miércoles, 24 de mayo de 2017

Like a Rolling Stone



Thatcher, a los muyahidines en 1981: “Los corazones del mundo libre están con ustedes”

Margaret Thatcher, primera ministra británica, conservadora, arengó a los muyahidines en la frontera de Pakistán con Afganistán en el año 1981: “Los corazones del mundo libre están con ustedes”, dijo en un discurso dirigido a los refugiados allí presentes, entre los que se encontraban los yihadistas.

Poco después de la invasión por la URSS de Afganistán en 1979, el gobierno británico estaba pensando cómo podía obtener fondos y apoyo militar para la “resistencia islámica”. En 1981, Thatcher viajó a Pakistán, y en la frontera con Afganistán se dirigió a los guerrilleros antisoviéticos: “Los corazones del mundo libre están con ustedes. Nosotros en Gran Bretaña continuaremos ayudándoles en todo lo que podamos”. Y añadió: “Dejaron su país porque se negaron a vivir bajo un sistema comunista impío que está tratando de destruir su religión y su independencia”.

Más tarde, uno de los líderes de los yihadistas, Abdul Haq, fue recibido en Gran Bretaña por Thatcher (en 1988). Años después, Haq se convertiría en abanderado de la guerra contra los talibanes: “Washington debe mantener la presión con dinero, no con bombas”.


Thatcher también invitó a Gulbuddin Hekmatyar, líder muyahidín afgano, por aquel entonces jefe de la facción Hezbi Islami, y le calificó como un “luchador por la libertad”.

Según recordaba recientemente la BBC, “Hekmatyar es un señor de la guerra islamista acusado de numerosas atrocidades durante el conflicto civil que azotó al país en la década de 1990. Fue uno de los siete jefes de facciones antisoviéticas que lideró a combatientes islamistas en la guerra contra la ocupación soviética en los 80″.

En 1984, los Estados Unidos financiaban con más de 200 millones de dólares al año esta guerra, un presupuesto que se multiplicó por tres con Ronald Reagan.


 
 
 

En medio de medidas de austeridad, los anarquistas toman las riendas en Grecia

A la derecha, Elly Antipa, una anarcocomunista griega, con niños sirios en una escuela abandonada ocupada por grupos anarquistas y que ahora funge como hogar para refugiados. Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
 Los anarquistas griegos se están organizando como nunca antes.

Siete años de medidas de austeridad y una reciente crisis de refugiados han dejado al gobierno del país con cada vez menos recursos, por lo que le ofrecen cada vez menos servicios a los ciudadanos. Muchos de estos están desesperanzados. Y algunos que nunca habían tenido esperanza para empezar han tomado cartas en el asunto, para el desagrado de las autoridades.

Tasos Sagris, de 45 años, integrante del grupo anarquista Void Network y de un colectivo teatral que recauda fondos para los refugiados (Embros), es uno de los principales impulsores del activismo social que busca llenar los vacíos dejados por el gobierno.

“La gente confía en nosotros porque no los usamos como clientes o votantes”, dijo Sagris. “Cada falla del sistema comprueba que la idea de los anarquistas es verdadera”.

Tasos Sagris, integrante del grupo anarquista Void Network y del teatro Embros Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
 En la actualidad esa idea no se trata solo del caos y de tumbar a la instituciones del Estado y la sociedad –la crisis económica prolongada quizá ya se ha encargado de eso–, sino de acción ciudadana y autoayuda. El movimiento sigue estando fracturado: algunas partes enfatizan la necesidad del activismo social y otras priorizan la lucha contra la autoridad con actos vandálicos o enfrentamientos callejeros con la policía. Otros quieren combinar tales medios.

Decenas de “centros sociales autoadministrados” han surgido a lo largo de Grecia desde 2008; reciben financiamiento privado a partir de conciertos, exhibiciones y de los bares dentro de las instalaciones. En todo el país hay unos 250 centros.

En estos, los activistas reparten comida o medicinas para paliar el colapso de ciertos servicios sociales y la alta pobreza. En los últimos meses, el enfoque también ha sido para albergar a los refugiados que desbordan las costas griegas y que se han quedado atorados en Grecia debido al reforzamiento fronterizo de los países balcánicos y de la Unión Europea. Tan solo en la capital de Atenas viven alrededor de 3000 asilados en 15 edificios abandonados que fueron ocupados por los anarquistas. 

Un grupo de personas en la cocina de la que fuera una escuela y hoy funciona como un hogar para refugiados Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
 El movimiento anarquista en Grecia ya ha desempeñado un papel importante en la historia del país: fue parte del levantamiento estudiantil que tumbó a la dictadura a mediados de los setentas; se sumaron a grupos de izquierda en universidades griegas donde todavía hay espacios ocupados por ellos (algunas de las cuales se usaban para construir bombas molotov) y se han opuesto a diversas causas como la oposición a una reforma educativa o a las Olimpiadas de 2004 en Atenas.

El público en general tolera al movimiento, un reflejo de la desconfianza que hay entre los griegos a las autoridades, algo que se ha profundizado con las medidas de austeridad impuestas por prestamistas internacionales para lidiar con la deuda pública.

En Atenas, el baluarte anarquista es el vecindario de Exarchia, donde el asesinato de un adolescente por un policía en 2008 desató dos semanas de disturbios y resultó en la creación de grupos de guerrilla. La policía y las autoridades son recelosas de intentar imponerse en la zona.

Han llevado a cabo algunas redadas en edificios ocupados en Atenas, en la ciudad norteña de Thessaloniki y en la isla de Lesbos, el punto de llegada para cientos de miles de migrantes y solicitantes de asilo desde 2014. 

El ministro del Orden Público, Nikos Toskas, dijo en entrevista que las redadas policiales son “sistemáticas”, y que se llevan a cabo “donde sea necesario”. El alcalde de Atenas, Giorgos Kaminis, condenó a los ocupas, al acusar que han puesto en peligro a los refugiados que viven en esos edificios. 

“Nadie sabe quién los controla ni en qué condiciones están viviendo las personas en esos edificios ocupados”, dijo.

Por su parte, los anarquistas dicen que esos lugares son una alternativa humana a los campos de refugiados en los que viven más de 60.000 personas y que han sido condenados por grupos de defensa de los derechos humanos como insalubres e inseguros.

Antipa con Abdulah Arifay, un refugiado sirio, en el techo del nuevo hogar para refugiados, donde construyeron un gallinero Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
En Exarchia, uno de los inmuebles que antes fuera una escuela secundaria que fue abandonada por problemas estructurales. La primavera pasada, los anarquistas establecieron ahí un hogar para 250 asilados, la mayoría de ellos sirios. Otros refugiados están en “listas de espera” para vivir en otros edificios ocupados.

Estos funcionan como comunidades autorganizadas, dijo Lauren Lapidge, de 28 años, activista que llegó a Grecia desde Londres en 2015 y está involucrada en la gestión de varios centros ocupados.
“Son organismos vivientes: ahí los niños van a la escuela, algunos incluso nacen ahí, hemos tenido bodas”, dijo. 

Otra iniciativa en Exarchia es un contenedor que anarquistas y residentes pusieron en la plaza central para distribuir comida y medicinas y para vender literatura anarquista; lo llaman el Quiosco Político.

Vassiliki Spathara es parte de un grupo de anarquistas que administran el llamado Quiosco Político, un contenedor en la plaza central de Exarchia. Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
 Vassili Spathara, pintora y anarquista de 49 años que vive en la zona, dijo que estas iniciativas son necesarias porque las autoridades locales no intervienen “ni para cambiar los focos” del alumbrado en la plaza.

“Quieren rebajar el área porque es el único lugar en Atenas que tiene una identidad organizada en contra del poder establecido”, dijo Spathara.

