salido de su realidad”, más allá de los libros en los que viajaba. El diario recoge que “el paisaje no es hermoso, es desarbolado y hace calor”. Sin embargo, cuando la escritora entra en la catedral de Sevilla para cobijarse del calor “se queda entusiasmada por su gran tamaño”.

Algo así le ocurre en la Alhambra, que le apasiona, y menciona: “Empequeñece al más hermoso jardín de Inglaterra y es un precioso palacio árabe rodeado de maltrechas murallas de color ocre”. De nuevo, la magia se queda en el icono. “Cuando llega a un pueblo perdido de Granada lo describe con una ironía mordaz que impacta”, cuenta la investigadora, con un entusiasmo y alegría que calan.

“El tren es horroroso, se para cada cinco minutos. Los trenes se detienen constantemente para respirar”, apuntó Woolf.  “Es una señorita victoriana y cuando se para el tren del pueblo al que se dirigen, se baja y resulta que nadie habla inglés”, comenta Pacheco. Y agrega: “Ella tampoco habla español, ya que llega con su mente colonizadora de la época”.  La profesora comparte con la autora de Al faro (1927) y Un cuarto propio (1936) ciertas hazañas. “Me reconocí en ella en ese tren, un tren que además chirriaba mucho”, comenta entre risas. 

La académica no es andaluza, y confiesa que coincide con algunas de las opiniones que la autora volcó en sus textos, con esa exquisita sensibilidad que le caracterizaba. “Yo no dejo de ser una extraña en Andalucía, y a mí hay cosas que aún me chocan muchísimo, como le pasó a Virginia”, explica, desde un despacho decorado con imágenes de Woolf y Simone de Beauvoir, entre otras grandes escritoras de la época. 

Sueños quijotescos
Virginia y su hermano terminan en una posada andaluza —que inspiraría el título del ensayo sobre su viaje, publicado ese mismo año, An Andalusian Inn— a la que se refiere como un “desierto arenoso coronada con un castillo moro”. La posada no era tal, sino una casita a la que les dirigieron y donde contaron con una habitación y una lona como puerta. Al otro lado del dintel, se encuentra un grupo de hombres, junto al fuego, bebiendo y hablando muy alto. En opinión de Virginia, llevada por la imaginación, no podían ser sino unos bandidos y forajidos, dispuestos a atacarles en cuanto se quedaran dormidos. En una carta, a su amiga Violet Dickinson, le transmite su deseo de volver a casa. Hasta añade que “lo mejor de un viaje es precisamente eso, volver”. En este primer viaje, tal y como explica Pacheco, la escritora se queda en los clichés, y de ahí su decepción.
 
La segunda vez que vuelve a Andalucía, en 1923, lo hace con su marido, Leonard, casi veinte años después, y por lo que se sabe a través de una carta escrita a su hermana Vanessa, supuso “un descanso mental”. Salir de ese Londres gris, golpeado por la Primera Guerra Mundial y llegar a Andalucía le supone paz. Se dirigen a la Alpujarra, a la fonda en la que vive su amigo Gerald Brenan, y ella misma escribe “cuántas cosas han ocurrido desde entonces”, aludiendo a su primer viaje. Así figura en To Spain, su segundo texto sobre España, y publicado ese año.

La escritora ve un cambio en sí misma y en lo que le rodea, hasta el punto de que monta en burro para acceder a la casa de su amigo Brenan y “el propio escritor en su libro Al sur de Granada recuerda a Virginia corretear por el campo feliz y contenta”, afirma Pacheco. Ese año, escribe a Vanessa que está decidida a pasar mucho tiempo fuera de Inglaterra y afirma que “es muy fácil viajar”.  

Esos 20 años encerrada en la biblioteca de su casa le habían hecho ver el mundo con otro prisma, alejado de aquella vieja realidad de la mujer victoriana que no podía viajar sola. “En el segundo viaje, la escritora vino encantada”, sostiene la catedrática. Porque importante de este último periplo es, tal y como comenta Pacheco, una Virginia que se ha encontrado a sí misma, que ya no está “oprimida en esos corsés victorianos, donde apenas podía moverse. 20 años después, es una mujer libre, ve el viaje con una mente más abierta y con otra percepción, y corretea feliz por el campo”, sonríe la profesora. Como si la imaginara entre las higueras y los olivos de la Alpujarra granadina.


martes, 24 de enero de 2017

9.000 familias indígenas resisten en Argentina la presión de los terratenientes de la soja

El Mocase, el Movimiento Campesino de Santiago del Estero, aglutina desde los años 90 la lucha de las comunidades de esa provincia semidesértica argentina contra la progresiva ocupación de unas tierras en las que llevan siglos viviendo

/
Deolinda Carrizo, miembro de Mocase, denunció cómo los terratenientes amedrentan a los indígenas fumigando zonas habitadas y contratando paramilitares.

 “Para nosotros es dificultoso disponer de un papel [de propiedad], pero un papel no da derecho a destruir un ecosistema”. Deolinda Carrizo, del Mocase (Movimiento Campesino Santiago del Estero), explicó este lunes en Zaragoza, en un acto convocado por el Comité de Solidaridad Internacionalista, la lucha que desde hace más de 25 años mantienen las 9.000 familias agrupadas en este colectivo contra el desalojo silencioso al que vienen siendo sometidos por terratenientes y grandes empresas que están extendiendo por esta provincia del norte de Argentina el monocultivo de la soja transgénica.

Santiago del Estero es una semidesértica provincia del noreste de Argentina –su superficie equivale a la de Castilla y León y Extremadura juntas, con 20.000 habitantes más que Guadalajara- que forma parte del Gran Chaco y a la que a principios de los 90 comenzaron a llegar propietarios de grandes extensiones de los que hasta entonces nadie había oído hablar.