Y es así como en el paisaje político de Grecia, los anarquistas parecen presentarse como la alternativa al gobierno.

“Queremos que la gente luche, de todas las maneras, ya sea cuidar a los refugiados o quemar bancos y al parlamento”, dijo Sagris, el integrante de Void Network. “Los anarquistas usan todas las tácticas, violentas y no violentas”.

Aunque hizo notar que también tienen la “responsabilidad moral” de asegurarse de que no se repitan tragedias como la muerte de tres personas en 2010 tras el incendio de un banco durante una marcha antiausteridad. 

Los grafitis en el edificio de Exarchia rinden homenaje a Alexandros Grigoropoulos, quien tenía 15 años cuando la policía le disparó en 2008, hecho que desencadenó disturbios. Credit Eirini Vourloumis para The New York Times
 Otro grupo anarquista, Rouvikonas, dice que busca evitar la violencia, aunque sus integrantes han llevado a cabo asaltos en oficinas gubernamentales y en negocios. La semana pasada, algunos miembros armados con palos de madera y banderas negras patrullaron un parque en el centro de Atenas tras acusar que la policía no se ha involucrado en la zona para detener el narcotráfico ni la prostitución de migrantes.

“Algunos quieren decir que se deshicieron de las drogas en la zona para poder controlarla”, acusó Toskas, el ministro de Orden Público.

Rouvikonas también solicitó ante una corte local el poder fundar una “sociedad cultural” con una “identidad política” (aunque insisten que no es un partido).

“Los anarquistas obviamente no pueden fundar un partido político”, dijo Spiros Dapergolas, diseñador gráfico de 45 años que pertenece a Rouvikonas. “Pero tenemos nuestras propias maneras de entrar al centro político y queremos crecer”, añadió, al instar que quieren que los griegos se autorganicen.

“Y lo que hace Rouvikonas lo puede hacer cualquiera”.


Fuente: https://www.nytimes.com/es/2017/05/22/en-medio-de-medidas-de-austeridad-los-anarquistas-toman-las-riendas-en-grecia/?smid=fb-share-es

domingo, 21 de mayo de 2017

Mucosidades

Honoré de Balzac
...
   El movimiento de las distintas mucosidades, maravillosa pulpa colocada entre la sangre y los nervios, es una de las más hábilmente compuestas circulaciones humanas. Estas mucosidades son tan esenciales a la armonía interior de nuestra máquina que, en las emociones violentas, son ellas las que, para aguantar la violencia del golpe, envían a algún centro desconocido la información necesaria. En fin, la vida es tan sedienta que todos aquellos que han sido presa de grandes iras pueden recordar la repentina desecación de su garganta, el espesamiento de su saliva y la lentitud con la que vuelve a su estado normal. Este hecho me había impresionado de tal manera que quise verificarlo en la esfera de las más horribles emociones. Negocié con mucha antelación el favor de una cena con personajes cuya actividad pública aleja normalmente de la sociedad: el jefe de la Policía de Seguridad y el verdugo de la Corte real de París, los dos, por otra parte, perfectos ciudadanos, electores, y que gozan de derechos cívicos como cualquier otro francés. El célebre jefe de la Policía de Seguridad me afirmó que todos los criminales sin excepción que él había detenido habían tardado entre una y cuatro semanas en recuperar la facultad de salivar. Los asesinos eran los que tardaban más en recuperarlo. El verdugo jamás había visto a un hombre escupir al dirigirse al cadalso, ni a partir del momento en que lo preparaban para el ritual de la muerte.
    Me permitiré narrar un hecho que me fue contado por el comandante del barco en el que tuvo lugar este episodio, y que corrobora mi argumentación.

   En una fragata del rey, antes de la Revolución (francesa), en alta mar, se cometió un robo. El culpable se encontraba necesariamente a bordo. Pese a las más estrictas investigaciones, pese a la costumbre de observar los más mínimos detalles de la vida en común que se desarrolla en un barco, ni los oficiales, ni los marinos, pudieron dar con el autor del robo. Esta búsqueda pasó a ser la ocupación primordial de la tripulación. Cuando el capitán y su Estado Mayor llegaron a la conclusión de que era imposible hacer justicia, el contramaestre dijo al comandante:
    -Mañana por la mañana habré encontrado al ladrón.
    Sorpresa general.
    Al día siguiente, el contramaestre puso en fila a la tripulación en el alcázar, anunciando que buscaría al culpable. Ordenó que todos los hombres estiraran la mano y repartió a cada uno un poco de harina. Pasó revista y ordenó que cada hombre hiciera una bolita con la harina mezclándola con saliva. Un solo hombre no pudo hacer su bolita, por falta de saliva.
   -Este es el culpable -dijo el contramaestre al capitán
   No se había equivocado.
   Estas observaciones y los hechos destacan la importancia que otorga la naturaleza a la mucosidad, que desagüa lo superfluo por los órganos del gusto, y que conforma esencialmente los jugos gástricos. La medicina advierte que las enfermedades más graves, más duraderas y más brutales en su comienzo, son aquellas que producen la inflamación de las membranas mucosas...




     Dime cómo andas,
te drogas, vistes y comes....
     y te diré quién eres
Hornoré de Balzac

El milagro de Fátima o el efecto ‘bandwagon’

El 13 de mayo de 1917, tres pastorcillos, con ayuda del padre Manuel Nunes Formigão –para algunos el verdadero promotor de todo el fenómeno– arrastraron a unas 70.000 personas a uno de los momentos de alucinación colectiva más masivos del siglo XX

<p>Varias personas miran al cielo durante el Milagro del Sol. Fátima, 3 de octubre de 1917. </p>
Varias personas miran al cielo durante el Milagro del Sol. Fátima, 3 de octubre de 1917.
Illustracao Portugueza
 Tres pastorcillos, Lúcia dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto, de diez, nueve y siete años, confesaron a sus padres estar siendo testigos de visitas regulares de la Virgen María. Cinco meses después, el 13 de mayo de 1917, los tres pastorcillos, con ayuda del padre Manuel Nunes Formigão –para algunos el verdadero promotor de todo el fenómeno– iban a arrastrar a unas 70.000 personas al momento de alucinación colectiva más salvaje del siglo XX. En psicología se llama alucinación colectiva, en política efecto bandwagon –carro que lleva a la banda de música en un desfile–, o efecto arrastre, término surgido durante la campaña electoral de Abraham Lincoln, en 1848, para designar a la muchedumbre que se subía a los vistosos carros de propaganda electoral, dando por hecho que sería el candidato elegido y sin tener ni idea de su programa de gobierno. 

Pero si el milagro de Fátima ocurrió a principios del pasado siglo no fue por casualidad. Europa estaba enzarzada en la Primera Guerra Mundial, y Portugal se había metido de cabeza en ella, tanto en el continente europeo como en sus colonias africanas. El país llegó a tener movilizados 200.000 hombres, alrededor del 10% de la población activa masculina. Pero sobre todo eran tiempos aciagos para la Iglesia Católica en países como Portugal, España y, sobre todo, Rusia, donde una revolución en el pensamiento colectivo invadía territorio político, intelectual y espiritual, y relegaba a la religión a un atribulado espacio donde sólo podía ejercer el papel de culpable de todas las miserias pasadas y presentes.

La antaño indiscutible Iglesia Católica vivía una auténtica crisis de fe en Europa. En febrero de 1917 abdicaba el zar Nicolás II, garante de la jerarquía social y del orden religioso en Rusia, y los revolucionarios incendiaban las calle para implantar una forma de gobierno declaradamente anticlerical. En España, el descontento social por la pobreza y la falta de oportunidades se volvía muchas veces contra la Iglesia, alegoría de la indefensión del hombre sencillo e ignorante ante el sistema de clases; se quemaban templos, se atacaban los símbolos católicos más sagrados e incluso se atacaba a monjes, padres, frailes y todo aquel que llevara sotana.