Intensificaron el proceso de ocupación de tierras iniciado en la dictadura —ahora para implantar el monocultivo de la soja—y el desalojo de comunidades, muchas de ellas de pueblos originarios anteriores a la colonización. “No sabemos de dónde salían esos títulos, algunos eran prendas de deudas que habían acabado en el juzgado”, señala Carrizo.

“Lugares despreciados para el progreso”

El proceso, impulsado por “la necesidad de ocupar los lugares del país que habían sido despreciados para el progreso”, se intensificó en 1996, con la autorización para cultivar en Argentina soja transgénica, que hoy es prácticamente un monocultivo en la zona.
 
Y que lleva camino de agravarse con las políticas de Mauricio Macri, cuyo Gobierno ha eliminado los impuestos que gravaban la exportación de ese cultivo —también los del maíz y los productos mineros— y ha abolido el límite del 20% de la propiedad de la tierra al que podía acceder el capital extranjero.

El avance de las toperas, las máquinas que allanan lomas y deforestan llanuras, y de las vallas que agrandan las propiedades de terratenientes y empresas al tiempo que achican el espacio de las comunidades, se ve apoyada por dos estrategias cuyo objetivo es amedrentar a los indígenas, explica Carrizo: las fumigaciones indiscriminadas, incluso sobre los pequeños núcleos de población y sus escuelas, y la aparición de escuadrones de la muerte.

“Contratan paramilitares para expulsar a las familias”
“Están contratando a grupos armados paramilitares para expulsar a las familias. Se está reactivando la criminalización en la lucha por la tierra, como en los años 90”, indica, en una estrategia del terror que hace unos años se cobró la vida de dos activistas. Esas decisiones de Macri, anota, “están reactivando muchos conflictos” tanto en el norte como en el sur de Argentina, en la zona de los mapuches, como consecuencia de los procesos de acaparamiento de tierra.
 
El inicio de las hostilidades hizo que las comunidades indígenas de Santiago del Estero comenzaran a organizarse. Normalmente, cada familia combina la crianza de cabras, vacas y chanchos (cerdos) con el cultivo de parcelas de 10 a 30 hectáreas de secano, más extensiones secas de varios miles con otros grupos, con cuya producción subsisten y suministran a los mercados locales.

“Muchas familias llevan siete, diez y más generaciones en esas tierras, y la ley ampara tanto a las comunidades históricas como a las familias que cultivan durante veinte años de manera pacífica un terreno”, explica Deolinda Carrizo, que sostiene que “logramos resistir de manera conectiva difundiendo el conflicto” cuando comenzaron a ser expulsadas y a perder sus tierras a principios de los 90. “No les interesa la soberanía de los pueblos, solo les interesa la soberanía de las corporaciones que vienen a romper nuestra forma de vida”, sostiene.

Fábricas y una escuela de agroecología
Mocase, integrado en Coloc (Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo) y en Vía Campesina —representa a más de 200 millones de campesinos de 164 organizaciones de 73 países—, ha apostado por dos líneas de trabajo para mejorar la situación de las comunidades de Santiago del Estero: fomentar la puesta en marcha de fábricas de transformación agroalimentaria y promover una Escuela de Tecnicatura Agroecológica en la que, desde hace ya diez años, la enseñanza de técnicas académicas se combina con la de las tradicionales.

El centro incluye estudios de disciplinas no agrarias, como arquitectura, medicina y comunicación, y sus planes de estudio combinan las estancias de los alumnos en universidades públicas con las que mantienen convenios con la realización de prácticas en las comunidades.

“El reto de Vía Campesina —señala Carrizo— es poner en marcha el Instituto de Agroecología latinoamericano”, una especie de universidad popular de esta disciplina que cuenta con el apoyo de centros de Argentina, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Perú, Uruguay, Paraguay y Brasil.
 


Fuente: http://www.publico.es/sociedad/indigenas-resisten-argentina-presion-terratenientes.html

lunes, 23 de enero de 2017

Trump saca a EEUU del Tratado Transpacífico



Donald Trump ha firmado este lunes tres órdenes ejecutivas, entre las cuales está la que fuerza la salida de Estados Unidos del Tratado Transpacífico (TTP).

“Hace mucho que dijimos que lo haríamos”, ha dicho Trump al firmar la orden, en presencia de su vicepresidente, Mike Pence, su jefe de gabinete, Reince Priebus y dos de sus asesores más cercanos, Steve Bannon y Jared Kushner, su yerno. “Es algo grande para el trabajador americano”, ha dicho el presidente.

Sacar a Estados Unidos del TTP era uno de los principales objetivos de Trump, que lo mencionó varias veces en campaña. Es un tratado de libre comercio firmado por Brunéi, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam para rebajar las barreras comerciales entre ellos.

Trump también ha ordenado la congelación de las contrataciones de trabajadores federales. Esta era otra de sus promesas de campaña y, en el momento en el que Reince Priebus, su jefe de gabinete, le presentaba el documento, ha tomado la palabra para dejar claro que la congelación de las contrataciones no afecta al sector militar.

Cuando el entonces candidato republicano se comprometió a “congelar la contratación de empleados federales”, señaló que la seguridad y la sanidad pública quedarían exentos, al igual que los militares. Sin embargo, en el momento de la firma de la orden, no ha quedado claro si la exención de los militares se extenderá también a estos dos sectores.


Fuente:  http://www.yometiroalmonte.es/2017/01/23/trump-saca-eeuu-tratado-transpacifico/