 Si en España existía un conflicto entre el viejo sistema y el que estaba por llegar, en Portugal, a principios de siglo XX, la balanza había caído con el peso de un elefante del lado de la emancipación. En 1910 el nacimiento de la Primera República también trajo la llamada ‘guerra religiosa’: se prohibieron las órdenes y la enseñanza de religión en todas las escuelas, se expulsó a los obispos de sus diócesis, el Estado expropió todos los bienes de la Iglesia, incluyendo las casas parroquiales donde vivían los monjes –lo que los rebajaba al indigno nivel de inquilinos–, se aprobaron las leyes de divorcio, el Registro Civil obligatorio y las Leis da Família –el matrimonio pasaba a ser un mero contrato, se reconocían derechos a los hijos tenidos fuera del matrimonio, así como a la madre, etc.–, se declaró el Estado laico y completamente separado de la Iglesia Católica, la libertad de conciencia y de culto, se prohibió toda práctica litúrgica fuera de los templos... Y la peor de las afrentas para la embutida moral cristiana: las pensiones atribuidas al clero pasarían a ser susceptibles de herencia por parte de sus viudas o hijos, haciendo pública, de forma descarada y algo burlesca, la frecuente ruptura del celibato dentro de toda la estructura sacerdotal.

La Iglesia Católica estaba perdiendo la batalla de las conciencias en Portugal, o al menos eso parecía. En este contexto de guerra religiosa, como en toda refriega, ambos bandos se asestaban golpes, y Fátima significó una devastadora estrategia de contraofensiva ejercida a cañonazos desde la trinchera rural, mucho más numerosa –el 85% de la población–, contra el minoritario, bienintencionado pero desorientado bastión urbano. Tan sólo 6 años antes, Afonso Costa, ministro de Justicia y Cultos, había proclamado para defender la Lei da Separação –divorcio–: “Está admirablemente preparado el pueblo para recibir esta ley; (…) en dos generaciones Portugal habrá eliminado completamente el Catolicismo, que fue la mayor causa de la desgraciada situación en que cayó. ¡Que sepa al menos morir quien vivir no supo!”.

Sin embargo, la población católica del país –el 99,8%, según el censo de 1911– pasaba la infancia y adolescencia escuchando chismes y parábolas sobre vírgenes, santos, milagros, castigos celestiales, fervor piadoso y apariciones, tanto en casa como en la escuela, los pocos que la pisaban. La hermana de Lúcia dos Santos, la mayor de los tres pastorcillos que dijeron ver a la Virgen levitando sobre los inhóspitos pedregales de Cova da Iria, en Fátima, no fue una excepción; más bien superaba la norma y era conocida por su precoz memoria e imaginación. Su hermana Maria dos Anjos contaría tiempo después: “Todas las noches, especialmente en invierno, nuestra madre nos leía un poco del Antiguo Testamento o del Evangelio, otras veces algo de Nuestra Señora de Nazaret o de Lourdes. Cuando fue lo de las apariciones, me acuerdo de ella diciendo toda irritada a Lúcia: ‘como Nuestra Señora apareció en Lourdes o en Nazaret, ¿piensas que también se te va a aparecer a ti?” 

El fenómeno no era nuevo. Ya se contaban otros casos de apariciones o ilusiones colectivas en Portugal, como la de Ortiga o la de Monte Santo. Sólo tres días antes de la primera aparición de 1917 a los tres pastorcillos de Fátima, el pastor Severino Alves, que por aquel entonces contaba con 10 años de edad, juró a su padre que la Virgen se le había aparecido en una enramada mientras cuidaba del rebaño. En la actualidad, el lugar de la virgen de Severino, en Ponte de Barca, junto a la frontera norte con España, sólo cuenta con una pequeña capilla. Ni siquiera tiene una entrada en la Wikipedia. El caso no comenzó a ser investigado hasta pasados 57 años, en 1975, precisamente después de otro momento delicado para la Iglesia: la Revolución de los Claveles. Mala suerte para Severino...tres días después de su epifanía, el caso de los tres pastorcillos de Fátima se iba a llevar la palma.

Se entiende que los milagros han de tratarse con tino, que una aparición está bien, pero dos en el mismo sitio lo único que consigue es banalizar la rareza. Lo que no podía nadie prever era que la Virgen que se apareció a Lúcia, Francisco y Jacinta en aquella tierra sedienta, salpicada de encinas enclenques, estaba destinada a construir el mayor centro mariano de peregrinación de Europa. Como en la guerra de guerrillas urbana, donde un grupo de liberación comete acciones no sólo para desestabilizar al gobierno central, sino también para despertar a la población de su supuesto letargo, las primeras reacciones del gobierno republicano no hicieron sino avivar los ánimos de una población realmente necesitada de milagros. Es lo que se llama estrategia de ‘acción, reacción, repercusión’: pastorcillos ven milagro, sólo unas 50 personas en cuatro meses se acercan por pura curiosidad: acción. El Gobierno los detiene a tenor de su encarnizada represión política: reacción; en octubre, tan sólo cinco meses después de la de los niños, decenas de miles de personas se dan cita alrededor de los pastorcillos para ver el milagro anunciado: repercusión. 

La repercusión fue seria, e iba a ser recordada como el Milagro del Sol. Unas 70.000 personas se trasladaron a Cova da Iria aquel 13 de octubre de 1917, atraídas por las promesas de un milagro que convertiría, por un día, a los portugueses en el pueblo elegido. En un país en el que gran parte de la población tenía a un hijo, un padre, un hermano o un amigo en el frente, no era baladí la posibilidad de ver a la Virgen y rogarle en persona por la salvación propia y la del vecino. Lo que hace único al Milagro del Sol es la cantidad de personas que, sin excepción, aseguraron ver al Sol bailar y hacer cabriolas en el cielo. Además, las distintas versiones que compartieron los asistentes con periodistas e investigadores fueron convergiendo con el tiempo y en pocas semanas todos coincidían en la historia. Todos, niños y ancianos, más o menos ilustrados, más o menos pobres.

Ni siquiera las apariciones de Knock, en Irlanda, o las de Garabandal, en la España de los 60, consiguieron llevar al éxtasis a semejante cantidad de personas y con tanta unanimidad. Por otra parte, echando un vistazo a todas en conjunto lo que subyace es quizá más impactante. La idea nietzscheana de que Dios ha muerto iba más allá de la religión, y en este caso supera la mera justificación mercantilista de fenómenos sociales tan indómitos y homogéneos. Nos permite de alguna forma abaratar los deseos codiciosos del estrato financiero de la Iglesia Católica y devolver a la conciencia colectiva su trascendencia en los engranajes de los acontecimientos. Tanto Fátima, como Lourdes o como Knock, ocurrieron en momentos de la Historia en que las personas veían amenazadas sus creencias, quizá débiles y sin fundamento, pero sin duda tan arraigadas que la posibilidad de una dolorosa ruptura acabó por torcer el argumento natural de forma, al menos hasta hoy, irreversible.

Fuente:  http://ctxt.es/es/20170510/Politica/12681/milagro-fatima-aniversario-historia-religion.htm

sábado, 20 de mayo de 2017

Europa maniobra para meter al Sáhara en el acuerdo comercial con Marruecos

El Ejecutivo europeo y las autoridades marroquíes trabajan para saltarse el dictamen del Tribunal de Justicia europeo que excluye al Sáhara Occidental del acuerdo de libre comercio con Marruecos.
Resultado de imagen de http://www.lamarea.com/2017/05/18/la-comision-europea-intenta-esquivar-la-sentencia-que-excluye-al-sahara-del-acuerdo-con-marruecos/

En 2016 el Tribunal de Justicia europeo dictaminó que el Sáhara Occidental no entra dentro del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Marruecos por ser un territorio “separado y distinto (…) del Reino de Marruecos”, tal y como establece Naciones Unidas desde los años 1960. Sin embargo, contraviniendo dicha sentencia, las autoridades alauíes y la Comisión Europea han empezado a diseñar una estrategia para que no se haga efectiva. Además, la Justicia europea dejó abierta la puerta a la inclusión de la antigua colonia española en el acuerdo siempre que “el pueblo del Sáhara Occidental haya manifestado su consentimiento”, pero los últimos acontecimientos indican que ni Marruecos ni el Ejecutivo europeo adoptarán esa vía.

El pasado 19 de abril la Comisión pidió permiso a los 28 estados europeos para renegociar con Rabat el acuerdo comercial, vigente desde 2012. La información fue desvelada por el digital argelino Tout sur l´Algérie, que cita a varios funcionarios y diputados europeos, y subraya que en ningún momento las autoridades europeas incluyeron en ese diálogo al Frente Polisario, representante legítimo del pueblo saharaui según Naciones Unidas.

La treta legal que preparan la Comisión y Marruecos se centra en la terminología de la sentencia del Alto Tribunal europeo. Una pequeña modificación en el veredicto o en el cuerpo del acuerdo comercial, estableciendo “población del Sáhara” donde actualmente se lee “pueblo del Sáhara Occidental”, reconocería a efectos legales que la población de ese territorio se expresase a través de instituciones marroquíes. Según esta fórmula, los diputados de las circunscripciones del Sáhara serían los encargados de aprobar el acuerdo, y no el pueblo saharaui, como establece la sentencia.

El pasado martes, a iniciativa del eurodiputado Florent Marcellesi (Equo, Grupo Verde Europeo), 23 miembros del Parlamento Europeo de cinco grupos parlamentarios de la izquierda y la derecha europea enviaron una carta conjunta a Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, y a los comisarios de Economía y Comercio, Pierre Moscovici y Cecilia Malmström, instando a un diálogo transparente (actualmente se negocia en secreto) ante los supuestos intentos de la Comisión por esquivar la sentencia de la Corte europea. Un día después el intergrupo para el Sáhara Occidental del Parlamento Europeo intercedió ante António Guterres, Secretario General de la ONU, aprovechando su visita a esa institución.

“El punto clave de la renegociación entre la UE y Marruecos es el consentimiento del pueblo saharaui”, explicó a La Marea Florent Marcellesi, quien además apoya que el Frente Polisario forme parte de la negociación de dicho acuerdo. “La Comisión y los Estados miembros tienen que dejar de considerar que por un lado está el comercio y por otro el proceso de paz (…) es hora de utilizar el comercio para reforzar el derecho europeo e internacional”, declara Marcellesi desde Bruselas.

Justicia sin prisa
La máxima autoridad judicial europea tardó cuatro años en pronunciarse después de que la Unión Europea y Marruecos, que cuenta con importantes aliados en territorio europeo, firmaran un acuerdo comercial que libera el intercambio de productos agrícolas y pesqueros, siendo este último el rubro más destacado en el Sáhara Occidental, territorio pendiente de realizar un referéndum de autodeterminación para poner fin a su estatus colonial, según las Naciones Unidas. Desde que España abandonó el Sáhara en 1975, Marruecos controla de facto (ningún país del mundo reconoce su soberanía) la mitad oriental del territorio, la zona con más recursos naturales.

Después de que el Tribunal europeo emitiera su veredicto y excluyera al Sáhara Occidental del acuerdo entre Europa y Marruecos, varios altos cargos marroquíes amenazaron con suavizar sus controles en materia de narcotráfico y emigración. Sin ir más lejos, una semana después de que el comisario de Energía, Miguel Ángel Arias Cañete, reconociera “la condición jurídica distinta y separada del territorio del Sáhara Occidental con arreglo al Derecho internacional”, el ministro de Agricultura marroquí amenazó con la reanudación de “el flujo migratorio que Marruecos (…) ha conseguido contener”. Esta semana Florent Marcellesi y el diputado Jorge Luis Bail pidieron al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso María Dastis. que trabaje para que España respete las sentencias europeas.

Los intentos de la Comisión europea por esquivar esta sentencia coincide con una de las etapas de mayor riesgo de conflicto bélico entre saharauis y marroquíes desde que firmaron el alto el fuego en 1991. El periodo de alegaciones, deliberaciones, recursos y debates políticos a nivel europeo, nacional y regional podría extenderse de nuevo a varios años. Mientras tanto, todo apunta a que la aplicación de esta sentencia europea seguirá bajo la fuerte influencia de las posiciones políticas de cada país. Por ejemplo, en enero el gobierno de España se negó a interceptar un carguero noruego procedente del Sáhara Occidental que transportaba harina de pescado a Francia y que paró a repostar en Gran Canaria, a pesar de que la sentencia europea. En cambio,  otros buques comerciales y pesqueros procedentes del Sáhara sí fueron interceptados dentro y fuera de la Unión Europea.

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/05/18/la-comision-europea-intenta-esquivar-la-sentencia-que-excluye-al-sahara-del-acuerdo-con-marruecos/

viernes, 19 de mayo de 2017

Premio Princesa de Asturias al museo que desvalijó León

El jurado reconoce a la Hispanic Society of America, fundada por el magnate que hizo su colección con decenas de tesoros leoneses

Escultura de Santa Marta, obra de Juan de Juni, en la exposición del Prado sobre la Hispanic Society. FERNANDO ALVARADO
La línea que separa el coleccionismo del tráfico de arte es tan delgada que durante siglos miles de objetos valiosos de León acabaron lejos de España, en mansiones de multimillonarios y museos. La Hispanic Society of America, que posee la mayor colección de arte español en Estados Unidos, y ‘cazó’ buena parte de sus tesoros en esta provincia, recibía ayer el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

El jurado del galardón, presidido por el ex ministro del PP Marcelino Oreja, reconoce a la institución fundada en 1904 por Archer Milton Huntington «por su papel en la promoción de la cultura y valores de lo hispano y lo latino, a través de la creación en Nueva York de un museo y una biblioteca de acceso público y gratuito».

Si las ‘casualidades’ existen, el Museo del Prado expone actualmente una selección de joyas de la Hispanic Society.

Con frecuencia se ha destacado que Huntington, quien heredó una fabulosa fortuna de su padre —propietario de la compañía de ferrocarriles Central Pacific y de unos astilleros—, no compró en España, sino principalmente en París y Estados Unidos, los objetos de arte españoles, incluidos los de origen leonés.

El magnate norteamericano también se vanagloriaba de ello, por ejemplo, en una carta dirigida a su madre: «Como bien sabes, no compro cuadros en España... a España no voy en busca de botín. Me haré con los cuadros fuera. Los hay en abundancia».

Huntington era consciente de que la compra de bienes patrimoniales estaba mal vista, especialmente para un ilustre hispanista como él, que no se podía permitir enturbiar su buen nombre.
Red de agentes

El espléndido trabajo de investigación de Immaculada Socias Batet titulado La correspondencia entre Isidre Bonsoms Sicar y Archer Milton Huntington. El coleccionismo de libros antiguos y objetos de arte, explica que en realidad el fundador de la Hispanic contaba con «una red de agentes»: políticos, nobles, historiadores, arqueólogos y marchantes de arte compraban para Huntington y sacaban las piezas de España.

La lista de agentes es larguísima, con nombres como José Gestoso, miembro de la Comisión de Monumentos de Sevilla; el pintor Raimundo Madrazo; o el conde de las Almenas, que puso en contacto a Huntington con la Asociación Española de Amigos del Arte. También Arthur Byne, de infausto recuerdo en León. Byne y su esposa, Mildred Stapley, se especializaron en la búsqueda de tesoros en España. El historiador Merino de Cáceres ha dicho de Byne que «era un comerciante de altos vuelos y nada escrupuloso». Este personaje ofreció al magnate de la prensa Hearst 47 sitiales procedentes de un monasterio leonés, con los escudos de Pedro I el Cruel y doña María de Padilla, que Merino cree casi con seguridad que procedían del monasterio de Carracedo.

En 1929, Huntington adquiere al conde de las Almenas, por mediación de los Byne, una talla de san Martín de principios del siglo en madera policromada, procedente de Cacabelos, así como dos esculturas de plata del gran orfebre leonés del XVI Juan de Arfe que representaban al profeta Isaías y un patriarca.

En la investigación La dispersión de objetos de arte fuera de España en los siglos XIX y XX, Socias Batet afirma que «la Península fue cruzada de norte a sur y de este a oeste por numerosos art dealers y agentes de diversa catadura, los cuales propiciaron la construcción de fabulosas colecciones como fue la de Huntington».

Con banco propio
Socias Batet devela el modus operandi del magnate: «Muchos de los pagos de la pinturas se realizaban a través del banco que Huntington tenía en París». Las obras eran enviadas a Nueva York al estudio del artista Francis Lathrop —primer agente de Huntington—, para luego ser transferidas a la Hispanic Society.

Archer Milton Huntington. DL
Huntington pagó 82.000 francos en 1912 por los sepulcros de Suero de Quiñones y su esposa, Elvira de Zúñiga, piezas del siglo XVI esculpidas en mármol blanco, que salieron de León en extrañas circunstancias. Él los compró a un anticuario parisino.

Otro de los agentes del fundador de la Hispanic Society fue el agustino omañés David Rubio Calzada. Entre 1939 y 1943 compró miles de libros para Huntington, quien además atesoró 40.000 monedas españolas; entre las más valiosas, las procedentes de León, como las de Urraca, la primera reina que ejerció el exclusivo derecho real de acuñación de moneda en los reinos de León y Toledo, o un morabetino del reinado de Fernando II y otro de Alfonso IX.

La Hispanic Society tuvo que vender hace cinco años su grandiosa colección numismática porque atravesaba horas bajas. En estos momentos la sede de esta institución en Nueva York esta cerrada «por reforma».

Relieve de Santiago Matamoros, en la exposición del Prado sobre la Hispanic Society. FERNANDO ALVARADO -
Relieve de Santiago Matamoros, en la exposición del Prado sobre la Hispanic Society. FERNANDO ALVARADO -
 

Fuente: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/premio-princesa-asturias-museo-desvalijo-leon_1161146.html

Archivada la investigación por violación contra Julian Assange en Suecia


Los fiscales suecos han decidido este viernes abandonar la investigación por supuesta violación contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, abierta en 2010. La fiscal jefe sueca, Marianne Ny, ha anunciado que ha decidido abandonar la investigación, según ha informado la Fiscalía en un comunicado.

Assange vive refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012 por temor a que la orden de arresto en su contra se haga efectiva y una vez extraditado a Suecia las autoridades de este país le entreguen a Estados Unidos. El fundador de Wikileaks defendió en noviembre de 2016 ante la Fiscalía sueca en la Embajada de Ecuador en Londres que las relaciones fueron consentidas. Assange reiteró su inocencia por el delito sexual, asegurando que contaba con el consentimiento de la denunciante para mantener relaciones sin protección y denunció que el procedimiento era “abusivo”. Fue el primer interrogatorio al que se sometió el activista después de que en 2010 se abriera la investigación en su contra

Fuente: http://www.yometiroalmonte.es/2017/05/19/archivada-investigacion-violacion-julian-assange-suecia/

Sobrevivir en el mundo del yo, yo, yo

Los comportamientos narcisistas nos rodean. El exhibicionismo en las redes sociales, la obsesión por los ‘selfies’ y la propia imagen. Se habla de epidemia, pero ¿es tan preocupante?

Narcisismo maligno características
Composición realizada por el artista Kim Dong-kyu a partir de uno de los retratos de Picasso.
Fue el bello y vanidoso Narciso, personaje de la mitología griega incapaz de amar a otras personas que murió por enamorarse de su propia imagen, quien inspiró el término narcisista. El concepto fue luego reinterpretado por Freud, el primero que describió el narcisismo como una patología. Y en los setenta, el sociólogo Christopher Lasch convirtió la enfermedad en norma cultural: determinó que la neurosis y la histeria que caracterizaban a las sociedades de principios del siglo XX habían cedido el paso al culto al individuo y la búsqueda fanática del éxito personal y el dinero. Un nuevo mal dominante. Casi cuatro décadas después ha cobrado fuerza la teoría de que la sociedad occidental actual es, todavía más narcisista.

Este comportamiento parece expandirse como una plaga en la sociedad contemporánea, tanto a nivel individual como colectivo. Y no solo entre los adolescentes y jóvenes que inundan las redes sociales. “El desorden narcisista de la personalidad —un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía— sigue siendo un diagnóstico bastante raro, pero las cualidades narcisistas están ciertamente en alza”, explica la psicóloga Pat MacDonald, autora del trabajo Narcisismo en el mundo moderno. “Basta con observar el consumismo rampante, la autopromoción en las redes sociales, la búsqueda de fama a cualquier precio y el uso de la cirugía para frenar el envejecimiento”, añade.

Las investigaciones realizadas a partir de 2009 por Jean Twenge, de la Universidad Estatal de San Diego, son una de las principales referencias para las hipótesis más catastrofistas. Tras estudiar a miles de estudiantes estadounidenses, la psicóloga proclamó que estos comportamientos habían crecido “al mismo ritmo que la obesidad desde 1980”, que había alcanzado niveles de epidemia. Twenge ha publicado dos libros —Epidemia narcisista, con Keith Campbell, de la Universidad de Georgia, y Generación yo— en los que afirma que los adolescentes del siglo XXI se “creen con derecho a casi todo, pero también son más desgraciados”.

Los rasgos narcisistas no siempre son fáciles de reconocer y, con moderación, no tienen por qué ser un problema. Son comportamientos egoístas, poco empáticos, a veces un tanto exhibicionistas, de personas que quieren ser el centro de atención, ser reconocidas socialmente, que suelen resistirse a admitir sus fallos o mentiras y que se creen extraordinarias (aunque su autoestima, en algunos casos, sea en realidad baja). Un estridente ejemplo, contado por Twenge, es el de una adolescente que, en un reality de la MTV, justificó el corte de una calle para celebrar su fiesta de cumpleaños, a pesar de que había un hospital en medio, al grito de: “¡Mi cumpleaños es más importante!”.

En otras ocasiones este tipo de comportamiento es más sutil, más común y, a veces, más dañino. Es esa persona que exige una atención extrema a sus comentarios y problemas y, si no la consigue, concluye que es diferente de los demás y que nunca recibe el respeto que merece. O un jefe encantador que de repente te hace sentir culpable por un proyecto fracasado que fue idea suya. “Para tapar sus problemas, una persona con alto nivel de narcisismo suele buscar a una o dos víctimas cercanas, no necesita más, pero les puede hacer la vida imposible”, asegura el psicoanalista francés Jean-Charles Bouchoux, autor de Los perversos narcisistas (Arpa), que acaba de ser traducido al español y que ha vendido más de 250.000 ejemplares en Francia. “Hay un incremento del narcisismo, porque ahora la imagen cuenta más que lo que hacemos y queremos alcanzar muchos hitos sin esfuerzo”, opina.

'Narciso', de Caravaggio, expuesto en la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma.
'Narciso', de Caravaggio, expuesto en la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma
 Abundan los casos en política —es difícil navegar por Internet sin ver el nombre de Donald Trump asociado al narcisismo— y en televisión. El tema fascina, como muestran los índices de audiencia de los realities. Quizá la principal novedad son las redes sociales, lugar donde millennials (nacidos entre 1980 y 1997) y no tan millennials, famosos y no tan famosos, transforman lo mundano en extraordinario. Cada día se suben a Instagram 80 millones de fotografías, con más de 3.500 millones de likes: “Yo, comiendo”, “Yo, con mi mejor amiga". “Yo, en un nuevo bar”. En Facebook, millones de usuarios ofrecen detalles de su vida al mundo. ¿Nos está convirtiendo Internet, no solo en espectadores pasivos, sino en narcisistas ávidos de notoriedad fácil, obsesionados por conseguir amigos virtuales y por el impacto de nuestros posts?

Atención a las autofotos. No todos los que se hacen un selfie son narcisistas, pero un estudio realizado por Daniel Halpern y Sebastián Valenzuela, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, concluye que los individuos que se sacaron más fotos durante el primer año de la investigación mostraron un alza del 5% del nivel de narcisismo el segundo año. “Las redes sociales pueden modificar la personalidad. Autorretratarse, cuando uno es narcisista, alimenta ese comportamiento”, explica por teléfono Halpern. “En las redes, podemos mostrarnos como queremos que nos vean. Esa imagen perfecta que creemos que los demás tienen de nosotros puede alterar la que tenemos nosotros de nosotros mismos”, advierte. Tener impacto en las redes puede generar dependencia y también temor (el miedo a no ser el centro, al vacío de un post sin apenas me gusta).

Además, el narcisismo creciente mueve dinero. Un reciente informe de Bank of America Merrill Lynch calcula que el consumo relacionado con los productos que nos hacen sentir mejor y hacen posible un aspecto a prueba de selfies —lo llaman vanity capital— mueve en el mundo 3,7 billones de dólares. La firma, en su cálculo, incluye coches y otros artículos de lujo, operaciones estéticas, vinos de calidad, joyas o cosméticos.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? La intrépida carrera de logros personales que se exige a jóvenes y adultos explica parte del ansia narcisista. “La sociedad es hiperdemandante e hi­perexigente. Ahora, por ejemplo, hay que tener muchos amigos, vivimos hiperconectados. Mi padre no tenía amigos, tenía a su familia, y era feliz”, explica Rafael Santandreu, psicólogo y autor de Ser feliz en Alaska (Grijalbo), que vincula el narcisismo —y la frustración que puede generar— con la depresión, la ansiedad y la agresividad.

Hay causas que nacen en la infancia. Las teorías de Twenge han tocado un nervio cultural al culpar a padres y educadores de haber criado a una generación de narcisos diciéndoles lo especiales que son sin importar sus logros. Un estudio europeo publicado en 2015 en la revista PNAS argumenta que el narcisismo está vinculado a una educación parental que sobrevalora por sistema a los hijos. “Se les alaba en exceso y, con el tiempo, los niños se creen únicos”, explica uno de sus autores, Eddie Brummelman, del Instituto de Investigación para el Desarrollo Infantil de la Universidad de Áms­terdam. “Se confunde autoestima con narcisismo. Lo que hay que cultivar es la autoestima, que se consigue con cariño, apoyo, atención y límites”, añade.

Los 20 'selfies' más icónidos de 2016, según la revista 'Icon'.
Los 20 'selfies' más icónidos de 2016, según la revista 'Icon'.
 ¿Quiere decir que no hay que pensar a lo grande? No exactamente. Cultivar cierto ego saludable es beneficioso. Es lo que defiende Craig Malkin, psicólogo clínico de la Escuela de Medicina de Harvard. “Un poco de narcisismo en la adolescencia ayuda a los jóvenes a sobrellevar la tormenta y el ímpetu de la juventud. Solo la gente que nunca se siente especial o la que se siente siempre especial son una amenaza para ellos mismos o el mundo. El deseo de sentirse especial no es un estado mental reservado a imbéciles o sociópatas”, afirma en Rethinking Narcissism (repensando el narcisismo).

Forma parte Craig del grupo que considera que la mayoría de los estudios sobre narcisismo no han sido justos con los jóvenes y que los que hablan de epidemia exageran. El Inventario de la Personalidad Narcisista, un cuestionario básico para los investigadores de todo el mundo, incluida Twenge, es defectuoso, sostiene Craig. Entre otras cosas, esta herramienta considera negativo querer ser un líder o decir que eres decidido. “Las personas que disfrutan diciendo lo que piensan o que quieren liderar son claramente diferentes de los narcisistas que suelen recurrir a la manipulación y la mentira”.

Un exhaustivo estudio publicado en 2010 en Perspectives on Psychological Science intenta refutar la teoría de la epidemia. Realizado entre un millón de adolescentes en EE UU entre 1976 y 2006, los investigadores encontraron poca o ninguna diferencia psicológica entre los millennials y las generaciones anteriores, aparte de más autoestima. En un intento de relativizar el problema, encabeza ese trabajo una cita de Sócrates: “Los niños de hoy día [siglo V a. de C.] son unos tiranos. Contradicen a sus padres, engullen la comida y tiranizan a sus maestros”.

De un lado y otro del debate, de lo que no parece haber duda es de que es recomendable huir de las personas con altos niveles de narcisismo. Lo resume muy bien Kristin Dombek en The Selfishness of Others (el egoísmo de los otros), ensayo en el que analiza la abundancia en el mundo virtual anglosajón (y cada vez más en el español) de información relacionada con los narcisistas, sobre cómo reconocerlos y hacerles frente: “Uno de esos blogueros decía: ¿qué debe hacer uno cuando conoce a un narcisista? Ponerse las zapatillas y salir corriendo de inmediato”

 

 Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/02/03/ciencia/1486128718_178172.html

jueves, 18 de mayo de 2017

Unas manos gigantes emergen de un canal de Venecia para enviar un potente mensaje sobre el cambio climático

El calentamiento global es como una bomba que hay que desactivar antes de que explote. Para crear conciencia sobre este tema, el artista italiano Lorenzo Quinn (sobre quien ya escribimos aquí) ha creado una escultura monumental para la Bienal de arte de Venecia 2017.

Quinn es conocido por incorporar partes del cuerpo humano en sus obras, y eso ocurre en este proyecto también. Titulado “Support”, muestra dos enormes manos que emergen de un canal para prestar apoyo a las paredes del hotel Ca’ Sagredo. Es una declaración visual, para que la gente responda al calentamiento global antes de que sea demasiado tarde. “Venecia es una ciudad de arte flotante que ha inspirado a culturas durante siglos,” dijo Lorenzo a Halcyon Gallery. “Pero para continuar haciéndolo necesita el apoyo de nuestra generación y de las futuras, porque está amenazada por el cambio climático y el deterioro del tiempo.”

Reflejando las dos caras de los humanos (la creativa y la destructiva), Quinn apela a su habilidad de hacer un cambio y reequilibrar el mundo que nos rodea. Support evoca tanto la esperanza de sostener el edificio por encima del nivel del agua, como el miedo, resaltando la fragilidad de la situación. “Quería esculpir la que se considera como la parte más difícil y técnicamente desafiante del cuerpo humano,” dijo el artista. “La mano contiene mucho poder: para amar, odiar, crear, destruir.”

Créditos de la imagen: Lorenzo Quinn
Créditos de la imagen: Halcyon Gallery
Créditos de la imagen: Lorenzo Quinn
Créditos de la imagen: Cate Love Camelia
Créditos de la imagen: Lorenzo Quinn

miércoles, 17 de mayo de 2017

Grecia vive la primera huelga general del año contra los recortes pactados con la UE

La protesta se produce un día antes de que el Parlamento deba votar las reformas que desbloquearán el siguiente tramo del rescate, que Atenas necesita para devolver los 7.500 millones de deuda que vence en julio

Varios activistas del sindicato comunista PAME corean consignas durante la huelga general de 24 horas contra los últimos recortes pactados con la UE. EFE/Alexandros Vlachos
Varios activistas del sindicato comunista PAME corean consignas durante la huelga general de 24 horas contra los últimos recortes pactados con la UE. EFE/Alexandros Vlachos
 Grecia ha vivido este miércoles la primera huelga general del año, convocada por los principales sindicatos en contra del reciente acuerdo entre el Gobierno y los acreedores del país (la UE, el FMI y el BCE) y las nuevas medidas de austeridad que incluye en el llamado cuarto memorando.

Miles de ciudadanos, unos 12.000 según la policía, salieron por enésima vez a la calle en Atenas para protestar contra la ley escoba que se empezó a debatir en el Parlamento y que engloba todas las medidas pendientes para desbloquear un nuevo tramo de la ayuda financiera de alrededor de 7.000 millones, de un rescate de 86.000 millones de euros. Atenas necesita los fondos urgentemente para devolver la deuda de 7.500 millones de euros de deuda que vence en julio.

La ley, que el martes fue aprobada en comisión parlamentaria, incluye además medidas de recorte de pensiones a partir de 2019 y aumentos de impuestos a partir de 2020 por un total de 4.900 millones de euros anuales.

Los sindicatos han bautizado estas medidas como cuarto memorando por tratarse de ajustes adicionales no previstos en el tercer rescate, que se aplicarán una vez vencido el programa actual. Lo más grave, según los sindicatos y los partidos de la oposición, es que esta vez Grecia debe cumplir sin recibir nada a cambio.

Manifestantes marchan ´con una pancarta en la que se lee 'Subversión' en la protesta convocada la huelga general contra los últimos recortes pactados con la UE. REUTERS/Alkis Konstantinidis
Manifestantes marchan ´con una pancarta en la que se lee "Subversión" en la protesta convocada la huelga general contra los últimos recortes pactados con la UE. REUTERS/Alkis Konstantinidis
 La jornada de huelga, que en algunos sectores como el naval, los médicos, los abogados o el transporte público es de 48 o hasta de 72 horas, transcurrió como suele ser habitual en Grecia, con un seguimiento muy desigual, imperceptible en el comercio, pero con muchos trastornos en los servicios. El tráfico ferroviario se detuvo por completo y en el transporte urbano, los autobuses y tranvías pararon durante todo el turno de noche y lo volverán a hacer a partir de las 21.00 hora local (18.00 GMT), mientras que el metro funciona solamente desde las nueve de la mañana (06.00 GMT) hasta las cuatro de la tarde (13.00 GMT).

En el paro participaron, por primera vez en mucho tiempo, los controladores aéreos, por lo que 185 vuelos tuvieran que ser cancelados o modificados, señaló  una fuente del Aeropuerto Internacional de Atenas. También fue novedosa la convocatoria de los uniformados a una manifestación propia, que se desarrollará esta tarde. La presencia policial en la manifestación era también menor que de costumbre, a pesar de que les está prohibido hacer huelga.

El funcionamiento de los hospitales públicos, así como de los ayuntamientos se ha visto afectado. Ni siquiera en la administración pública el seguimiento fue abrumador, de algo más del 50 %, según señaló un portavoz de Adedy, el sindicato del sector público.

Varios activistas muestran una pancarta que reza 'Nuestro baile de mayo' mientras participan en una manifestación durante la huelga general de 24 horas. EFE/Alexandros Vlachos
Varios activistas muestran una pancarta que reza "Nuestro baile de mayo" mientras participan en una manifestación durante la huelga general de 24 horas. EFE/Alexandros Vlachos
El bajo seguimiento se ha convertido en habitual en Grecia, porque muchos trabajadores no pueden permitirse perder una jornada de salario o no le ven sentido a protestar solo un día. "Yo hago huelga como un ejercicio rutinario, pero no creo que tenga mucho sentido. Otra cosa sería una huelga indefinida", sostiene Panayiotis, abogado en la cincuentena.

El ambiente que se palpaba en el centro de Atenas era doblemente gris: un cielo encapotado enmarcaba el sentimiento de desesperanza que se leía de los rostros de los manifestantes. "No nos queda esperanza alguna. Ningún político puede ofrecerla. Lo que hace falta es un líder que ame a la patria, diga basta ya y exija la quita de toda la parte de la deuda que es ilícita".

Son palabras de Melina Kotsaki, azafata retirada de 73 años que cuando se jubiló cobraba una pensión de 2.200 euros, de los que en estos momentos solo le quedan 750 euros y que con el nuevo tijeretazo que entrará en vigor en 2019 cobrará hasta un 18% menos.

Tampoco Kostas Kekas, camillero recién jubilado con 700 euros, cree que haya actualmente un político capaz de mejorar la situación en Grecia, a pesar de que las encuestas dan diez puntos de ventaja a los conservadores frente a la gubernamental Syriza. "Lo único que tendría sentido es un Gobierno que luche por que Grecia salga de los memorandos y que no piense solo en sus intereses partidistas sino, sobre todo, vele por el bien del pueblo", dice Kekas.

Grecia ha necesitado tres préstamos de miles de millones desde 2010 y los recortes adicionales son una cuestión polémica para el primer ministro Alexis Tsipras. "Nos han engañado. Creímos en sus promesas", dice Nikos Moustakas, de 71 años, un mecánico jubilado que trabajó 38 años. "Me han perdido como votante", dijo.

Varios activistas se enfrentan a la policía antidisturbios mientras participan en una manifestación durante la huelga general de 24 horas en Atenas (Grecia).EFE/Alexandros Vlachos
Varios activistas se enfrentan a la policía antidisturbios mientras participan en una manifestación durante la huelga general de 24 horas en Atenas (Grecia).EFE/Alexandros Vlachos
 Tsipras fue elegido por primera vez en 2015 con el compromiso de terminar con la austeridad pero fue obligado a ceder meses más tarde para aceptar un nuevo paquete de rescate para evitar la bancarrota. Tsipras permanece rezagado en las encuestas, pero su coalición de Gobierno tiene una pequeña pero firme mayoría en el Parlamento, que cuenta con 300 miembros.

Tsipras ha defendido los tijeretazos adicionales con la promesa de que cada medida de recorte irá acompañada de una contramedida de alivio y el argumento de que cerrar la segunda evaluación del rescate permitirá que Grecia pueda entrar en un programa de alivio de la deuda a partir de 2018, salir paulatinamente a los mercados y dar definitivamente carpetazo a la era de rescates.

Una vez que se aprueben estas nuevas medidas, los ministros de Finanzas de la eurozona discutirán el desembolso de fondos en la siguiente reunión programada del Eurogrupo, el 22 de mayo.


 Fuente: http://www.publico.es/internacional/grecia-vive-primera-huelga-general.html

Colegios y asociaciones de periodistas condenan los asesinatos de reporteros por narcotráfico en México

Javier Valdez, autor de Narcoperiodismo, es el sexto periodista asesinado en lo que va de año en México
En 2016 fue el tercer país con más informadores muertos de forma violenta tras Irak y Afganistán


Los Colegios de Periodistas condenan los asesinatos de reporteros por narcotráfico en México
  Una nota de prensa firmada por los Colegios Profesionales de Periodistas de Cataluña, Galicia, Murcia, Andalucía, la Rioja, Castilla y León y Asturias  y dos asociaciones del País vasco y Navarra condenó este miércoles los asesinatos perpetrados por la mafia mexicana.

Los representantes de los periodistas ven como una "responsabilidad ineludible" denunciar la impunidad que ampara estos crímenes y y exigen actuar a las autoridades mexicanas "para ponerle freno".

El 15 de mayo asesinaron al periodista mexicano Javier Valdez Cárdenas, fundador y reportero del semanario RíoDoce. El veterano escritor de Narcoperiodismo fue tiroteado en Culiacán (Sinaloa).

Horas después del asesinato de Valdez, dispararon en Jalisco contra la subdirectora comercial del semanario El Costeño y esposa de su propietario, Sonia Córdova, y a su hijo, Jonathan Rodríguez Córdova, que murió en el acto.

En marzo asesinaron a otros tres periodistas a balazos: a Cecilio Pineda, en Guerrero; a Ricardo Monlui, en Veracruz y a Miroslava Breach, en Chihuahua.

La nota hace suyo el lema que Valdez escribió en Twitter tras el asesinato de Miroslava Breach"No al silencio".

En abril ajusticiaron a Maximino Rodríguez, en la ciudad de La Paz, y en mayo a Filiberto Álvarez, cronista de Morelos.

A finales de marzo dejaron malherido a balazos a Julio Omar Gómez y mataron a su guardaespaldas en el Distrito Federal, y el mismo mes, el periodista Armando Arrieta recibió un tiro en Veracruz.

En 2016, México se convirtió en el tercer país del mundo con más comunicadores asesinados, 11, solo superado por Irak (15) y Afganistán (13), según datos de la Federación Internacional de Periodistas.


Fuente: http://www.infolibre.es/noticias/mundo/2017/05/17/los_colegios_periodistas_condenan_los_asesinatos_reporteros_mexico_por_narcotrafico_65172_1022.html?platform=hootsuite

martes, 16 de mayo de 2017

El juego de la guerra

 

(cuento)

Carlos Casares (Orense, 24 de agosto de 1941-"A Ramallosa", Nigrán; 9 de marzo de 2002 )

Lo echaron a suertes y me tocó a mí. Creo que hicieron trampa, pero me callé. Me dijo el Rata: «Vete». Yo no quería ir, digo la verdad. El Rata estaba loco, según decía mi madre, pero yo pienso que no estaba loco, que era atravesado y de mala ley. Por segunda vez me dijo que fuera y fui. La casa de don Domingo quedaba lejos, a unos dos kilómetros aproxi­madamente. Tuve que dar un rodeo para no pasar por delante de la zapatería de mi padre. Al principio pensé: «Me voy para casa y ya está». Pero tuve miedo. Además hacía calor y en casa en verano no se aguantan las moscas.

Llegué al chalet de don Domingo y llamé a gritos:
-¡Zalo!

Ladraron los perros, esperé un poco y volví a llamar:
-¡Zalo!

Cuando apareció, enseguida me di cuenta de que venía de dormir la siesta. Me dijo: «¿Qué pasa?». Yo le dije: «El Rata te espera en el río. Cogió una mariposa muy bonita y dice que vayas pronto, que te la da para la colección». Zalo era un loco de las mariposas, y el Rata, qué cabrón, cómo sabía darle con el gusto a la gente.

-¿Dónde está el Rata?

-En el Campo del Pombal.

Salimos corriendo. Cuando llegamos, el Rata estaba bañándose en el río. Al vernos, salió a toda prisa, miró a Zalo con cara de atravesado y le dijo: «Hola, ¿quieres la mariposa?». Por el tono en que le hablaba, Zalo se volvió hacia mí, como preguntando. La verdad, yo no quería. El Rata silbó y entre todos se lanzaron a él. Lo desnudaron y lo ataron a un árbol. Zalo lloraba y a mí me dieron también ganas de llorar. Eso no se le hace a nadie, y menos a traición. El Rata le escupió allí, en aquel sitio, y le llamó cagado. «¡No se llora!», le dijo. Después cogió una vara de mimbre y se la pasó por las piernas y por la barriga, pero sin darle. Echamos a suertes y me tocó a mí. Quise escapar, pero el Rata me miró así, como mira él, y cogí la vara. Me dijo: «Empiezas tú». Le dije que no. Él volvió a decir:

«Mira, Rafael, que te tocó a ti». Yo le repetí que no. Y él vuelta con que me había tocado y que si no, me ataban a mí también. Por último me dijo: «Mira, Rafael…». Por el tono de voz ya me di cuenta de que me iba a decir aquello. Agarré la vara y me fui hacia Zalo. Yo no quería, bien lo sabe Dios. Primero le di en el cuello. Los otros gritaron: «¡Más!». Apreté los dientes y sentí que me saltaban las lágrimas y que no veía. Entonces le pegué en las piernas, en los hombros, en la cara, en el pecho. Sangraba y daba unos gritos horribles. Y los otros decían: «¡Más!». Y yo no veía y notaba el sol dentro de la cabeza y los gritos de Zalo que se me clavaban en los oídos. Y le seguía pegando. Y los otros seguían diciendo: «¡Más!». Cuando miré para Zalo, tuve miedo. Estaba todo ensangrentado, como muerto, y no hablaba. El Rata y los otros escaparon. Yo también escapé.

Yo no quería, digo la verdad. Se lo dije al señor aquel, pero no me hicieron caso. También le dije que había sido por sorteo, que me había tocado a mí, pero no quiso escucharme. Me habló del infierno y entonces me callé.

Ahora estoy en este colegio desde hace un año. Es primavera y no puedo salir. A lo mejor me dejan marchar en julio, pero todavía no lo sé. Ayer me llevaron a la sala de castigos. Dicen que en el recreo no puede andar uno solo paseando por el patio, que hay que jugar. Tampoco se puede andar de dos en dos. ¡La puta que los parió a todos! Yo quiero andar solo. A mí no me gusta jugar al fútbol ni al frontón ni al baloncesto. Me gusta jugar en el lavabo. Tampoco se puede, porque está también prohibido. Pero por las noches, cuando  todos  duermen, me levanto y voy a los lavabos y juego  a la guerra. Durante el día cojo moscas, les arranco las alas y las guardo en una caja de cerillas. Por la noche meto las moscas en la pileta y abro el grifo, poquito a poco, muy despacito. Las moscas suben, huyen por la pileta arriba, pero yo las empujo para abajo con una pajita y se ahogan. Es la guerra. Se ahogan poco a poco. Un día me cazaron y me llevaron a la sala de castigos. Me llamaron marrano por andar tocando las moscas. ¿Y qué? Si no fuese por la guerra, me pudría de asco. Durante el invierno, como no había moscas, jugaba con trocitos de papel, pero no es tan bonito.

En julio dicen que salgo. El Rata, a lo mejor, piensa que me olvidé. Seguro que piensa que seguimos siendo amigos. Entonces le voy a decir: «¿Vienes al río?». Él viene, que le gusta mucho. Y después le pregunto: «Jugamos a los submarinos?». Él juega, que le gusta mucho jugar a los submarinos. Primero paso yo. Paso dos o tres veces. Después que pase él. Abro bien las piernas y él pasa por el medio, debajo del agua. Y así dos o tres veces. Y entonces, hala, cuando pase, cierro las piernas y queda enganchado por el pescuezo. Poco a poco, despacito, como las moscas de la pileta.